Bomberos en constante riesgo y con recursos ajustados para salvar vidas

Los incendios del último fin de semana dejaron tres bomberos con quemaduras y se han sometido a tratamientos médicos para recuperarse. Las tragedias no se ha detenido y este lunes los cuerpos de socorro volvieron arriesgar sus vidas para evitar que se quemaran más casas en un asentamiento humano en la zona 6.

 (Foto Prensa Libre: Esbin García).
(Foto Prensa Libre: Esbin García).

Los riesgos de un bombero son latentes en cada emergencia que cubren, y el fin de semana pasado no fue la excepción: incendios en fábricas alertaron a los rescatistas. Apagando los incendios José Néstor Gómez Aceituno, Bryan David Donado y Juan Luis Morataya sufrieron quemaduras, ellos están bajo tratamientos médicos por las lesiones en sus manos y brazos. La labor de los socorristas no se detiene y el lunes volvieron a sofocar un incendio, en esta ocasión el fuego quemó cinco casas en la zona 6.

Josvin Borrayo, vocero de los Bomberos Municipales fotografió el domingo último el incendio en una recicladora de plásticos en la zona 3 capitalina, pero durante su labor atestiguó cómo sus compañeros estuvieron cerca de morir en las llamas del incendio.

“Estaba grabando cuando empecé a ver plástico derretido por las altas temperatura, y justo cuando captaba mis imágenes, compañeros se resbalaron y por reacción natural pusieron las manos en el suelo, luego las tenían en plástico derramado, los guantes no soportaron”, relató Borrayo.

Al ocurrir el incidente, los demás bomberos los asistieron echándoles agua en los brazos y manos y fueron evacuados del área y trasladados al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social 7-19, en zona 4 de Mixco.

Morataya ha salido del hospital, sus quemaduras no fueron tan severas. Donado y Gómez Aceituno aún están bajo tratamiento médico: ambos recibieron tratamiento.

Borrayo explicó que durante el incendio la estructura del inmueble -recicladora de plásticos- era metálica, pero por las “altas temperaturas” algunas bases se estaban fundiendo y empezaron a colapsar, por eso quedaron en riesgo los socorristas.

El traje

Lo indispensable para los bomberos en los incendios es tener un traje especial para poder caminar alrededor de las llamas y remover escombros.

Walter Sánchez, de Bomberos Voluntarios, expuso que un traje para incendios puede llegar a costar “unos Q15 mil, usado”.

El socorrista indicó que es necesario portar este tipo de indumentaria para que el rescatista pueda intervenir durante el incendio y lograr ayudar.

“El casco tiene un visor para evitar el ingreso de esquirlas en los ojos y soporta la alta temperatura. La casaca tiene varios pliegues de tela especial contra fuego, de igual manera el pantalón. Las botas son de uso industrial y su material es resistente”, explicó Sánchez.

En el Cuerpo de Bomberos Voluntarios los trajes han sido obtenidos por medio de compras y donaciones, pero no son suficientes. Algunos socorristas deben comprar su indumentaria e invertir más de Q10 mil en ese tipo de equipo. El presupuesto de esta institución es de Q115.2 millones, sin embargo la adquisición de trajes no es posible debido a que se atienden 134 compañías.

Se estima que dotar de indumentaria especial para incendios a cada bombero sería inversión de más de Q55 millones.

Los rescatistas voluntarios son tres mil 500 a escala nacional y de ellos son 560 de manera permanentes. Se estima que, por cada estación hay funcionando de dos a tres vehículos.

En el presupuesto 2019 se determina que por pago de salarios y prestaciones se invierten Q39.7 millones.

Según el oficial Walter Hermosilla durante 68 años de servicio de los Bomberos Voluntarios han muerto 20 rescatistas en emergencias cubiertas.

Incendio

La profesión de bomberos requiere de preparación y abnegación constante, el fin de semana los Bomberos Municipales y Bomberos Voluntarios coincidieron para apagar dos incendios, y este lunes lo volvieron hacer cuando cinco casas se quemaron en e asentamiento Próspero Penados, en la zona 6.

Cinco motobombas llegaron a la 10 calle y 12 avenida de la colonia Martinico en la zona 6 capitalina: socorristas municipales y voluntarios estaban de nuevo apagando el fuego.

El incendio arrasó con cinco casas de madera y lámina, el fuego empezó a propagarse a las 10:25 horas y cinco minutos después las viviendas se caían.

“Todo fue rápido, gritamos para alertarnos y los muchachos empezaron a llevar agua para evitar que el fuego siguiera. Incluso abrimos la puerta de otra casa con fuerza porque sino lo hacíamos se iban a quemar más casas”, relató Pérez.

Siete niños se quedaron sin hogar y ahora pernoctarán en el salón comunal de la colonia Martinico, los pequeños recordaron las tres palomas que tenían como mascotas y se quemaron en el incendio, se aliviaron con el rescate de tres patos.

Los vecinos empezaron a remover escombros y aseguraron que pronto reconstruirán las casas destruidas por el fuego en cinco minutos.

Contenido relacionado:

Estos son los últimos incendios de grandes proporciones en la capital y otras ciudades

Por estas características declaran al fiambre patrimonio cultural intangible de la Nación

Prevén lluvia de moderada a fuerte en próximos tres días