Más de 15 mujeres periodistas guatemaltecas han recibido llamadas acosadoras en los últimos días

Las comunicaciones se han centrado en hacer creer a las periodistas que la mujer es una amiga y que deberían recodarla.

La violencia y acoso contra las mujeres ha despertado marchas en múltiples países. (Foto Prensa Libre: EFE)
La violencia y acoso contra las mujeres ha despertado marchas en múltiples países. (Foto Prensa Libre: EFE)

Varias periodistas que laboran en diferentes medios capitalinos, incluidas algunas de Prensa Libre y Noticiero Guatevisión, han sido contactadas, vía telefónica, por una supuesta “amiga”.

La persona que llama insiste en decirles a las periodistas, a quienes se dirige con diminutivos y con palabras “cariñosas”, que es una amiga y que debería recordarla.

“Soy tu amiga, estoy afónica, y te estoy llamando de otro número”, le dijo a una de las afectadas. En todos los casos, la mujer ha querido saber en dónde están y qué hacen las periodistas en el momento de la comunicación.

En algunas de las comunicaciones, la mujer ha intentado obtener información personal de las periodistas mientras insiste que se conocen con anterioridad.

Se ha intentado devolver las llamadas al número 55443678, desde el que llama la mujer, pero no hay respuesta.

El Ministerio Público ya tiene conocimiento de uno de los casos, y el resto de periodistas prepara las denuncias respectivas sobre este caso.

Postura de la APG

La Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) y su Comisión de Libertad de Prensa emitieron un comunicado en el que denuncian “la nueva modalidad de vandalismo para crear terror, miedo, zozobra e incertidumbre en el gremio periodístico y en la población en general, aparentando con estos hechos de robo e interrogatorio telefónico que se trata de delincuencia común, pero en el fondo va la amenaza e intimidación solapada”.

Esto en relación a las recientes llamadas telefónicas de aparentes amigas para acosar a por lo menos 15 mujeres periodistas, vigilancias de sus actividades profesionales y personales. Además, al robo de equipo a comunicadores en la zona 10 y el reciente robo de una motocicleta a un periodista de una radio de noticias.

“Ante esta nueva modalidad de terrorismo en contra del periodismo, demandamos al Estado de Guatemala a una acción inmediata y eficaz para identificar a quienes están ejerciendo el poder paralelo, y quienes buscan amedrentar y menoscabar la labor del periodismo guatemalteco y a recuperar lo robado”, concluye el comunicado.