“Estamos preocupados”: Embajador de Estados Unidos en Guatemala habla sobre la salida de jueza Erika Aifán y la situación de justicia en el país

William W. Popp, embajador de EE. UU. en Guatemala, dice que su país espera que haya fortalecimiento del estado de derecho.

Publicado el
El embajador de los Estados Unidos en Guatemala, William W. Popp se refiere a la situación de Erika Aifán. (Foto Prensa Libre: La Red)
El embajador de los Estados Unidos en Guatemala, William W. Popp se refiere a la situación de Erika Aifán. (Foto Prensa Libre: La Red)

El embajador de los Estados Unidos en Guatemala, William W. Popp, se refirió este jueves 24 de marzo sobre la salida de Erika Aifán del Juzgado de Mayor Riesgo D y la situación en general con los jueces del país, y afirmó que están preocupados.

El embajador Popp acudió al lanzamiento oficial del Pago en Línea de Aranceles, que es un sistema  para gestión de trámites del Departamento de Regulación de Productos Farmacéuticos y Afines.

Este proyecto de modernización digital fue gracias al apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y según las autoridades de Salud, “favorece significativamente” al sector farmacéutico, pues agiliza el comercio en Guatemala.

Luego del evento, el embajador Popp fue abordo por La Red, y se le consultó sobre la renuncia y salida del país de Erika Aifán, quien se exilió en Estados Unidos y el lunes 21 de marzo presentó su renuncia como jueza primera de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Mayor Riesgo “D”, por presiones y amenazas que ponían en riesgo su vida.

“Bueno, estamos preocupados por lo que ha pasado con el caso de ella -Erika Aifán- y con algunos otros. Esperamos que haya un fortalecimiento del estado de derecho aquí en Guatemala…Es muy importante para la inversión, la justicia y muy importante para el futuro de los guatemaltecos”, dijo el embajador Popp en unas breves declaraciones.

El pasado 9 de marzo, la jueza Erika Aifán presentó pruebas de descargo por una solicitud de retiro de antejuicio en su contra; mientas, el embajador William W. Popp le mostró respaldo.

William W. Popp, embajador de los Estados Unidos en Guatemala, se presentó ese día a la Torre de Tribunales para mostrar apoyo a Aifán, quien enfrenta un nuevo proceso de retiro de antejuicio.

Aifán era señalada por integrantes del Instituto de Magistrados del Organismo Judicial de haber autorizado diligencias de investigación en el caso Comisiones Paralelas 2020.

Lea además: “El riesgo no solo de una detención, sino de muerte”: Erika Aifán habla desde el exilio con El Faro

Más respaldo a Aifán

El Observatorio Internacional sobre los Derechos Humanos en Guatemala, integrado por varias organizaciones, emitió un pronunciamiento en las redes sociales de las mencionadas entidades, en las que respaldan a Erika Aifán, quien permanece en el exilio desde el pasado 9 de marzo.

“Desde el Observatorio Internacional sobre los Derechos Humanos en Guatemala respaldamos a la jueza Erika Aifán, hoy en el exilio a consecuencia de los ataques en contra de su persona y su labor, en la lucha por una justicia independiente en Guatemala. Su valentía en la tramitación de los más graves casos de corrupción es un ejemplo para toda la judicatura independiente en la región”, dice el pronunciamiento.

Comunicado de El Observatorio Internacional sobre los Derechos Humanos en Guatemala en respaldo a Erika Aifán. (Foto Prensa Libre: El Observatorio Internacional sobre los Derechos Humanos en Guatemala)

La Unión Europea

Peter Stano, portavoz principal de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, emitió un comunicado el miércoles 23 de marzo, desde Bruselas, Bélgica, en el que se refiere al “deterioro del estado de derecho” en Guatemala.

El comunicado menciona que “la proliferación de procesos judiciales emprendidos por las autoridades de Guatemala contra varios jueces, fiscales y abogados independientes que han estado involucrados en la investigación de casos anticorrupción, sigue un patrón profundamente preocupante”.

Agrega que más de 20 jueces, abogados y fiscales guatemaltecos ya abandonaron el país por temor a su seguridad.

Lea también: Renuncia la jueza Erika Aifán debido a las “presiones, amenazas y hostigamiento” en su contra, que amenazan su vida

“En el transcurso de esta semana hemos visto la renuncia y exilio de la jueza Erika Aifán y la decisión de la Corte Suprema de Justicia de suspender de su función al juez Pablo Xitumul”, se lee en la declaración atribuida a Stano

También se menciona que los procedimientos judiciales no deben utilizarse como medio de hostigamiento e intimidación.

“La UE reitera su llamamiento a las autoridades guatemaltecas para que garanticen la seguridad e integridad de los jueces, fiscales y abogados implicados, que también se han enfrentado a amenazas de violencia”, agrega el documento.

“Estos acontecimientos sirven para debilitar aún más el estado de derecho y la independencia de la justicia en Guatemala, erosionando la base sobre la que se fundamenta la democracia”, concluye la declaración.

Salida de jueces

Durante esta semana dos jueces de mayor riesgo han enfrentado persecución por el trabajo anticorrupción que han realizado.

Pablo Xitumul de Paz, Juez de Primera Instancia del Tribunal Primero de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente con competencia para conocer procesos de Mayor Riesgo, Grupo C, fue separado del cargo, con goce de salario, según una resolvió la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el pasado 22 de marzo.

La suspensión del cargo es debido a que el juez Xitumul ya no goza de derecho de antejuicio, pues se lo retiraron el 9 de febrero de 2022, por una investigación en curso por una denuncia interpuesta por el inspector de la Policía Nacional Civil (PNC), José Cuxaj, quien lo señaló de no haberle permitido la inspección del automóvil en el que se transportaba el juzgador en febrero de 2019.

Un día antes, el 21 de marzo, Erika Aifán titular del Juzgado de Mayor Riesgo D presentó su renuncia al cargo en la Secretaría de la Corte Suprema de Justicia aduciendo que ha sido víctima de amenazas y que no tiene garantías suficientes de protección a su vida e integridad física y por eso se fue al exilio a Washington, D.C., Estados Unidos.