Avanza indagatoria de sospechoso de asesinar en 2001 a María Isabel Véliz Franco

A puerta cerrada comenzó la audiencia de primera declaración a Gustavo Adolfo Bolaños Acevedo, involucrado en una investigación de la Fiscalía en el asesinato de la adolescente María Isabel Véliz Franco hace 19 años. Su muerte y la de Claudina Velásquez Paiz motivaron la creación de la alerta de búsqueda de mujeres desaparecidas.

Publicado el
La audiencia en reserva a Gustavo Adolfo Bolaños Acevedo involucrado en una investigación de la Fiscalía en el asesinato de la adolescente María Isabel Véliz Franco hace 19 años. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)
La audiencia en reserva a Gustavo Adolfo Bolaños Acevedo involucrado en una investigación de la Fiscalía en el asesinato de la adolescente María Isabel Véliz Franco hace 19 años. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)

Claudette Domínguez, titular del Juzgado de Mayor Riesgo C, ordenó la reserva del caso relacionado con el esclarecimiento de la muerte de María Isabel Véliz Franco debido a que tenía 15 años cuando sucedieron los hechos.

En la sala de audiencias compareció Gustavo Adolfo Bolaños Acevedo, de 57 años, sospechoso de la desaparición, violación y asesinato de la adolescente el 16 de diciembre del 2001.

La Policía Nacional Civil (PNC) lo detuvo la tarde del miércoles recién pasado en la zona 1 capitalina. Después de haber pasado en la carceleta de la Torre de Tribunales, compareció esta tarde en la judicatura de Domínguez.

La jueza le hizo saber el motivo de detención en reserva por el delito de asesinato. Después, los representantes de la Fiscalía entregaron los indicios a sus abogados, quienes pidieron un tiempo prudencial para revisarlos. Entonces, la jueza reprogramó la audiencia para la próxima semana.

El caso

María Isabel Veliz Franco tenía 15 años cuando fue asesinada. Aprobó tercero básico y ya trabajaba en un almacén de la sexta avenida en el Centro Histórico para ayudar con los ingresos en su casa.

La mañana del 16 de diciembre del 2001 Isabel salió de su casa y ya no volvió. Su mamá, Elvira, fue al almacén y solo le dijeron que un “muchacho de mal aspecto” la esperó al salir el día anterior.

Entonces la señora acudió a la Policía Nacional Civil (PNC) y al Ministerio Público (MP) a denunciar la desaparición y los agentes le cuestionaron si su hija era pandillera o prostituta, y no tomaron la denuncia pese a la obligación que tenían de hacerlo.

El cadáver de María Isabel fue localizado el 18 de diciembre en un terreno baldío en la zona 8 de Mixco. El informe forense confirmó que fue violada y torturada.

En mayo de 2014, el Estado de Guatemala fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al resolver que era responsable de las violaciones a los derechos de María Isabel Véliz Franco, así como la falta de respuesta eficaz a la denuncia presentada el 17 de diciembre del 2001 por la madre de la víctima ante el Ministerio Público al reportar la desaparición de su hija y las posteriores falencias en la investigación de los hechos.

 

Claudina

Otro caso sucedió en 2005. Claudina Velásquez Paiz salió el 12 de agosto a las 8.30 de su casa rumbo a la universidad. Cursaba el cuarto semestre de Derecho y no regresó.

Los padres de Claudina avisaron a la PNC que un amigo de su hija había hablado por teléfono con ella y se había quedado preocupado porque escuchó gritos de auxilio.

Agentes llegaron a la casa de la familia, en la zona 8 de Mixco, y preguntaron algunos detalles. Después, los padres llegaron a la subestación policial cercana y llevaron una fotografía. Los agentes les dijeron que no se preocuparan porque “andaba con su traído (novio) o seguramente se emborrachó”.

Claudina fue asesinada entre la medianoche y las 4 de la madrugada de ese 13 de agosto.

Alerta

La Corte hizo responsable al Estado de violar el Derecho a la Vida y a la Integridad Personal.

El MP estableció la alerta Isabel-Claudina para la búsqueda inmediata de desaparecidas a raíz de los casos y la resolución de la CIDH.

 

 

Contenido relacionado

>Mujeres: La violencia las desapareció y les arrebató la vida