El policía que vendía armas a pandilleros y que ahora enfrenta a la justicia por dos delitos

Autoridades capturaron 20 personas implicadas en extorsiones, asesinatos y conspiraciones para cometer asesinatos.

Archivado en:

ExtorsionespandillasPNC
Operativos de captura contra dos grupos de extorsionistas. (Foto: Hemeroteca PL)
Operativos de captura contra dos grupos de extorsionistas. (Foto: Hemeroteca PL)

Dentro de las 20 personas que fueron detenidas el 22 de abril durante un operativo contra extorsionistas figura un agente de la Policía Nacional Civil (PNC) que, según las investigaciones, era quien proporcionaba armas a los delincuentes.

Se trata de Erick Alonso Castro Najarro, de 36 años, aprehendido en la aldea El Jicaral, Jalpatagua, Jutiapa.

El agente tenía una orden de captura por los delitos de asociación ilícita y venta ilegal de armas de fuego.

En detalle, el Ministerio Público (MP) dijo que Castro vendía armas a la clica Little Psycho Criminal, de la pandilla Barrio 18.

Según un organigrama elaborado por la PNC, Castro Najarro es un colaborador de la pandilla o “paro y/o bandera”. Las autoridades no precisaron cuántas armas y de qué tipo suministraba el agente.

Siga leyendo | Corrupción: Ligan a proceso a tres personas por caso de batas sin esterilidad

Las otras 19 capturas ocurrieron en las zonas capitalinas 5 y 18, así como en San Miguel Petapa, Villa Nueva, San Juan Sacatepéquez, Mixco, Santa Catarina Pinula, Villa Canales y Chinautla.

La batida fue contra extorsionistas de las clicas Little Psycho Criminal y Hollywood Gangster, ambas del barrio 18, a quienes, junto a ocho reos, se les atribuirán ante juez los delitos de conspiración para el asesinato, asociación ilícita, exacciones intimidatorias, obstrucción extorsiva del tránsito y asesinato.

Según la fiscalía, esos grupos estarían detrás de un ataque armado contra trabajadores de una empresa de productos de consumo diario y que comenzaron a exigir Q25 mil quincenales a cambio de no atentar contra la vida de los trabajadores.

En total, la pesquisa estableció que la empresa fue afectada en su patrimonio por un monto de Q700 mil.

Al grupo de detenidos se les atribuye el asesinato de dos pandilleros rivales, así como 17 conspiraciones para cometer asesinato.

Durante los operativos también fue capturado un menor de edad y dos adultos en flagrancia, así como la incautación de cinco celulares y droga.