Disputa por montículo de sitio Kaminaljuyú

Empresa constructora busca liberar el paso vehicular de centro comercial porque sería la salida a la calzada San Juan, pues ya tiene una sobre la Roosevelt.

Publicado el
Un acuerdo ministerial emitido el 24 de febrero del 2011 declara como “Patrimonio Cultural de la Nación Intocables” los montículos de Kaminaljuyú y sitios arqueológicos periféricos. (Foto Prensa Libre: Billy Melgar)
Un acuerdo ministerial emitido el 24 de febrero del 2011 declara como “Patrimonio Cultural de la Nación Intocables” los montículos de Kaminaljuyú y sitios arqueológicos periféricos. (Foto Prensa Libre: Billy Melgar)

El destino del montículo C-IV-4 ubicado en la parte posterior de un centro comercial, en la calzada San Juan y 13 calle, zona 7, ha desatado polémica después de que la compañía constructora presentó una nueva solicitud para edificar un parqueo en el área.

La empresa busca liberar el paso porque sería la salida del comercial a la calzada San Juan, pues ya tiene una sobre la Roosevelt.

En el 2013 comenzaron los trabajos de investigación para determinar la cantidad de vestigios maya posee el área mencionada y  el espacio que debe resguardarse para evitar dañar cualquier pieza arqueológica.

Se calcula que el montículo data de unos 400 años antes de Cristo y pertenece al período Preclásico. Contiene rastros de un sistema de canales que refleja un sofisticado manejo hidráulico de los antiguos mayas, explica Bárbara Arroyo, encargada del sitio Kaminaljuyú.

Patrimonio intocable

Un acuerdo ministerial emitido el 24 de febrero del 2011 declara como “Patrimonio Cultural de la Nación Intocables” los montículos de Kaminaljuyú y sitios arqueológicos periféricos.

Cuando los trabajos de construcción comenzaron en el centro comercial Asia Mall, Arroyo solicitó que se hicieran excavaciones más profundas, pues se perforaron pozos de uno por un metro.

Cuando las excavaciones llegaron a 1.20 metros se encontró relleno cultural prehispánico, y fue entonces cuando la experta sugirió profundizar y se descubrió un sistema de canales hidráulicos de 3.50 metros.

“Las tres propuestas que presentó la compañía constructora consistían en edificar parqueos. Un proyecto era colocar los carros al lado del montículo; otro, hacer un segundo nivel. Eran inviables y fueron rechazadas”, detalló Arroyo, exintegrante del Consejo Técnico de Arqueología.

Según algunos de sus colegas, quienes pidieron no ser citados, la razón por la que fue  removida Arroyo de su puesto del Consejo fue que se opuso a que el montículo fuera afectado. Sin embargo, Arroyo,   arqueóloga con una extensa carrera, rechaza ese extremo.

El Consejo debe ser integrado por trabajadores de los renglones 011 y 022 del Ministerio de Cultura, pero ambos arqueólogos estaban contratados en el 029, explicó la profesional.

Ana Lucía Arroyave, jefa del Departamento de Monumentos Prehispánicos  del Ministerio de Cultura y Deportes, reconoce la controversia surgida alrededor del montículo prehispánico, la cual no ha sido la primera en esa área dentro de la cual hay vestigios y que ha tenido un enorme crecimiento comercial en dos décadas.

“Hemos tratado de alguna forma de defender el montículo hasta donde la ley lo permite; son de los pocos aislados que quedan en el área”, explicó.

“Entendemos que la constructora quiere ampliar en el centro comercial y hacer más pisos, pero las propuestas no son amigables”, dijo Arroyave.

Agregó que el Ministerio sugirió que el montículo pueda ser apreciado al aire libre. El tema de los canales, sin embargo, “es más complicado, porque están muy profundos”.

“Hasta el momento no hemos recibido una propuesta digna”,  recalcó Arrollave.

Prensa Libre intentó obtener una versión del centro comercial; sin embargo, la administradora Glendy Molina informó que la gerente general se encuentra de viaje.

La necesidad de excavar

El arqueólogo Arthur Demarest explicó que hay  controversia en las fechas a las que pertenece la mayor parte de los vestigios de Kaminaljuyú.

Hay una diferencia de opinión en cuanto al origen de los estados mayas más tempranos, de ahí la importancia de resguardar vestigios.

Para arqueólogos como Takeshi Inomata, las fechas de algunos acontecimientos de Kaminaljuyú pudieron haber ocurrido 400 años después de lo que hasta ahora se creía.

“Esta diferencia de opiniones ya es una controversia muy fuerte e importante y solamente podría zanjarse, según Michael Love, al obtener  muestras nuevas de radiocarbono en el área de Kaminaljuyú, para refechar con técnicas más modernas”, señaló Demarest.