Insivumeh descarta relación entre enjambre sísmico y actividad del Volcán de Fuego

Durante tres días en Sacatepéquez se registraron 45 sismos, algunos sensibles y otros no, que podrían tener relación con el incremento en la actividad del Volcán de Fuego, lo que causa alarma en poblaciones cercanas.

El humo y la ceniza expulsada por el Volcán de Fuego pintó de naranja el cielo de los guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El humo y la ceniza expulsada por el Volcán de Fuego pintó de naranja el cielo de los guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Entre el 27 y el 29 de marzo, en Sacatepéquez ocurrieron 45 sismos que integran un enjambre monitoreado por el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), el cual finalizó.

El primero de estos movimientos ocurrió el 27 de marzo a las 15 horas y el último en las primeras horas del 29 de este mes, informó Albert Bethancourt, vocero de esa entidad.

El ente científico descarta que este enjambre sísmico esté relacionado con el aumento en la actividad del Volcán de Fuego.

La cantidad limitada de instrumentación impide un monitoreo más eficaz de los fenómenos. Según Bethancourt en el país hace falta más instrumentos para supervisar los fenómenos.

Lea también: Autoridades piden estar alerta ante incremento de actividad del Volcán de Fuego

“Básicamente un evento lleva a otro. Tenemos tres placas asociadas -de Norteamérica, Caribe y Cocos-, pero no tenemos la instrumentalización para determinar si están relacionados, pero tampoco se tiene la certeza de que no”, afirmó el vocero.

El representante del Insivumeh recordó que hubo una situación similar con el volcán Pacaya, cuya actividad comenzó a mitad de un enjambre sísmico hace algún tiempo.

Bethancourt sí descartó que los dos temblores que se registraron la mañana de este 31 de marzo y que fueron sensibles en Guatemala, Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango, tengan relación con el enjambre sísmico.

Lea también: Erupción del Volcán de Fuego es la más fuerte de los últimos años (Gráfico)

Debido al incremento de la actividad en el Volcán de Fuego, el Insivumeh alertó que no se descarta una nueva erupción en las próximas horas o días, por lo que pidió estar atentos por posibles flujos piroclásticos.

Dos sismos se registraron este domingo en Guatemala sin que se dieran víctimas ni daños, informaron fuentes oficiales.

Según el Insivumeh, el primer temblor ocurrió a las 6.16 hora local. Ese sismo, que tuvo una magnitud de 3.8 en la escala abierta de Richter, solo fue sensible en el departamento de Escuintla, a 56 kilómetros al sur de la capital guatemalteca.


Mapa del enjambre sísmico registrado en Sacatepéquez, donde no se descarta que tengan relación con la actividad del Volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Cortesía Insivumeh)

Mientras que el segundo se registró a las 6.55 hora local con epicentro a cinco kilómetros al sur este de Antigua Guatemala.

De acuerdo con el ente científico, el sismo alcanzó una magnitud de 3.9 y fue sensible en la capital y en Chimaltenango, Sacatepéquez y Escuintla.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) explicó que los sismos no causaron víctimas ni daños e hizo un llamamiento a la población a la calma.

Contenido relacionado

Se registran 19 temblores en el centro y sur de Guatemala

Cerca de 500 temblores hubo en una semana en El Salvador

Trabajos en el Puente Barranca Honda en la RN14 terminarán antes de Semana Santa, según autoridades

1

Carlos Guerra Hace 4 semanas

Yo sugiero que exista un Plan B, para posibles desastres naturales, mediante información a las poblaciones en riesgo (viven en faldas de volcanes activos), censar, y hacer actas en las cuales se informó a dichas poblaciones, para evitar que en nuevas catástrofes si hay perdidas humanas no sean estas las que culpen injustamente a entidades que les alertaron abandonar las áreas de ALTO RIESGO, y aún insistieron en retornar….debe legislarse que quien incurra en vivir en zonas como las afectadas hace casi 1 año, sean multadas o encarceladas pues atentan contra sus propias vidas y de terceros (hijos menores de edad). Hay que educar a la población, para que después no ande quejándose ni menos echando culpa a entidades estatales que velan por su bienestar.