Voluntarios en la tragedia del Volcán de Fuego hacen llamado a más personas

Desde el domingo miles de personas han donado su tiempo y fuerzas para ayudar en los centros de acopio.

En medio de la tragedia, miles de personas se han movilizado para ayudar como voluntarios en los centros de acopio para los damnificados por la erupción del Volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Anna Lucía Ibarra).
En medio de la tragedia, miles de personas se han movilizado para ayudar como voluntarios en los centros de acopio para los damnificados por la erupción del Volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Anna Lucía Ibarra).

El pasado domingo el Volcán de Fuego hizo erupción dejando destrucción y caos a su paso. Desde las primeras horas los guatemaltecos respondieron abriendo centros de acopio y pidiendo donación de vivieres, ropa, medicamentos, camas y colchones para todos los afectados.


La respuesta de toda la población ha sido impresionante. En distintos puntos de la capital hay cientos de jóvenes que han trabajado jornadas completas para clasificar vivieres, armar kits, cargar y descargar camiones e incluso irse a las comunidades afectadas para dejar la ayuda a las personas que más lo necesitan. Estos son algunos de ellos:

La fuerza de los frágiles

Un grupo de personas con síndrome de X frágil, llamado La fuerza de los frágiles, vino el martes pasado a las instalaciones de Prensa Libre para ofrecerse como voluntarios y ayudar con la labor de clasificación de las donaciones. “Yo vi en las noticias que aquí podíamos ayudar y quise venir”, dice David Castañón.

Desde el 2001 que este grupo se reúne para tener actividades lúdicas y recreativas, pero en esta oportunidad su líder, Daniel Cajas, impulsó la iniciativa de donar su tiempo.

No se pierda: Arjona se solidariza con las víctimas y se compromete a ayudar

“Nuestro corazón fue venir a este centro de acopio a ayudarles. Venimos el martes y hoy -jueves-. Estamos muy contentos de estar aquí”, dice David quien junto a otro de sus compañeros estaba armando paquetes de pañales y toallas húmedas para bebés.

“Quiero decirles que los apoyamos, que estamos con ellos”, es el mensaje de don Mario Antonio López para los afectados. Todo el grupo está muy feliz de poder aportar a la causa y reiteraron en varias ocasiones que van a estar trabajando hasta que sea necesario.

Paraninfo de la Universidad San Carlos de Guatemala

En el Paraninfo de la Universidad de San Carlos cientos de personas han llegado a dejar víveres y otros más han donado su tiempo para clasificarlos y clasificarlos para hacer bolsas de ayuda para las personas. Libertad Garrido, representante de Usac es Pueblo y organizadora del centro de acopio explica que han estado cerrando a las 21 horas, pero que realmente se van a sus casas a las 23 horas porque hay muchas cosas por hacer.

Inspírese: Chef José Andrés viaja a Guatemala para cocinar a los damnificados

“Los patojos de los colegios cercanos salen de estudiar y se vienen con sus mochilas a ayudarnos. La verdad es una alegría verlos con tantas ganas de ayudar”, resalta Garrido quien está feliz por la labor de las, aproximadamente, 300 personas que llegan a ayudar diariamente.

“Yo soy estudiante y me parece conmovedora la situación. Como guatemaltecos, unidos podemos más si nos solidarizamos”, dice José Morán, quien hoy llegó a sumarse a la fuerza de voluntarios. Morán invitó a los demás estudiantes a que pudieran llegar, al menos una hora, a colaborar con los esfuerzos.

Con muchísimo ánimo y una sonrisa en el rostro Víctor Montejo corre a dejar dos bolsas llenas de medicamento que una persona llegó a dejar. “¡Son medicinas!”, grita con entusiasmo, ya que no han recibido mucho.

“Yo no tengo trabajo así que no dude en venir a apoyar aquí”, dice Montejo quien ha estado ayudando desde el lunes. Su labor ha consistido en cargar y descargar pickups con las donaciones. El martes y miércoles pasado viajó a El Rodeo y La Reina, comunidades afectadas por la erupción, para dejar los donativos que han clasificado.

“Estamos con toda la energía porque es una buena causa y aunque es un poco duro, sabemos que estamos haciendo algo bueno para las personas que lo necesitan”, asegura Montejo.

Puede interesarle: Esto es lo que se necesita en los centros de acopio

Cruz Roja

En la Cruz Roja se respira un ambiente de alegría, compañerismo y solidaridad. La mayoría de los voluntarios, aproximadamente 500, son jóvenes. Cuando llega una persona o cambión a dejar una donación todos reciben y despiden con aplausos al donador. Cada entrega es una celebración.

“Desde el martes estoy trabajando como voluntario. Estuve en una iglesia, un gimnasio y aquí-Cruz Roja-”, cuenta Efraín Duarte de 19 años. El joven está donando su tiempo ya que se sintió “movido por la necesidad de las personas en Escuintla”.

“Es un orgullo ser chapín. Se puede ver el apoyo de todas las personas aquí y en otros lugares del país. La mayoría de los que estamos aquí son jóvenes. Creo que tenemos que ver la necesidad de las personas y ablandar un poco nuestro corazón para ayudar a los que nos necesitan”, enfatiza  Duarte.

Entre los voluntarios también está Erica Esmeralda Santos, madre de cuatro hijos, que llegó junto a tres de ellos desde el lunes. “La verdad es que Dios ha movido muchos corazones y ha puesto ángeles para que trabajemos”, dice Santos y con lágrimas en los ojos agrega, “me daría muchísimo gusto ver más gente aquí y que la ayuda siga llegando hasta que todos los que la necesiten tengan algo”.

Tome en cuenta que en este centro de acopio solo están recibiendo víveres y medicamentos. Si usted tiene ropa, zapatos, catres u otra ayuda, los voluntarios le referirán a otro centro de acopio.

Lea también: ¿Podría haberse evitado la tragedia del Volcán de Fuego?

Kaffa

En un restaurante de la zona 4, un grupo de personas se ha organizado para recibir víveres, pero han ido un paso más lejos. Ellos se dieron cuenta que los centros de acopio en las localidades afectadas tenían desorganizadas todas las donaciones, por lo que ellos están viajando diariamente a Escuintla para ayudar.

“A veces por tiempo es difícil. Yo quedé con tres de mis amigos, pero solo vine yo. Lo importante es ayudar y estar dispuesto”, dice Adelson Yool mientras organiza una donación de calzado que acababa de llegar. “Es sorprendente la respuesta de los guatemaltecos. Me siento agradecido por toda la ayuda que han dado en esta situación tan difícil”, comenta Yool.

Contenido relacionado:

> La Reunión comienza a evaluar los daños por la erupción del Volcán de Fuego
> Fallece una de las bomberas que participó en las tareas de rescate
> Bomberos que quedaron atrapados en el material volcánico cuentan sus experiencias