Salud alerta sobre alza de pacientes graves hospitalizados y prevé que tercera ola impacte más en áreas rurales

Según el ministerio, el uso de la mascarilla ha disminuido 10% y en cambio la movilidad ha aumentado 40 por ciento, lo que eleva la posibilidad de contagios.

Guatemala está a las puertas de Semana Santa y las autoridades apelan a que la ciudadanía se comporte con responsabilidad ante el covid-19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Guatemala está a las puertas de Semana Santa y las autoridades apelan a que la ciudadanía se comporte con responsabilidad ante el covid-19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Ministerio de Salud insistió este 25 de marzo que hay un repunte de casos de coronavirus moderados y graves, en especial en al menos cinco departamentos, al mismo tiempo que Guatemala vive la tercera ola de que podría tener su mayor impacto en el área rural.

En conferencia de prensa, autoridades de la cartera presentaron un panorama de la emergencia sanitaria y advirtieron que la proximidad de la Semana Santa demanda de responsabilidad individual y cumplimiento de las medidas preventivas.

Francisco Coma, viceministro de hospitales, reportó que el sistema de salud cuenta con dos mil 254 camas covid-19, principalmente para pacientes moderados y graves, que en meses atrás se redujeron porque había bajado la atención, pero actualmente el repunte de casos ameritó habilitar esa misma cifra.

La ocupación de camas covid-19 a nivel nacional es del 51 por ciento, pero Salud identificó que hay departamentos con alta ocupación: Chiquimula 117%, Quetzaltenango 91%, Suchitepéquez 83% Retalhuleu 68% y Guatemala 49%.

Pero la situación se agrava en la ocupación de pacientes severos con Retalhuleu 300%, Suchitepéquez 200%, Quetzaltenango 137%, Guatemala 105% y Petén 55%, lo que ha obligado a que los pacientes sean referidos a otros centros de atención ante la saturación de esos departamentos.

Lorena Gobern, directora de epidemiología, precisó que Guatemala vive la tercera ola, pero apeló a que la responsabilidad de la población permita que no sea tan significativa como la primera de julio de 2020 y la segunda en enero de 2021. Actualmente es de 30 a 35 casos por cada cien mil habitantes, pero el peor escenario sería de 60 por cada cien mil a finales de abril o principios de mayo, o uno de menor impacto, de 20 por cada cien mil.

Rural

Govern señaló que el comportamiento de la población es crucial porque las estadísticas muestran que el uso de la mascarilla se ha reducido en 10% y la movilidad ha aumentado 40%, componentes que elevan el riesgo de transmisión del virus.

“La epidemia al principio estaba concentrada en el área urbana, pero ahora está migrando a la parte rural. Estamos teniendo incrementos en Zacapa, Sololá, Huehuetenango, que tienen municipios rurales. Aunque se proyecta que la meseta central vaya a tener un incremento en la tercera ola, seguramente los municipios rurales van a tener la mayor concentración de casos”, expresó Govern.

La epidemióloga agregó que hay aldeas que usan poco la mascarilla bajo la percepción de que el virus no llegará, pero los datos y estadísticas demuestran lo contrario.

Casos y positividad

Govern informó que en los últimos 15 días se ha intentado mantener el registro de casos tamizados, pero si bien ha disminuido en comparación con febrero, pero la positividad ha aumentado porque antes era de menos de 10 positivos por cada cien test y ahora es de 13 y 14 por cada cien.

“Vamos a continuar con problemas. La vacunación aún no es en los niveles adecuados de país y es necesario mantener las medidas hasta que el registro y niveles de vacunación nos indiquen lo contrario”, dijo Govern, que insistió en que la responsabilidad individual y colectiva pueda impactar positivamente en la emergencia.

Variantes

Lucrecia Ramírez, viceministra técnica de Salud, explicó que los resultados de los estudios desarrollados en Brasil con base en 30 muestras tomadas entre mayo y septiembre de 2020 demuestran que el genotipo de la variante del coronavirus detectado en Guatemala -el grupo genético G, linaje B1-.

Aparte, 117 muestras tomadas y examinadas en Guatemala entre septiembre y diciembre de 2020, de tipo B1, no son “variantes de preocupación” para la Organización Mundial de la Salud a diciembre de 2020.

“La conclusión de estos dos estudios es que tenemos el diagnóstico es que no tenemos las variantes peligrosas de Reino Unido, Sudáfrica, Brasil y Estados Unidos”, afirmó.

Kioscos de registro

De acuerdo con Flores, las personas a las que le corresponde vacunarse en la primera fase y que no han podido hacerlo por problemas con registro en el Sistema de Información General en Salud (Sigsa) podrán acudir al centro de vacunación, inscribirse allí y recibir su inmunización.

Próximamente Salud informará dónde estarán los kioscos, porque puede ser que estén en la entrada del centro de vacunación en otros lugares en donde a las personas se les facilite.

Flores añadió que hay muchos que tuvieron dificultades para el registro y por eso se les está ayudando con extender el periodo de vacunación durante la Semana Mayor.

También habilitarán centros de registro o quioscos, donde las personas comprendidas en el grupo uno de vacunación, podrán inscribirse y tener la oportunidad de inmunizarse.

Personal de los asilos

Resaltó que ya se comenzó a vacunar a personal de los asilos, tanto a las personas que cuidan a los ancianos y los que viven en el recinto. Las personas con diabetes son las que más se ha complicado con el covid-19 y los que más ingresos han tenido a los intensivos.