Gustavo Alejos será procesado por evadir orden de hospitalización

En audiencia, Gustavo Alejos, implicado en cinco casos de corrupción, justifica que hubiera carnes, licores y cervezas en el anexo del sanatorio.

Gustavo Alejos espera la indagatoria con la jueza Erika Aifán. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)
Gustavo Alejos espera la indagatoria con la jueza Erika Aifán. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)

Gustavo Alejos, exfuncionario y señalado de operador de cortes judiciales, fue procesado por el delito de evasión, luego de que el Ministerio Público (MP) documentara cómo pasaba sin custodia del sanatorio privado Ciudad Nueva, zona 2, a un anexo del mismo centro.

Esa fue la resolución de Erika Aifán, jueza de Mayor Riesgo D, quien conoce este caso y quien a su vez no fue incluida en la lista de nominados a magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

La juzgadora aclaró que el permiso de prisión preventiva en el hospital es para la sede central y no para el anexo.

Aifán recordó que hay contradicciones en las evaluaciones médicas que el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) intentó hacer a Alejos porque cada vez que los médicos de esa institución se presentaron a evaluarlo no asistió.

La jueza recibió los informes médicos del Inacif y leyó la conclusión: “su condición clínica estable y no presenta signos clínicos que sugieran que está peligro su vida”.

Además, Aifán expuso que los análisis médicos del Inacif concluyeron que puede “recibir su tratamiento en un ambiente no hospitalario”.

Este es entonces el quinto caso en el que Alejos está procesado. Los otros son Cooptación del Estado, Negociantes de la salud, Transurbano y Red de poder, corrupción y lavado -está detenido por el caso Financiamiento a la UNE, pero aún está en desarrollo la audiencia de primera declaración-.

Lo niega

En audiencia, Alejos negó este 20 de febrero que haya cometido el delito de evasión mientras estuvo internado en el sanatorio privado, donde se reunió con jueces, comisionados de postulación de cortes y aspirantes a magistrados entre el 12 y 16 de febrero.

Dijo que en ningún momento tomó un vehículo para huir del hospital y que el Ministerio Público (MP) y la Policía Nacional Civil (PNC) lo detuvieron en ese mismo lugar, con lo cual, según él, no cuadra el delito.

Sobre las fotos en las que se le ve cruzando la calle entre el hospital y el anexo sin custodia del Sistema Penitenciario, Alejos dijo que eso obedeció a que iba a una clínica de control de peso porque necesita bajar 20 libras y que si fue fotografiado afuera de ese centro fue porque salió a despedirse de sus visitas.

El también empresario reclamó que el Ministerio Público MP presente como indicios en su contra la refrigeradora con carne, cervezas, gaseosas, así como un bar con licores, lo cual fue encontrado en el anexo del hospital privado -donde él atendió a aquellas personas, en el contexto de la elección de magistrados judiciales-. Señaló que tener esos productos “no es pecado” y que, en el caso de las cervezas, fueron un regalo del día del cariño. Aunque, no obstante, dijo tener dos años de no beber alcohol.

Asimismo se quejó de la cárcel de Matamoros, donde guarda prisión provisional y que calificó de inhumana, porque está junto a personas que han cometido “delitos muy graves” y mencionó a Eduardo Guayo Cano, condenado a 372 años por la muerte de policías en Salcajá en 2013, y personas sindicadas por la muerte del Marino. Dijo que pasa 24 horas encerrado, sin luz ni baño y hoy tuvo que bañarse con un garrafón de agua pura.

¿Y las visitas?

En rueda de prensa, Alejos dijo que no se referirá sobre las reuniones que tuvo entre el 12 y 16 de febrero en el anexo de Ciudad Nueva, donde supuestamente hubo manipuleo para definir listas de magistrados judiciales, porque la indagatoria de hoy no se refiere a esos hechos que le señalan.

MP proyecta fotos de los indicios incautados en allanamiento donde fue capturado Gustavo. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)