A puerta cerrada procesan a la mujer que fingió su secuestro y exigía Q1 millón a sus padres

Leslie Corina Coyoy Ixtacuy fue enviada a la cárcel y deberá esperar durante tres meses la investigación de la Fiscalía por la supuesta extorsión que les pidió a sus padres.

Leslie Corina Coyoy Istacuy fue procesada por extorsión. La investigación detalla que fingió estar secuestrada. (Foto Prensa Libre: Noé Medina)
Leslie Corina Coyoy Istacuy fue procesada por extorsión. La investigación detalla que fingió estar secuestrada. (Foto Prensa Libre: Noé Medina)

Ángel Contreras, titular del Juzgado de Turno, procesó a Coyoy Ixtacuy por extorsión, delito que contempla pena de hasta 10 años de cárcel.

La joven, que cumplió 18 años el pasado 6 de mayo, estuvo serena, aunque sorprendida de lo que había sucedido durante la audiencia.

Antes de comparecer, en la planta baja de la Torre de Tribunales, conversó con Prensa Libre. “Soy la segunda de cuatro hermanos y me dedico a los oficios domésticos”, dijo.

Su vista siempre fue al frente, sentada en la sala de audiencias y evitó hablar del señalamiento de la Policía Nacional Civil (PNC) de haber fingido su secuestro y pedir Q1 millón como rescate a sus padres, Artemio Coyoy Orozco y Cristina Ixtacuy.

El 12 de agosto pasado dejó su vivienda en la aldea Bella Vista Las Majadas, en la cabecera de Quetzaltenango por una oferta de trabajo en la capital.

“Me vine para oficios domésticos. Empecé a trabajar en una casa en la colonia La Reformita, zona 12”, dijo Leslie, quien aprobó sexto primaria en la escuela de su localidad hace seis años y después se dedicó a ayudar a sus padres en la agricultura y la siembra de flores.

El avance de la investigación del fiscal Rigoberto Lux León detalla que Leslie, con la ayuda de otra persona que aún no está identificada, se fotografió y grabó un video con un celular en donde fingió su secuestro.

Las fotografías y los videos están bajo resguardo del representante del Ministerio Público (MP), quien documentó cómo Leslie les pidió a sus padres Q1 millón por el supuesto rescate.

Como las exigencias no habrían sido tomadas en cuenta, bajó el monto del rescate a Q5 mil, sin saber que la unidad antisecuestros ya había interceptado el celular y la habían ubicado en la zona 12.

Las primeras pesquisas se refieren a que los padres de Leslie se dedican a cultivar rosas y claveles para vender en su comunidad y no cuentan con el perfil económico para el pago del rescate que había exigido al inicio.

Leslie Corina Coyoy Istacuy junto con un abogado de la Defensa Pública. (Foto Prensa Libre: Noé Medina)

 

Procesada

El juez Contreras procesó a Coyoy Ixtacuy por extorsión y la envió a prisión. Estará durante tres meses en la cárcel Santa Teresa, zona 18, hasta que avance la investigación y el Juzgado Tercero Penal, que dirige Mynor Moto, fue designado para el control de las pesquisas.

La audiencia ya se había reprogramado debido a que dejó en su vivienda el Documento Personal de Identificación (DPI)  y esperaba que alguno de sus tres hermanos o sus padres se lo llevara.

 

 

Coyoy Istacuy dijo a Prensa Libre que vino a trabajar la semana pasada desde Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Noé Medina)

Contenido relacionado

>Mujeres fingieron secuestro para exigir dinero a familiares

>Por viaje de abogado tribunal accede a las conclusiones solo para su acusado

>Banda el Patrón usó la misma pistola para tres asesinatos

 

1

Carolyn Paz Hace 6 meses

Considero que es triste saber que algunas personas se ven en la necesidad de tener que recurrir a fingir algo tan peligroso como un secuestro. Se puede entender que algunas personas tengan una capacidad económica menor a la de otras personas, tristemente, mas eso no justifica el acto inmoral de extorcionar a una persona, especialmente cuando se trata de su propia familia, solo por la necesidad de dinero.
Es un acto que daña la moral y que no es ético en ningún sentido. Es triste pensar que nuestra Guatemala se ve en una penosa situación que lleva a algunas personas a recurrir a estas acciones.