Recursos para atender a niños con desnutrición aguda son limitados

El trabajo de las brigadas en la búsqueda activa de casos de desnutrición aguda se ve comprometido por recursos limitados en los servicios de salud. A la problemática se suma que los fondos destinados a los programas para atender a esta población siguen diezmados, pues Salud aún repone Q131.4 millones que se trasladaron al combate del covid-19.

Un monitoreo realizado a los puestos y centros de salud evidencia que hay recursos limitados para atender a niños con desnutrición aguda. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Un monitoreo realizado a los puestos y centros de salud evidencia que hay recursos limitados para atender a niños con desnutrición aguda. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Un monitoreo realizado al primero y segundo nivel de atención señala que hasta ahora hay insumos para atender a la población infantil detectada con esta condición, pero no es suficiente para continuar con el tratamiento de los niños en su recuperación. Tampoco se cuenta con el recurso humano necesario para dar la asistencia.

Conforme los brigadistas se adentren en los municipios más afectados por la crisis alimentaria, la cual se exacerba con la pandemia del covid-19, saldrán a la luz más casos de desnutrición aguda. Ya se ve en Huehuetenango, uno de los departamentos a cubrir en este barrido, donde ocho de cada 10 niños en esa condición no habían sido detectados por el sistema de salud, según información preliminar del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

De la mano de esta identificación de casos va el tratamiento, que incluye 15 sobres de Alimento Terapéutico Listo para su Uso (ATLU) y vitamina A, de acuerdo con el Ministerio de Salud. Garantizar el abastecimiento de estos insumos en los servicios de salud es esencial para que los equipos de búsqueda salgan al campo con las dotaciones necesarias para atender a la población infantil.

El Informe del monitoreo de la capacidad de respuesta para la atención de la desnutrición aguda a nivel local evidencia que el suministro del ATLU en las Áreas de Salud es de 133 mil 860 sobres, lo que alcanzaría para cubrir a 8 mil 924 niños. Mientras que en los distritos de salud hay 179 mil 076 unidades para repartir a 11 mil 938 niños.

La cantidad podría ser suficiente si se continúa con la tendencia de casos nuevos de desnutrición aguda que se ha reportado mensualmente en el Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SIINSAN), que no ha sobrepasado los 1 mil 200. El registro más elevado en lo que va del año corresponde a la semana epidemiológica 26 -del 21 al 27 de junio- cuando se reportaron 1 mil 197 casos más que la semana anterior.

Sin embargo, por lo que las brigadas han detectado hasta el momento en Huehuetenango, todo apunto a que la cifra de niños afectados será mayor y se requerirá de tratamiento adicional para cubrirlos.

El cálculo de 15 sobres de ATLU presentado en el informe es para el tratamiento inicial de los infantes, pero la cantidad que cada uno llegue a requerir para su completa recuperación varía de acuerdo a la gravedad del cuadro que presenten, bien podrían necesitar más, menciona  Rita Franco de Instancia de Consulta y Participación Social (Incopas), una de las entidades que, en coordinación con la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), la Alianza de Mujeres Indígenas por la Salud, Nutrición y Educación (Alianmisar) y la Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y de Maquila (ATRAHDOM), realizaron el monitoreo de los insumos y personal que se requiere en los servicios de salud para combatir la desnutrición aguda en el país.

El resultado aparece publicado en un tablero electrónico que detalla la información por departamento, Áreas y Distritos de Salud para que pueda ser consultado por las brigadas antes de iniciar la búsqueda activa de los casos de desnutrición aguda.

El tablero del Monitoreo de la capacidad de respuesta para la atención de la desnutrición aguda a nivel local muestra a detalle el abastecimiento de insumos y el personal que hay actualmente para la atención de la población infantil. (Foto Prensa Libre)

 

Faltan insumos

El abastecimiento del ATLU por distritos es variable. El informe evidencia que 14 de estos no tienen el alimento. Estos son: Yupiltepeque (Jutiapa), El Chol y San Jerónimo (Baja Verapaz), Huité (Zacapa), Sansare y San Antonio La Paz (El Progreso), Chicamán y Uspantán (Quiché), Tierra Nueva y Palencia (Guatemala), San Pablo y San Rafael Pie de la Cuesta (San Marcos), Flores Costa Cuca y Sibilia (Quetzaltenango). Por ahora, al detectarse niños con desnutrición en estos sectores no podrían ser tratados de inmediato, lo que pone en riesgo su vida.

En el tema de la vitamina A, otro insumo que las brigadas darán a los niños con desnutrición aguda, hay en existencia para entregar a 368 mil 228 infantes, si se les suministra una dosis única cada 6 meses. La presentación sugerida es la de 100,000 UI, sin embargo, en varias áreas y distritos de salud se encontró de 50,000 y 200,000 UI.

La vitamina se da de manera rutinaria a niños entre 6 meses y menores de un año. Pero las brigadas también la repartirán a infantes entre los 6 meses y 5 años, y a menores de 10 años.

El ampliar el rango de edad a cubrir requerirá de mayor cantidad del insumo en los servicios de salud, surge entonces la pregunta ¿habrá existencias suficientes para tratar a todos los niños con desnutrición aguda que localicen las brigadas o solo habrá para una etapa inicial?

Andrea Aldana, Defensora de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), indica que la intención de este monitoreo es mostrar los recursos que hay en estos momentos en los puestos y centros de salud, a fin de que se abastezcan aquellos que hagan falta para atender inmediatamente a la población en riesgo.

En el monitoreo se logró recabar información de 281 distritos de salud. (Foto Prensa Libre)

 

Las brigadas también alcanzarán a niños de 6 meses hasta los menores de 10 años que no padezcan desnutrición, a ellos se les entregará vitaminas y micronutrientes espolvoreados para fortalecer el sistema inmune, según el Ministerio de Salud.

Actualmente hay micronutrientes espolvoreados para suplementar a 954 mil 726 con 60 sobres.

Si se toma en cuenta que hay 2 millones 774 mil 148 niños de 0 a 5 años, según proyección del Sistema de Información Gerencial de Salud -SIGSA-, esa cantidad de micronutrientes espolvoreados no permitirá cubrir a este grupo, advierte el informe. Por si fuera poco, también se repartirá a población entre los 5 y 10 años, de esa cuenta “se considera que la meta no será alcanzada dado que no se dispone con insumo suficiente”.

No hay que pasar por alto, que este año el Ministerio de Salud redujo el presupuesto a programas para prevenir la mortalidad y la desnutrición infantil, hasta el pasado 28 de julio, aparece con Q131.4 millones para funcionar.

A la dotación de micronutrientes se le restó Q5.3 millones, con lo que se podría abastecer de este insumo en los centros y puestos de salud.

El zinc también es necesario para combatir la desnutrición aguda, hay en existencia 2 mil 328 tratamientos (10 tabletas por niño). Pero “se debe tomar en cuenta que es parte del tratamiento coadyuvante en casos de diarreas y neumonías, por lo que se considera que es insuficiente para atender la desnutrición aguda de manera ambulatoria”, refiere el informe.

En el tablero aparece la cantidad de insumos y recurso humano que hay en cada distrito y área de Salud, por ejemplo, en San ildefonso Ixtahuacán, uno de los municipios donde trabajan las brigadas, hay cinco enfermeras profesionales y 10 auxiliares, no hay médicos. (Foto Prensa Libre)

Falta personal

El recurso humano en los centros y puestos de salud es clave para darle seguimiento a los casos de desnutrición aguda que identifiquen las brigadas. El monitoreo evidencia que hay una brecha grande en este tema.

Los equipos en las áreas de salud deben estar conformados por dos auxiliares de enfermería, de esta cuenta en el país se necesitarían 13 mil 930, cuando únicamente hay 8 mil 184 en los 281 Distritos de Salud que proporcionaron información para el monitoreo.

La cantidad de médicos también es reducida, hay 799 en los servicios del primero y el segundo nivel de atención, en tanto que parámetros internacionales establecen que se necesita de 2.8 médicos por cada 10 mil habitantes.

“Ahorita se está invirtiendo en hacer brigadas, no son sostenibles, el reto que tenemos como país es que se fortalezca el sistema de atención primaria en salud, que toda la población tenga acceso a la salud, porque actualmente evidenciamos en este monitoreo que existe una brecha de médicos y de enfermeras”, indica Rita Franco de Instancia de Consulta y Participación Social (Incopas).

Entre las recomendaciones que deja el informe al Ministerio de Salud está el garantizar la disponibilidad de insumos para la atención de la desnutrición aguda a nivel local de forma ambulatoria para evitar el traslado de los niños a servicios de salud del segundo y tercer nivel de atención.

Además de asegurar el presupuesto para la atención y prevención de la desnutrición infantil.