“No hay que esperar ningún momento cuando se trata de la desaparición de un niño”

Suilma Cano, jefa de la unidad operativa del Sistema de Alerta Alba Keneth, indica que en los primeros doce días de octubre, activaron 149 alertas por niñez desaparecida, aunque menciona que existe una diferencia entre la desaparición y el secuestro de un menor.

Suilma Cano es directora de la unidad operativa del sistema de Alerta Alba Keneth. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Suilma Cano es directora de la unidad operativa del sistema de Alerta Alba Keneth. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En lo que va del año, la Alerta Alba Keneth ha activado 3,074 alertas a nivel nacional por la desaparición de niños, niñas y adolescentes (NNA), de las cuales 731 siguen activas. Pese a que hubo una disminución en los primeros meses de pandemia, Cano asegura que debido al cese de las restricciones decretadas por el coronavirus, en octubre se empezó a reportar un alza en le número de desapariciones de menores.

Aunque al momento el promedio de desapariciones aún está por debajo a las reportadas el año pasado en esta misma época, Cano pide a la población no difundir informaciones falsas relacionadas a desapariciones o secuestros ya que esto ayuda a generar pánico entre la población.

Hay una percepción bastante alta en la población de que aumentó las desapariciones de NNA en estos últimos meses ¿ustedes también han observado esto?

Lo que estamos verificando a través del reporte estadístico del Sistema Alba Keneth es que cuando empezaron las restricciones derivadas a la pandemia hubo una reducción de reportes de niñez desaparecida que se mantuvo entre 6 y 9 alertas diarias en promedio, pero cuando cesan las restricciones aumenta el número de alertas que se activan. Del 1 al 12 de octubre activado 149 alertas a nivel nacional, que son 12 alertas diarias en promedio. Antes nuestro promedio era de 18 a 20 alertas diarias a nivel nacional. No hay un aumento alarmante en estos días, pero sí se vuelve a recibir casi la misma cantidad de alertas que teníamos antes cuando cesaron las restricciones.

En lo que va del año, hemos activado 3 mil 74 alertas a nivel nacional.

¿Cuántas de estas alertas siguen activas?

Del año 2020 tenemos 731 alertas activas al 14 de octubre y del año 2019 tenemos 1 mil 115. Mientras sigan activas nosotros estamos generando estrategias para lograr la localización de niños y adolescentes para y saber qué ha pasado con ellos.

En los últimos días se ha compartido información sensible sobre la desaparición y secuestro de niños a través de las redes sociales ¿Cómo responder ante estas informaciones?

Creo que debemos mantener siempre la calma ante la información que está circulando, es importante acudir a lugares o fuentes oficiales para tener la certeza de lo que se está publicando. Para prevenir desapariciones es importante tomar medidas en el propio hogar y esto debe atender a la comunicación entre los niños y padres, eso nos ayuda a tener conocimiento de los lugares a los que nuestros hijos están frecuentando, con las personas con las que ellos se relacionan y los lugares donde se encuentran. Cuando algo de esto cambia y hay una situación atípica, es ahí donde uno debe proceder informar a las autoridades. Deben mantener a la mano el número 1546

¿Cómo descartan que la desaparición de un niño se deba a un secuestro?

Dependiendo de las circunstancias que se den. Un secuestro es cuando la libertad de un niño se hace tras un requerimiento económico, hay denuncias que ya llevan implícito este hecho, pero hay otras que durante el transcurso de la investigación se recibe esta información.

Nueve niños desaparecidos diariamente siguen siendo un número preocupante ¿Pudieron observar si hubo algún cambio de comportamiento en la desaparición de NNA durante estos meses de pandemia?

Es un promedio, a veces es menos y otras veces es más. Lo que vimos fue que a declararse por parte del Ejecutivo las restricciones hubo una disminución de reportes y concluimos que eso se da porque estas vienen a restringir libertades como la libre locomoción, además del toque de queda. Hay muchos factores que promueven la activación de alertas y esto está relacionado con la decisión que puede tomar un adolescente porque es víctima de violencia dentro de su propio hogar o porque se ve coaccionado para integrar el crimen organizado como las pandillas.

En cuanto a las alertas que se han desactivado ¿en qué situación encontraron al niño reportado como desaparecido?

Cada alerta, aunque las denuncias sean similares porque reportan la sustracción o desaparición de un niño o adolescente, es diferente. Hay muchas alertas que se han activado porque fueron inducidos a una convivencia maridable, aquí hablamos de adolescentes mujeres entre 13 y 17 años. Otros adolescentes tomaron la decisión de abandonar sus hogares porque eran víctimas de maltrato físico, sexual o psicológico dentro de su mismo hogar. Hay otros que están dentro de un proceso de protección dentro de una residencia y abandonaron las mismas, los reportes se reciben por parte de los educadores. También hay reportes de alertas, sobre todo de niños pequeños que fueron activadas por parte de uno de los padres y durante la investigación se determinó que la alerta fue derivada a conflictos relacionados a violencia intrafamiliar entre los padres, esto a veces genera acciones administrativas o de carácter judicial a favor de los niños.

Hay casos de niños niñas que fueron reportados como desaparecidos y que a los días fueron encontrados sin vida ¿Saben cuántas de las alertas desactivadas corresponden a estos casos?  

En 2019 tuvimos a 57 niños fallecidos. Seis tenían de cero a 12 años y 51 eran de 13 a 17 años. En el año 2020, hasta el 14 de octubre, hemos tenido 23 casos, de los cuales seis eran niños menores de 12 años y 17 tenían entre 13 y 17 años.

¿Cuál es el protocolo de búsqueda cuando se activa una Alerta Alba Keneth?

La alerta se activa cuando se presente una denuncia por reporte de desaparición y la puede poner cualquier persona que tenga conocimiento de que el niño o adolescente haya desaparecido, puede ser el papá, el tutor, un tío o un hermano. La desaparición ocurre cuando se desconoce el paradero del niño, por eso hay que tener una comunicación constante ellos. Si se determina que hay algo atípico, que el niño no responde, no contesta las llamadas, que no se encuentra en el lugar donde se presumía que pueda estar, la alerta se debe activar inmediatamente en la Policía Nacional Civil (PNC) yendo a las comisarías o llamando, pueden acudir al Ministerio Público, llamar al 1546 o acudir al sitio web www.albakeneth.gob.gt. En la página web hay un formulario específico para captar la información que llega a las personas que monitorean niños desaparecidos. Si la denuncia procede, se activa la alerta y se comparte con las instituciones que conforman la coordinadora del Sistema Alba Keneth. Lo importante aquí, es que las personas que tengan conocimiento del hecho acudan a las instituciones y pongan las denuncias. Cuando esto se hace oportunamente, se logra localizar a los niños. Hay quienes desconocen que la alerta se debe activar inmediatamente y esperan varias horas, en estos casos se pierde un tiempo importante que ayuda a accionar.

La denuncia puede continuar en una fiscalía especializada si involucra hechos criminales que tengan que ver con la desaparición.

La denuncia también se puede hacer a través de la web www.albakeneth.gob.gt

¿Cuánto tiempo debe pasar para poner la denuncia cuando la familia se percata de la desaparición del NNA?

Es importante resaltar que no hay que esperar ningún momento, la denuncias a favor de los niños deben ser de forma inmediata-

¿Cómo les han ayudado las redes sociales?

Las redes sociales son una herramienta bastante útil para diseminar los boletines de la alerta, a través de estos se ha obtenido información que se traslada inmediatamente y eso nos ha permitido la localización de los niños. Sin embargo, el mal manejo de las redes sociales puede generar desinformación y causar pánico en la población como lo que ha pasado en los últimos días. Lo importante de las redes sociales es aportar al sistema compartiendo los boletines oficiales. El problema que tenemos con las redes sociales es cuando las personas hacen su propio boletín y consignan datos personales como un número de teléfono, pero esto es contraproducente porque no solo puede entorpecer la investigación, sino que pueden poner en una situación de riesgo a la familia al ser víctimas de alguna posible extorsión.