Dimite comisionado antimafias de ONU en Guatemala

El jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Carlos Castresana, informó este lunes que presentó su renuncia al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que ya le fue aceptada y que en los próximos días será nombrado su sucesor. Pidió además la destitución de Conrado Reyes, nuevo jefe del Ministerio Público, “por su relación con el narcotráfico”.

Publicado el
Carlos Castresana, durante la conferencia de prensa. (Foto Prensa Libre: EFE)
Carlos Castresana, durante la conferencia de prensa. (Foto Prensa Libre: EFE)

El jurista español argumentó que tanto él como la Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig) son víctimas de “ataques sistemáticos” y que “ya no hay más que hacer por Guatemala”.

Otra razón de su salida es que las autoridades guatemaltecas han incumplido con algunos acuerdos suscritos para sacar adelante al sector justicia, debido al ambiente de impunidad que prevalece en el país, un 98 por ciento.

El jefe de la Cicig agradeció a la sociedad civil y a los medios de comunicación que apoyaron en dar a conocer los avances que logró mientras estuvo al frente de la Comisión Internacional. Además instó a los fiscales que están comprometidos con la justicia en el país a seguir adelante.

Pide renuncia de Reyes

En la misma conferencia de prensa en la que informó sobre su renuncia, Castresana señaló que pidió al presidente Álvaro Colom la destitución de Conrado Reyes, recién nombrado fiscal general, de quien dijo, “no es la persona que el país merece ni necesita”.

El todavía jefe de la Cicig, acusó a Reyes de haber alcanzado ese alto cargo mediante pactos de bufetes de abogados vinculados con narcotraficantes. “Ha demostrado compromisos con organizaciones ilícitas y no con el Estado de Derecho”, alegó.

Cuando Reyes asumió, dijo Castresana, llegaron personas relacionadas con Carlos Quintanilla, el principal implicado en el espionaje en la Casa Presidencial que goza libertad bajo arresto domiciliario, quienes tomaron el control inmediato de las interferencias de llamadas telefónicas, con fines maliciosos.

“No nos salen las cuentas con la Fiscalía General”, aseveró Castresana al tiempo que pidió a los fiscales honrados e intachables que cierren filas contra Reyes, ya sea por medio de recursos pendientes en la Corte de Constitucionalidad (CC) o exigiendo su renuncia.

Un país libre de mafias

Al final de la conferencia, Castresana se despidió de ciertos sectores con agradecimientos y los exhortó a que ayuden a que Guatemala pueda ser un país libre de mafias.

El comisionado saludó únicamente el trabajo de la sociedad civil, la prensa, jueces, policías, fiscales y los países donantes que a lo largo de los últimos años tuvieron relación con la Cicig.

En general, su llamado fue a no claudicar en el esfuerzo por detener “la acometida” contra el estado de Derecho del país.

Gobierno guarda silencio

Activistas y diputados no encuentran respuestas a la repentina renuncia de Castresana al frente de la Cicig, mientras que el Gobierno guarda silencio.

“Creo que no se han dado las verdaderas razones de su renuncia, puede haber más. Era evidente que ante los primeros resultados (Castresana) tenía una posición de mucha tensión. Da la impresión que tiró la toalla”, comentó la activista contra la impunidad Carmen Aída Ibarra, en declaraciones a Emisoras Unidas.

El oficialista Roberto Alejos, presidente del Congreso, lamentó la renuncia sin comentar los motivos y dijo que el Congreso de la República tiene claro que debe trabajar en la agenda de seguridad que el propio Castresana enumeró en su momento.

Por su parte, Roberto Molina, presidente de la Corte de Constitucionalidad (CC), también lamentó el paso atrás del comisionado y aclaró que los recursos pendientes sobre el proceso de elección de fiscal General serán resueltos conforme a Derecho.

El Gobierno informó que en las próximas horas dará a conocer la postura sobre la renuncia de Castresana mediante un comunicado.