Pandemia obliga a cambiar protocolos en albergues para afectados por lluvias

Los albergues que se abren durante la época de lluvia para atender a las víctimas de desastres tendrán nuevos protocolos este año para reducir la propagación del nuevo coronavirus.

Antigua Guatemala se enfrenta desde hace varios años a las inundaciones, causadas por la carencia de un sistema de drenaje adecuado. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar)
Antigua Guatemala se enfrenta desde hace varios años a las inundaciones, causadas por la carencia de un sistema de drenaje adecuado. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar)

 

De acuerdo con fuentes oficiales consultadas, este año las municipalidades deberán ser más cuidadosos en estos centros para evitar que se conviertan en focos de contagio, para lo cual deberán reducir la cantidad de personas que ingresen y dotarlos de insumos como mascarillas, agua potable, alcohol en gel, entre otros.

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), dice que esta estación puede presentar desafíos adicionales por lo cual las comunidades y gobiernos deben actualizar y ajustar sus planes en lo que se refiere a mantener el distanciamiento social y asegurar que los servicios sanitarios estén operativos para abordar el covid-19.

“Hay poblaciones vulnerables que tienen que recibir prioridad, entre ellas las personas con discapacidades que quizá no puedan responder adecuadamente, y en la época de huracanes son más vulnerables o requieren alguna respuesta adicional. Por ello esta estación es una situación para resaltar mecanismos intersectoriales que deben estar activos contra el covid-19”, agregó Ugarte.

Deberá reducirse la cantidad de personas

David de León vocero de la  Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) informó que ya solicitaron a las municipalidades que identifiquen los salones que habilitaran como albergues para la temporada de lluvia que ya comenzó y que se espera concluya en noviembre.

El portavoz de la Conred explicó que en esta ocasión estos inmuebles deberán reducir la cantidad de personas con relación a otras ocasiones para que los usuarios mantengan una mayor distancia. “Los que tenían capacidad, por ejemplo, para recibir 100 personas ahora solo atenderán unas 50”.

Como parte de  los mismos requisitos, De León, informó que estos locales también deberán contar con servicios indispensables como agua potable para que las personas se laven las manos. “En el momento que se habiliten los albergues se debe coordinar con el área de Salud para tomarle la temperatura a los que ingresen”.

El vocero de la Conred informó que durante las temporadas de lluvia se abren, aproximadamente, 300 albergues.

De acuerdo con los registros de la Conred, entre mayo y mediados de octubre del 2019, se contabilizaron 991 mil 668 personas afectadas por las lluvias, dos mil 094 damnificadas, tres mil 941 evacuadas, 12 heridas, una desaparecida, siete fallecidas en diferentes incidentes y 823 fueron albergadas.

Buscamos para unas 100 personas

Juan Fernando López, alcalde de Quetzaltenango, indicó  que en estos días se encuentran buscando inmuebles para emplearlos como albergues y que esperan en unos ocho o 10 días contar unos cuatro o cinco “salones grandes” en los cuales puedan atender a unas cien personas con el distanciamiento social recomendado.

López informó que buscan estos edificios porque cuentan con el centro intercultural, pero este se encuentra muy descuidado y tiene goteras.

López relató que la semana pasada visitaron algunos lugares como salones comunales de algunas colonias, así como escuelas que son propiedad del municipio por lo que “ya tenemos entre un 60 o 70 por ciento los salones que posiblemente emplearemos y que tendrían una capacidad de albergar entre 20 y 30 personas para un mínimo de 100 y así mantener el distanciamiento social”.

La oficina de Comunicación Social de la Municipalidad de Guatemala informó que ya se encuentran “en apresto” cinco albergues ubicados en las zonas 2, 3, 5 (2 edificios) y 6, los cuales funcionan durante la época de frío y tambien se habilitan cuando ocurren deslizamientos o inundaciones causados por las lluvias.

Sin embargo, solo están en capacidad de atender situaciones similares a las mencionadas, pero no virales como la pandemia de covid-19, por lo que se tendrán que implementar los protocolos del MSPAS, como lavado manos, uso de gel, toma de temperatura y el proceso de sanitización, entre otros, al ingresar a estos lugares.

Se deben definir nuevos protocolos

La infectó loga Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI), explicó que lo primero que se debe hacer cuando las personas ingresan al albergue es tomarles la temperatura, que usen mascarilla, que se laven las manos con agua y jabón y guardar como mínimo una distancia de 1.5 metros.

De acuerdo con la científica los albergues también deben de poner a disposición de las personas deben poner varios sitios con dispensadores de alcohol en gel a una distancia “de unos cinco pasos”, aunque considera que esta disposición “es muy estricta” y difícil de cumplir por lo que recomienda que los responsables deben de tratar de “acercarse lo más posible” a esta disposición.

La infectó loga opinó que los encargados de estos centros de atención deben buscar la manera de desinfectar por lo menos dos veces al día las superficies, así como las mesas y sillas donde consumen sus alimentos los refugiados. “El protocolo en los hospitales es de tres veces al día”.

Chang aseveró que algo indispensable es que las autoridades responsables de estos edificios es que deben contar con un protocolo de emergencia donde tengan previsto qué harán cuando detecten un posible caso de covid-19, que medio utilizaran para trasladarlo y a que hospital será llevado el posible contagiado.

Sin embargo, agregó la especialista, previamente tienen que determinar el área en el cual será aislado el posible portador de coronavirus.

La experta consideró que los responsables del albergue deben contar con un kit de mascarillas acorde a la crisis que se vive porque se les debe cambiar cada 24 horas o si puede más seguido, ya sea porque la ensucian o mojan.

Chang dijo que sería prudente que haya un empleado del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) que supervise a diario a los albergados pero, a la vez, calculó que esto resulta difícil para esta institución debido a que todo el personal se encuentra detectando casos de covid-19 “por lo que resulta casi imposible concretar esta medida”.

No obstante propuso que los responsables de los albergues instruyan a las personas para que avisen cuando alguno revele dolor de cabeza, garganta, tos seca o diarrea, entre otros, para efectuarle un hisopado o test de covid-19. “Al detectar esa sintomatología, entre encargados y refugiados, será más fácil identificar este tipo de casos, pero se debe educar a las personas, para que estén pendientes de sus compañeros”.

Hay que adecuar los albergues

Oliverio Paau, gerente del Departamento de Control y Vigilancia de la Salud y Medioambiente del área de salud Guatemala Central del MSPAS informó que los albergues de la ciudad capital que están destinados para la época de lluvia o de frío no se han tocado por lo que estarían disponibles para esta crisis.

“Lo que se necesita es adecuarlos para que se cumpla con el distanciamiento físico que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es de 1.5 metros en cuanto al encamamiento y que tengan suficiente agua potable”, resaltó el funcionario.

Paau dijo que además de las medidas preventivas que ya se conocen, en los albergues se debe garantizar una buena forma de almacenar agua porque si no se puede convertir en una fuente de desarrollo del zancudo que transmite el dengue.

El funcionario por lo anterior es esencial que los administradores de los albergues coordinen con el MSPAS para que se efectúen una supervisión técnico-sanitaria para determinar si se encuentra en el lugar este zancudo y si hay efectuar “trabajos de campo para el control vectorial y eliminarlo para minimizar los riesgos”.

Paau reiteró que debido a la aglomeración de personas que generan estos lugares, a todos debe usar mascarilla de manera obligatoria, porque puede haber un albergado que sea asintomático y se puede convertir en un foco de infección.

0