Tecnología al servicio de todos: entrevista con Marie André Destarac, ingeniera guatemalteca destacada

Destarac se ha especializado en Robótica en el extranjero y desarrolla dispositivos de rehabilitación.

El próximo año Marie André Destarac participará en Converciencia, el encuentro de científicos que anualmente lleva a cabo el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
El próximo año Marie André Destarac participará en Converciencia, el encuentro de científicos que anualmente lleva a cabo el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Desde el 2005 Marie André Destarac Eguizabal (Guatemala, 1981) ha trabajado en proyectos de investigación en Guatemala, Japón y España, en las áreas de automatización, robótica y desarrollo de dispositivos médicos.


En marzo último obtuvo el doctorado en España. Su tesis trata de la rehabilitación robótica del hombro, un tema   que sigue investigando.

“Hay mucho por hacer, no descarto que me involucre también en la recuperación de piernas, esto es algo que todavía no he abordado, pero es una posibilidad”, dice la científica, quien recibió en noviembre del 2015 el premio Innovadores menores de 35 de Centroamérica, otorgado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), a través de su revista MIT Technology Review; fue la única mujer en obtenerlo en esa edición.

Su ahínco profesional quedó expuesto con ese y otros laureles, los cuales ve como estímulo en su exploración: “En los últimos meses estoy involucrada en algo que es nuevo para mí, me integré a un equipo que está construyendo un dispositivo que por medio del movimiento ocular ayuda al paciente en el diagnóstico de trastornos neurológicos, como párkinson o alzheimer”.

Tendencia tecnológica

El camino de la ciencia, dice, es muy largo y demanda bastante atención, algo que tuvo claro cuando decidió que estudiaría Ingeniería Electrónica.

Desde los albores de su trayectoria académica comenzó a destacar al elegir un tema de tesis de licenciatura que amalgamó su interés en la robótica en función de los pacientes.


Su propuesta agradó tanto que el director del departamento de la  carrera convirtió su proyecto en uno de mayores proporciones y en el que participaron más personas. Esto le abrió las puertas para el trabajo en equipo y la investigación.

De la robótica, indica, “podemos esperar mucho”, pues como tendencia tecnológica “cada vez está más presente en la personalización de la medicina, no se trata únicamente de la rehabilitación, sino también en otras disciplinas”.

Agrega que la robótica ayuda a ser más eficiente los procesos médicos, debido a que “la inteligencia y visión artificiales permiten que los sistemas sean más profesionales, pues con mejor información del paciente  personalizan su tratamiento.

Esto se observa también en procesos neurológicos e incluso contra el cáncer. Mientras más datos tengamos, más rápido será la recuperación”.

Inspiración

Destarac  ha sido invitada en varias ocasiones a compartir sus conocimientos a estudiantes.

Radica en Madrid, España, donde labora en Aura Innovative Robotics, una empresa dedicada al desarrollo de dispositivos médicos.

En cada oportunidad que visita Guatemala destina parte de su agenda para impartir alguna charla acerca de su trabajo. Le agrada motivar a los jóvenes  para que estudien una carrera científica.

Lea también: China podría emplear a robots profesores, médicos, vendedores y guerreros

En septiembre dio la lección inaugural de los Congresos Estudiantiles de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) y habló a alrededor de dos mil estudiantes centroamericanos.

La distancia no es obstáculo, como lo demuestra la videoconferencia de robótica aplicada a la medicina que este mes impartió en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Gerardo Barrios de El Salvador. “Me gustaría participar en más actividades de este tipo”, recalca.

En julio del 2019 estará por primera vez en Converciencia, un congreso científico que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología organiza anualmente y en el cual se reúne a connacionales que radican y se han especializado en el extranjero.

“La colaboración y estar en contacto directo con los estudiantes puede  inspirarlos a que  hagan cosas diferentes en  el campo en que quieran desarrollarse. Creo que es una responsabilidad de los profesionales que hemos tenido la oportunidad de trabajar o hacer un posgrado en el extranjero para ayudar a otros guatemaltecos, sobre todo  a los jóvenes, para que hagan realidad sus sueños”, afirma.

Contenido relacionado

> Niños y jóvenes destacan en la robótica

> Así funcionan los exoesqueletos que buscan convertirnos en “superhumanos”

> Estudiantes obtuvieron el primer lugar en el mundial de robótica

0