Semáforo Covid-19: El 64% de los municipios del país está bajo alerta roja por el constante aumento de casos

El sistema de alertas epidemiológicas está por cumplir un año de funcionamiento y no ha sido eficiente para controlar la pandemia en Guatemala, según expertos en la salud.

Publicado el
Desde la última actualización del Semáforo Covid - 19 hay otros 34 municipios que se suman a la lista de regiones bajo alerta roja. Fotografía: Prensa Libre.
Desde la última actualización del Semáforo Covid - 19 hay otros 34 municipios que se suman a la lista de regiones bajo alerta roja. Fotografía: Prensa Libre.

La más reciente actualización del semáforo de alertas epidemiológicas de Guatemala señala que hay 217 municipios en alerta roja, 64 en naranja y 59 en amarilla. Esto tan solo demuestra la manera en que la pandemia ha ido ganando terreno en Guatemala.

Los esfuerzos gubernamentales por frenar los contagios del covid-19 han sido insuficientes. Del reporte pasado al actual hay 34 municipios más que se deben de regir bajo los controles máximos, por estar en alerta roja.

Los cambios en los otros niveles de alerta parecen ser mínimos. De 96 municipios bajo alerta naranja disminuyeron a 64, y de 61 en alerta amarilla pasaron a 59.

El cambio drástico se ha venido reflejando en la alerta roja desde los últimos cinco meses, situación que ahora ubica al 64% del territorio nacional en una situación de cuidado extremo, ya que el aumento de casos y la mortalidad ha sido constante.

Según los datos que aparecen registrados hasta el pasado 24 de junio en la plataforma del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), se han infectado por coronavirus 288 mil 981 personas, de estas 8 mil 96 han perdido la vida, lo que significa que en promedio, desde que inicio la pandemia, se podrían contabilizar 614 contagios diarios y 19 muertes al día.

Sistema ineficiente e impreciso

Del 10 al 23 de julio de 2020 se reportaron los primeros niveles de alerta regidos bajo el Semáforo Covid-19. En aquella ocasión eran 160 los municipios en color rojo, 86 en naranja y 94 en amarillo.

Aunque la planificación de las autoridades sanitarias era medir el riesgo en zonas específicas del país para permitir un retorno gradual a las diversas actividades, su estrategia tan solo quedó en buenas intenciones.

A casi un año el sistema de alertas epidemiológicas implementado para contener el coronavirus no ha dado resultados positivos, según un grupo de expertos que se ha dado a la tarea de vigilar la pandemia en Guatemala.

Uno de los principales errores que no permite conocer los daños reales que está ocasionando la pandemia en el país es la ausencia de pruebas, sin tener un radio amplio de diagnósticos cualquier esfuerzo de medición arrojara datos imprecisos.

“El semáforo siempre ha sido una herramienta con amplias limitaciones, pero el problema obvio es que no ha sido suficiente para contener la pandemia en este momento. Eso mismo pasa en todos los países, el semáforo mantiene medidas básicas; aforo, mascarillas, etc, pero cuando empieza un repunte de casos se deben de tomar medidas extras para controlar ese repunte”, argumentó Óscar Chávez, analista de Laboratorio de Datos.

Quien coincide con él es el doctor José Ortiz, quien añade que otro de los elementos que han llevado a que este sistema de alertas sea un fracaso es la nula detección de casos, ya que los denominados “rastreadores” no cumplieron con su función: detectar focos de contagios y emitir medidas.

“Ya no hay medidas restrictivas, el país está funcionando casi con total normalidad, lo único que llevamos son mascarillas puestas pero el país está abierto. Lo que si se debería de hacer, en forma selectiva, es buscar los focos donde se están dando los casos y restringir los movimientos en esas áreas para tampoco golpear la economía, pero no hemos visto que se pueda detectar qué sectores tienen mayores problemas”, señaló el médico.

Lea también: Por qué en Guatemala camina lento la vacunación en comparación con Centroamérica

Incluso el Semáforo Covid-19 excluye elementos importantes de medición, según  Zulma Calderón, defensora de la salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

“Lamentablemente tenemos que regirnos con ese semáforo porque es lo que tenemos de manera oficial, pero hemos sido muy críticos de todas las debilidades y las deficiencias que tiene comenzando porque no hay indicadores importantes como la ocupación hospitalaria, algo que es relevante en un momento de crisis como el que enfrenta el país en estos momentos”, destacó.

Las fuentes consultadas coinciden en que se necesitan nuevas medidas por las situación crítica que enfrenta el país, pero para que dichas restricciones sean efectivas debe de haber un rastreo de casos y una medición real que solo será posible con más pruebas.

Desde el pasado jueves se consultó al equipo de Comunicación Social del MSPAS si tenían sugerencias de cambios al Semáforo Covid-19, pero no se obtuvo ninguna respuesta de parte de la cartera.