Capturan a dos exdirectivos de Bancafé por supuesto delito de quiebra fraudulenta

La orden de captura contra exdirectivos de Bancafé fue ejecutada en Torre de Tribunales

Varias personas perdieron sus ahorros con la quiebra de Bancafé. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Varias personas perdieron sus ahorros con la quiebra de Bancafé. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Ministerio Público (MP) informó este viernes 9 de abril que a solicitud de la Unidad de Bancos de la Fiscalía contra el Crimen Organizado, el Juzgado Cuarto de Primera Instancia Penal emitió orden de captura contra exdirectivos de Banco del Café, S.A.

Las órdenes de captura son por el delito  de quiebra fraudulenta en este nuevo caso.

Los detenidos son Manuel Eduardo González Castillo y Jorge Alfredo González Castillo.

La orden de captura fue ejecutada en Torre de Tribunales, añadió el ente investigador.

El 20 de octubre de 2006 se informó que el Banco del Café (Bancafé) se había declarado en quiebra.

Bancafé fue fundado el 16 de octubre de 1978, con el objetivo de apoyar la producción y exportación del café. En ese entonces, contaba con 165 agencias. En 1998 también adquiere los derechos de Multibanco, una entidad pequeña especializada en atender créditos personales.

La corporación a la que pertenecía Bancafé incluía una off shore (fuera del país) llamada Bancafe International Bank, la cual operaba en Barbados.

Luego de nueve años de estar en prisión por su implicación en el caso Bancafé International Bank (BIB), el exbanquero Eduardo González Castillo fue beneficiado julio 2020 con una medida sustitutiva por el juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez.

De acuerdo la resolución de juez, González Castillo fue beneficiado por razones humanitarias, al ser considerado vulnerable a la pandemia de coronavirus y dejará la prisión donde se encuentra recluido a la espera de un juicio.

González Castillo estaba en prisión desde el 2011, cuando junto con otros integrantes de la junta directiva del desaparecido Bancafé fueron capturados por los delitos de lavado de dinero, caso especial de estafa, intermediación financiera y conspiración.

La imputación hecha por el MP señalaba que los procesados utilizaron US$204 millones de depósitos de inversionistas y cuentahabientes.