¿Qué piden Ixtahuacán y Nahualá para resolver la conflictividad en el área?

Las mesas de diálogo ya no son suficientes para resolver un conflicto histórico que en diciembre pasado dejó a 13 fallecidos en una masacre.

Publicado el
Desplegado PNC y de elementos del Ejército rumbo a la aldea Pachutiquim, Nahualá, con el objetivo de dialogar con los comunitarios y retornar a la zona. Fotografía: PNC.
Desplegado PNC y de elementos del Ejército rumbo a la aldea Pachutiquim, Nahualá, con el objetivo de dialogar con los comunitarios y retornar a la zona. Fotografía: PNC.

El conflicto entre Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá continúa y, aún bajo estado de Sitio, los enfrentamientos no han cesado y las mismas autoridades se han replegado ante la escalada de violencia.

El estado de Sitio también significó el anuncio de un nuevo proceso de diálogo, sin embargo, existe un mecanismo de resolución de conflictos que desde hace siete meses dejó de convocar a las partes, lo que hace dudar a los vecinos de estas áreas en los beneficios de un nuevo mecanismo.

Por ahora, ni Ixtahuacán ni Nahualá saben quién dirige el proceso de diálogo y cuándo serán convocados; aunque esperan que la intervención estatal vaya más allá y resuelva problemas más profundos.

Los dos municipios no están de acuerdo con los límites territoriales, pero la presencia de grupos criminales parece estar aprovechando la inestabilidad en la zona para operar en la clandestinidad, según la visión de algunos analistas consultados. Ellos destacan que en varias incautaciones en los municipios en cuestión se han localizado armas de grueso calibre, algo que no es “normal” para personas del campo, extremo que aseguran las autoridades también deben de dar prioridad.

Tanto autoridades de Ixtahuacán como de Nahualá son claros en que solo con conversaciones no van a llegar a nada, por lo que tienen propuestas para evitar nuevos hechos de sangre entre los vecinos de Sololá.

Seguridad y recursos

Las soluciones al conflicto entre municipios de Sololá no se van a resolver hablando, se necesita que el Estado tome acciones, dijo Sabino Tambriz, primer concejal de la Municipalidad de Santa Catarina Ixtahuacán.

Su municipio considera prudente además de las constantes conversaciones se pasen a las acciones, principalmente limitando a Ixtahuacán y a Nahualá, para luego seguir trabajando en el proceso de convivencia.

“Si el Gobierno o las instancias competentes deben tomar la decisión de hacer el límite territorial municipal, que es de donde siempre ha venido el problema. Al hacer esto se encontraría la paz y la tranquilidad para los dos pueblos (…) Si solo se amplía el estado de Sitio y no se busca la solución del problema, si no hacen la delimitación territorial, yo me imagino que con todo esto se va a continuar”, dijo Tambriz.

Otra propuesta que ya trasladaron al Ministerio de la Defensa fue la instalación de destacamentos militares en las zonas en conflicto. “Nosotros, en la mesa de diálogo, como pueblo de Santa Catarina Ixtahuacán, hemos solicitado un destacamento militar en ambos pueblos, en puntos estratégicos para que se minimice el conflicto”, agregó Tambriz.

Por su parte, el alcalde de Nahualá, Manuel Guarchaj, durante una reunión el pasado lunes informó que se han contabilizado 250 viviendas con perforaciones de bala a consecuencia de la disputa territorial, por lo que mantener la presencia de las fuerzas de seguridad es prioridad.

Guarchaj también reconoció que Nahualá está anuente al diálogo, pero también espera que el Estado trabaje en otras medidas adicionales, como garantizar el suministro de agua desde nacimientos que desde Nahualá abastecen a Ixtahuacán, otro de los focos del conflicto, y donde ya se logró el consenso comunitario para permitir que se instale tubería para compartir el recurso.

Lea también: Shirley Rivera, el futuro del oficialismo en el Congreso

¿La respuesta se tiene desde 1999?

A criterio de Miguel Ángel Balcárcel, analista independiente y antiguo encargado del Sistema Nacional de Diálogo, los gobiernos han olvidado el acuerdo marco suscrito entre Ixtahuacán y Nahualá en 1999, que después fue confirmado por las dos municipalidades en 2004, sin que una sola administración de gobierno decidiera aplicarlo.

Desde el acuerdo ya han transcurrido poco más de 22 años y fijaba una hoja de ruta clara para solucionar un conflicto histórico, a criterio de Balcárcel.

“El acuerdo regulaba que en la legalización de las copropiedades debían establecerse los mecanismos para la convivencia pacífica de ambas poblaciones y eso fue lo que no se hizo, eso es la no sistematización y continuidad de la acción del aparato público institucional y de los funcionarios de turno, nadie le dio seguimiento y para mí la clave es retomar ese acuerdo”, refirió.

El experto es claro en que pueden venir mil medidas de excepción más en la zona, pero que ninguna de ellas permitirá una solución al problema, “la conflictividad en términos globales se resuelve mediante política pública, no con intervención de emergencia de las fuerzas armadas, para asegurar una vida digna a las poblaciones y esa respuesta le corresponde al Estado”.

Solicitud en evaluación

El Ministerio de la Defensa, que oficialmente se encuentra liderando la Mesa de Alto Nivel, está preparando la convocatoria al diálogo, según confirmó el coronel Rubén Téllez, portavoz de la institución castrense.

Téllez también reconoció que estudian la posibilidad de instalar los destacamentos militares solicitados por los vecinos. “Sí se recibió la solicitud, está sobre análisis y se está considerando la instalación de los dos destacamentos, uno en Santa Catarina Ixtahuacán y otro en Nahualá. No se ha tomado una decisión final, pero sí se le está dando mucha consideración”, agregó.

De acuerdo con Téllez, el Ministerio de Defensa actualmente tiene unas 30 solicitudes de instalación de destacamentos militares en todo el país, pero instalarlo en Nahualá e Ixtahuacán es una prioridad por las circunstancias actuales.