“Datos de satélites ayudarían al país”

Julio Gallegos Alvarado es doctor en Astrofísica y desde 1995 trabaja en la Agencia Espacial Europea, con sede en Madrid, España, la que hoy dirige.

JULIO GALLEGOS no duda en afirmar que hay talento para desarrollar más científicos en el país.
JULIO GALLEGOS no duda en afirmar que hay talento para desarrollar más científicos en el país.

En el marco de la Convención de Ciencias que recién concluyó en Guatemala, impartió el Primer Taller Centroamericano de Ingeniería en Sistemas Espaciales, donde expuso sus conocimientos en satélites y sus aplicaciones a un grupo de 25 participantes.

El curso se desarrolló en la Universidad Galileo durante una semana, sin ningún costo, con el fin de despertar talentos en esa rama.

¿Cómo fue posible el taller?

Se logró el financiamiento de dos institutos internacionales. Normalmente este curso se imparte en Europa y en Estados Unidos a un costo de €3 mil 500 por persona.

Se convocó, e inicialmente era para 20 personas, pero por la cantidad de solicitudes se amplió a 25.

Por lo general, el curso se imparte a un máximo de 12 personas, pues es muy específico y se trabaja con cinco o seis catedráticos. Son siete horas de clase cada día.

Es un esfuerzo, pero estoy muy contento con la participación de la gente.

¿Ve mayores posibilidades de que la comundad de científicos guatemaltecos pueda contribuir al desarrollo del país?

Lo que ha motivado Converciencia es el interés de los científicos guatemaltecos —radicados en el extranjero— en tratar de colaborar con el país.

Converciencia se ha ido estructurando cada vez más, y el año pasado nos reunimos todos para analizar qué se ha hecho y cómo queremos enfocar este encuentro. Se habla de fundar la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y el Espacio, con Fernando Quevedo.

Me comprometí a dar el curso, y empezamos con Issya Gutiérrez la preparación, que fue un trabajo arduo. Incluso encontramos rechazo de la opinión pública. Recibimos comentarios como: “Con los problemas que tiene Guatemala, y cómo se gastan el dinero en temas del espacio”.

¿Qué respondió a eso?

Le contesté—y no me publicaron— que con la información de satélites se puede ayudar a resolver cada uno de los problemas mencionados.

Si quiere mejorar la educación, está el acceso a internet vía satélite. Si tiene pobreza, las imágenes de satélite, por ejemplo, le pueden indicar si el terreno donde siembra maíz necesita cambiar de cultivo. El cambio climático y la deforestación se estudian por satélites.

Es precisamente con la Ingeniería Aeroespacial con que se puede ayudar al país a salir adelante.

¿Qué es lo que hace falta? ¿Ese enlace?

El objetivo del taller es formar recurso humano. Vamos a empezar con una introducción, que sepan lo que hay. Normalmente, los satélites pasan por Guatemala, pero como nadie pide datos, pasan con menor resolución de imagen.

Los datos están almacenados. Si en forma institucional se piden datos históricos, se puede ver, por ejemplo, la evolución del bosque en Petén desde 1970 o la evolución de la erosión en las cuencas.

¿Es muy caro?

Es gratuito. No se necesita más que pedirlo. Claro, hay que saber pedirlo. Qué instrumento, cuántos datos, resolución, para qué lo quiere.

Todas las agencias espaciales internacionales fueron fundadas con un principio básico: beneficiar a la humanidad. Por eso, los datos después de cierto tiempo se vuelven públicos. Además, se solicita que se compartan los resultados del estudio.

La investigación nacional es escasa, ¿qué falta para solucionar esto?

Sí hay investigación. Hace falta buscar la unidad centroamericana para coordinar esfuerzos, investigar y ser más productivos. La industria aeroespacial existe en la región, y estamos en capacidad de hacer el satélite centroamericano.

¿Qué hace falta?

Vencer la inercia que predomina en el país.

Inercia es la dificultad de mover una masa, porque la misma tiende a conservar su estado.

Venía bastante decepcionado por las críticas en Facebook y correos privados. El curso fue mal interpretado, y hay opiniones que duelen. Pero ya vencimos la primera inercia, y hay jóvenes que están pensando en el futuro.

¿Cuál es el siguientepaso?

Vemos que para Guatemala el desarrollo de software para satélites es el primer paso y el más sencillo. Hay que seguir empujando la rueda.