Mujeres: La violencia las desapareció y les arrebató la vida

En los últimos ocho meses, nueve mujeres reportadas extraviadas a través de la Alerta Isabel-Claudina han sido encontradas sin vida.

Publicado el
El cuerpo de la británica Catherine Shaw, que falleció el 5 de marzo, fue encontrado sin vida días después. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El cuerpo de la británica Catherine Shaw, que falleció el 5 de marzo, fue encontrado sin vida días después. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las víctimas representan el uno por ciento del total de reportes de desapariciones -suman 1 mil 031 hasta el 12 de abril último-, sin embargo, la situación preocupa porque todas deberían ser encontradas con vida, señala la encargada de la alerta, Eda Roblero.

Entre las víctimas se incluye a la turista británica Catherine Shaw, de 23 años, quien desapareció el 5 de marzo pasado en San Juan la Laguna, Sololá. Después de 120 horas de búsqueda intensa en montañas y a la orilla del lago de Atitlán, según declaró la Policía Nacional Civil, el cuerpo de la joven fue hallado cerca de la cima del cerro Rostro Maya.

Según el informe del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), la causa del deceso fue una hemorragia derivada de un trauma craneoencefálico. La investigación del caso continúa, pero una de las hipótesis señalaba que había sufrido un accidente y caído al barranco.

Catherine Shaw, ciudadana inglesa, despareció en San Pedro la Laguna, Sololá. Fue encontrada sin vida. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Un mes después de la desaparición de la turista y sin que fuera coincidencia, se extravió una joven de nombre similar. Se trata de Katherine Dessire Morataya Arenas. El sistema de Alerta Isabel-Claudina difundió en redes sociales el boletín con la fotografía y señas particulares de la joven.

La última vez que la vieron fue el 5 de abril en la colonia Jardines de la Mansión, Villa Hermosa II, en San Miguel Petapa.

La joven de 22 años fue encontrada sin vida, pero a diferencia de Shaw, la violencia contra la mujer se identifica en su cuerpo, que fue hallado un día después de generada la alerta, en un barranco de Villa Canales. Había sido mutilada y tenía los pies y las manos atadas. Le quitaron la piel del rostro y le arrancaron el cabello.

De acuerdo con Roblero, por la saña con que matan, casos como el de Katherine Dessire se asocian con femicidio. “Toda la muerte violenta de mujer es tomada por instrucción general como femicidio y es hasta que la investigación diga que no, se puede explicar lo contrario”, agrega.

En Guatemala la violencia de género no respeta edad. El año pasado, el 25 de agosto, una mujer de 87 años -su nombre no fue divulgado- apareció a las pocas horas que sus familiares hicieron la denuncia, la víctima fue encontrada sin vida. Murió a golpes.

La encargada de la alerta refiere que la desaparición de mujeres en Guatemala es multicausal, y no solo está ligada a la inseguridad que impera en el país, también a la trata de personas y a la violencia -física, sexual y psicológica-.

Giovanna Lemus, del Grupo Guatemalteco de Mujeres, refiere que “la violencia contra las mujeres es el delito más denunciado en Guatemala”, y herramientas como la Alerta Isabel-Claudina reflejan la dimensión de la problemática y viene a demostrar que “la violencia puede matar”.

“La saña ha estado en los cuerpos de las mujeres. Los del Sistema de Justicia no ven en los cuerpos de estas víctimas esa saña que es distinta en los cuerpos de hombre y de las mujeres, no han tomado acción y la problemática se va naturalizando”, indica Lemus.

Reportes de desaparición

En el 2018 se activaba un promedio de tres alertas diarias, ahora son cuatro. Según Roblero, la desaparición de mujeres en el país es un fenómeno histórico, invisibilizado, y la denuncia lleva a que el problema sea atendido.

Hasta el 12 de abril último, el sistema de la Alerta Isabel-Claudina registra 468 boletines solo en el 2019, lo que representa el 45 por ciento de los reportes que se han generado desde el primer día que comenzó a funcionar el mecanismo.

Es marzo el mes con más reportes del 2019, 165 en total, pero también el que más número de casos tiene desde el 6 de agosto pasado.

La violencia de género también redunda en la edad de las víctimas. Tres de cada diez no superan los 20 años y cuatro más tienen menos de 30.

Las circunstancias de las desapariciones son varias. Cuatro de cada diez están relacionadas con “alteración de la rutina”, que, según Roblero, se registra cuando la víctima no llega a trabajar, a estudiar o no regresa a su casa a la hora acostumbrada y pierde cualquier contacto con familiares.

Un 6 por ciento de los casos está vinculado a un delito grave, que puede ser trata de persona, secuestro, violencia contra la mujer y femicidio. Catherine Shaw y Katherine Dessire Morataya Arenas son parte de esta realidad.

Otra de las causas de desaparición es la migración legal e ilegal, que suma un 3 por ciento de las alertas. “Puede ser que viajen porque han sido víctimas de violencia y al conocer que tienen una alerta, llaman e informan que están bien”, indica Roblero. En ocasiones es el Instituto Nacional de Migración y Cancillería quien informan de la aparición de las mujeres en otro país.

La alerta se desactiva hasta constar si la persona extraviada es realmente aquella por quién se generó el reporte. Pero no termina ahí, la investigación del por qué de la desaparición continúa por parte del Ministerio Público, especialmente en casos donde la víctima ha fallecido.

Del total de alertas emitidas, Roblero menciona que el 39 por ciento continúan activas, es decir, 403 mujeres hasta el 12 de abril último.

El día que Catherine Shaw fue vista con vida por última vez, el 5 de marzo, otras seis mujeres también desaparecieron, cuatro ya fueron localizadas, pero la búsqueda de dos de ellas continúa.

La encargada de la alerta señala que el involucramiento no solo de las autoridades sino también de la comunidad es importante para dar cuanto antes con el paradero de una víctima. “Cuando aparece una mujer, y aparece bien, con vida, no solo es un alivio para la institución, debería ser un alivio para la sociedad”, agrega.

Sobre la alerta

  • La Alerta Isabel-Claudina tiene como propósito la búsqueda inmediata de mujeres desaparecidas.
  • Más del 70 por ciento de los casos son denunciados por familiares de las víctimas.
  • Las personas pueden acercarse al Ministerio Público, a una comisaría de la Policía Nacional Civil o llamar al número telefónico 1572 para hacer la denuncia, lo que facilita que esta se pueda generar con prontitud.
  • Al momento de hacer la denuncia, los familiares deben presentar los datos de identificación de la persona desaparecida: nombre, edad, estado civil, documento de identificación y nacionalidad.
  • Además de una fotografía reciente que ayudará a emitir el boletín que se comparte en las redes sociales, este es un requisito indispensable y ayudará a que cualquier ciudadano pueda localizar a la víctima.
  • También es importante indicar las circunstancias de la desaparición y la ropa que la persona vestía.
Alertas Isabel-Claudina por departamentoTotal
Guatemala 447
Quetzaltenango65
Escuintla47
Chimaltenango 45
Alta Verapaz41
Petén35
San Marcos34
Jutiapa30
Huehuetenango27
Sacatepéquez26
Suchitepéquez26
Chiquimula25
Baja Verapaz22
Santa Rosa22
El Progreso21
Izabal21
Retalhuleu20
Quiché19
Jalapa18
Sololá14
Zacapa12
Totonicapán11
Otro país 3

Contenido relacionado

>Se activan las primeras alertas Isabel-Claudina

>Dos mujeres desaparecen cada día en Guatemala

>No hay rastro de 40 mujeres denunciadas en la alerta Isabel-Claudina