Salud iniciará segunda fase de vacunación sin haber terminado de inmunizar a personal de primera línea

Hasta el momento solo han sido vacunados 8,488 trabajadores de la primera línea, mientras que el Igss denuncia que no han podido inmunizar a su personal porque Salud no les ha dado las dosis.

Publicado el
Un médico recibe una vacuna contra la covid-19 el 10 de marzo de 2021, en el campo polideportivo del barrio Gerona. (Foto Prensa Libre: EFE)
Un médico recibe una vacuna contra la covid-19 el 10 de marzo de 2021, en el campo polideportivo del barrio Gerona. (Foto Prensa Libre: EFE)

La primera semana de abril iniciará la segunda fase de vacunación contra el covid-19, según los planes del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Esto quiere decir que las personas próximas a ser inmunizadas son los mayores de 70 años y personas con enfermedades crónicas.

Sin embargo, esto se llevará a cabo sin haber terminado de vacunar al personal en primera línea y sin un sistema de información y registro que funcione bien.

Según habían informado las autoridades de Salud, los trabajadores que están a cargo de la atención de pacientes covid-19 en el sistema público y privado rondan los 29 mil y su meta de vacunación para esta primera fase era de 135 mil personas.

Sin embargo, hasta el 30 de marzo el MSPAS ha vacunado a 8 mil 488 personas de la primera línea y a administrado 98 mil 920 dosis de las 135 proyectadas.

El rezago en la meta se suma a la denuncia por las dosis que se han administrado a personal que no lo amerita y a la desatención a personal médico que labora en el sector privado y en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (Igss).

Según manifestó la doctora Zulma Calderón, de la Defensoría de la Salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), aún hace falta personal que representa un sector importante en la primera línea de atención a covid-19 que no ha sido tomado en cuenta en estas primeras semanas de vacunación.

Asimismo, el Igss solo ha recibido 10 mil vacunas de las 286 mil 600 dosis entregadas a Guatemala en calidad de donación y a través del sistema Covax.

Según una fuente del Seguro Social, esto no les permite proteger a todo el personal, además que ha habido casos que médicos no han podido ser inmunizados aunque trabajen en los hospitales públicos porque pertenecen a la red del Igss.

“Era muy importante en esta etapa del plan de vacunación que el mismo se consolidara porque se suponía que esta fase sería relativamente fácil porque era población ya identificada, pero era también un medidor para saber si las vacunas llegarían de forma certera a la población que lo necesita”, dijo por su parte Calderón.

Calderón agrega que el sistema de registro e información que presumían las autoridades de Salud para establecer a quienes vacunaban no funciona y que sería a través de generar un código QR sigue sin funcionar y esto lo pudieron constatar en una supervisión que realizaron en los centros de vacunación ubicados en el parque Barrondo, barrio Gerona y campos del Roosevelt.

“Perdimos todo el control en la fase de registro, están apuntando a mano los nombres de quienes llegan a recibir su dosis y fácilmente podrían vacunar a personas que no pertenecen a la primera línea”, agregó.

Un ejemplo de ellos es cómo se vacunó el alcalde de Villa Canales aduciendo que es el jefe del área de Salud de la municipalidad o cómo la Universidad Francisco Marroquín administró 326 dosis a personal de seguridad, limpieza y administración de las facultades de Medicina y Odontología, además que estudiantes de primer año que no ven pacientes también fueron beneficiados.

¿Quiénes son “los otros”?

Según información obtenida por el Laboratorio de Datos a través de la Unidad de Acceso a la Información Pública del MSPAS, se pudo conocer que hay 15 mil 438 dosis administradas a personas que no se conoce dónde laboran ni su responsabilidad dentro de la atención a pacientes covid.

Esto, dicen, se presta para poder usarse como “comodín” y para administrar dosis a personas no priorizadas, como los casos descritos anteriormente.

Pero Salud responde que esto no es necesariamente así. “Las personas están debidamente identificadas en el sistema con nombres, apellidos, dpi y demás información, es personal de la fase 1 que no es médico asistencial y al registrarlos se agrega su profesión o puesto”, dijeron.

A decir del ministerio corresponden a comadronas, nutricionistas, radiólogos, personal de farmacia, promotores, psicólogos clínicos, inspectores de saneamiento, vectores, oficinistas, pilotos, secretarios, camilleros, terapistas, analistas, estadígrafos y bomberos.

Sin embargo, el personal descrito pertenece a la sub fase 1b (trabajadores del centro asistencial no incluidos en la sub fase 1a, comadronas y promotores), a la sub fase 1d (personal de socorro) y a la sub fase 1f (trabajadores administrativos).

Salud agregó que no se trata de un error que hayan sido registrados en la variable de “otros” y que si se desea la información desglosada se puede pedir a través de información pública.

Nuevos centros de vacunación

Para que todo el personal de primera línea alcance la vacunación, la oficina de Comunicación de Salud agregó que los puestos de vacunación continuarán abiertos durante los días de Semana Santa y que a partir del miércoles 7 de abril se abrirá un centro de vacunación en el Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala.

Este centro estará inoculando a los profesionales de la salud de ocho de la mañana a cuatro de la tarde y los requisitos son registrarse previamente con su DPI y con cualquiera de los siguientes documentos: colegiado activo, copia del título profesional y licencia sanitaria autorizada por el Departamento de Regulación Acreditación y Control de Establecimientos de Salud del Ministerio de Salud.

Hasta el momento hay 9 mil 591 profesionales registrados. Aún así quedarían más de 10 mil personas que laboran en la primera línea que se están quedando fuera.