Caso Odebrecht | Concuño de Alejandro Sinibaldi revela cómo recibían los sobornos de brasileños

Alejandro Sinibaldi y Manuel Baldizón recibieron sobornos de Odebrecht, así lo declararon ante el juez los colaboradores eficaces y sindicados en el proceso.

Juan Arturo Jegerlehner Morales —concuño de Alejandro Sinibaldi— aceptó que recibio dinero de Odebrecht para Sinibaldi. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Juan Arturo Jegerlehner Morales —concuño de Alejandro Sinibaldi— aceptó que recibio dinero de Odebrecht para Sinibaldi. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

Odebrecht, según la declaración en anticipo de prueba del brasileño  José Carlos Prober Faria como colaborador eficaz,   hizo una transferencia de US$900 mil para una de las empresas de Baldizón.

Por su parte, Juan Arturo Jegerlehner Morales —concuño de Alejandro Sinibaldi— y Juan Ignacio Florido aceptaron que recibieron dinero para el entonces ministro de Comunicaciones, proveniente de sobornos dados por la empresa brasileña.

Delatan a Sinibaldi

 Durante su primera declaración, Jegerlehner Morales  dio detalles de cómo se crearon sociedades en el extranjero para recibir los sobornos que daba Odebrecht a Sinibaldi.

Jegerlehner Morales le  describió a la jueza de Mayor Riesgo D, Éricka Aifán,   la relación que tuvo con Sinibaldi, a quien calificó de “prepotente” y “difícil de manejar” y que se terminaba haciendo lo que él decía.

El declarante explicó que se dedicaba a crear  sociedades fuera de plaza en lugares como las Islas Vírgenes Británicas o Panamá, por lo que Sinibaldi le pidió que le vendiera una  al  exdirector de Odebrecht Marcos de Cequeira Lima Machado.

Además le pidió que  el representante de esa empresa fuera Juan Ignacio Florido, empresario y padrino de bodas de Sinibaldi  y a quien se le abrió  una cuenta bancaria en el Meinl Bank, de Antigua y Barbuda, donde se depositaron US$9 millones.

Por petición de Sinibaldi, Jegerlehner  Morales creó otra sociedad y otra cuenta bancaria, ya que se había depositado  gran cantidad de fondos en la primera.  

Esta vez Sinibaldi le pidió  a Jegerlehner Morales  que figurara como representante legal, ya que Rodolfo Ortiz Asturias no fue aceptado por Lemus Machado y el ejecutivo del Meinl Bank Marcos Bilinski.

En esa nueva cuenta se depositaron   US$2 millones 600 mil y Jegerlehner Morales recibió   US$50 mil como pago por el manejo de esta.

El concuño de Sinibaldi dijo que le cuestionó a este sobre el origen del dinero  y que   le explicó que procedía de los sobornos  pagados por Odebrecht.

Los problemas para el exministro empezaron a llegar cuando se descubrió el caso de corrupción en Brasil, por lo que, según Jegerlehner Morales,  le pidió que moviera de cuenta el dinero, para evitar perderlo en caso de alguna investigación, pero este no lo hizo. Un juez de Brasil congeló los activos  hasta la fecha,  lo cual enfadó a Sinibaldi.

Florido indicó en su declaración  que conoce a Sinibaldi desde 1987 y que su primer error fue haber aceptado un mensaje de este.

“Este es un problema, en su justa dimensión,  mío, pero también de Alejandro —Sinibaldi—, que no ha tenido las agallas de enfrentarlo”, comentó el sindicado.

El padrino de Alejandro Sinibaldi le pidió   ayuda para abrir una cuenta para los pagos que recibiría por una obra y que habría un contrato y soportes  para no tener problemas.

El sindicado le explicó a la jueza que parte del dinero de los sobornos se usó para adquirir la finca El Cintular, y que era manejada por el mismo   Sinibaldi y su hermano Rodrigo.

Citas con Baldizón

Prober Farias relató que llegó a Guatemala en sustitución de Marcos Decerqueira Lemus Machado, quien había sido promovido por la empresa Odebrecht para  dirigir una sucursal de  esta compañía en  un país africano.

El colaborador eficaz del caso confirmó que antes de  irse, Lemus Machado le habló del “compromiso”  con Alejandro Sinibaldi, que consistía en pagos del 7.5 por ciento  del total de las facturas recibidas por la ejecución de la obra  y que  entre esos compromisos pendientes estaba  el pago para Manuel Baldizón.

“El señor Marcos Machado, mi antecesor, me llevó con esa persona —Manuel Baldizón— a una oficina en la carretera a El Salvador, donde se confirmó el compromiso de la empresa —Odebrecht—  de hacerle un pago por US$900 mil”, refirió Prober Faria a la Fiscalía en una declaración anticipada.

“Yo fui citado por el mismo señor Baldizón a esa  oficina. Él estaba acompañado de Pablo Yanes. En esa ocasión me dijo que esa persona entraría en contacto conmigo para girarme las instrucciones del pago”, contó el brasileño.

“Dos o tres días después  —principios de septiembre de 2015— yo recibí a ese señor Yanes  en las oficinas centrales de Odebrecht, en la zona 10. Ese señor me trajo una factura de una empresa china de alquiler de equipos, por el monto de US$900 mil, así como datos bancarios para que yo pudiera hacer las transferencias”, expuso.

Prober Faria señaló que luego de hablar  con Yanes se hicieron los contactos con la constructora, se trasladó  el nombre de la empresa, el monto y los datos bancarios para hacer las transferencias.