“El último pastel”: madre de Luz María, joven que fue brutalmente asesinada, conmemora el cumpleaños de su hija en el lugar donde fue hallada sin vida

El principal sospechoso del crimen es el esposo de la víctima, Jorge Rafael Zea; se espera que el juicio inicie el próximo 26 de julio.

Publicado el
Familia y amigos de Luz María López esperan que la justicia no se siga aplazando. Fotografía: Prensa Libre (Elmer Vargas).
Familia y amigos de Luz María López esperan que la justicia no se siga aplazando. Fotografía: Prensa Libre (Elmer Vargas).

“No es justo que nos maten a nuestras hijas de esa manera”, exclamó Ada Morales, la madre de Luz María López, una trabajadora del Ministerio Público (MP) que fue brutalmente asesinada en enero del 2021.

El 20 de enero de ese año fue la última vez que Luz María fue vista con vida y el viernes 22 de enero su cuerpo fue localizado en un tragante de la zona 2, a tan solo unas cuadras de su lugar de trabajo.

Los informes forenses señalan que la mujer sufrió una tortura, su cuerpo presentaba severas marcas de violencia y las pruebas confirmaron que Luz María fue quemada viva.

Existe un sospechoso: el esposo de Luz María. Se trata de Jorge Rafael Zea, quién fue capturado poco tiempo después del crimen, pero tácticas de sus abogados defensores han retrasado el proceso penal.

Fue apenas a finales del año pasado que un juez resolvió enviarle a juicio acusado por el femicidio de su esposa, pero el debate oral y público se espera comience hasta el próximo 26 de julio.

Yo solamente pido que no estén cambiando las fechas, que si se pudiera dieran los juicios seguidos para encontrar una condena pronta y terminar con esto, que el Organismo Judicial se ponga la mano en la conciencia y vea que es un gran sufrimiento”, señala la madre de Luz.

Celebran su cumpleaños

El próximo martes 17 de mayo Luz María estaría cumpliendo 27 años, por eso sus familiares y amigos más cercanos decidieron recordarla haciendo una convivencia en el lugar donde su cuerpo fue localizado.

Como toda celebración de cumpleaños no podía faltar un pastel, pero el de esta conmemoración no fue un pastel cualquiera, fue uno hecho por la mamá de Luz, como acostumbran celebrar cada uno de sus cumpleaños.

“Venimos a partirle su último pastel. Para mí como madre es bien difícil, pero quería hacerlo, tenía el deseo de hacerlo”, comenta la madre de Luz a medida que cada palabra le aviva el recuerdo de su hija asesinada.

“Nunca más lo voy a volver a hacer. Este fue el último pastel que yo partí para mi hija con todo mi amor, con tanto dolor, pero lo quería hacer para compartir con las personas que están conmigo en la lucha”.

Luz María recibía en cada uno de sus cumpleaños un pastel hecho por su mamá. Fotografía: Prensa Libre (Elmer Vargas).
Luz María recibía en cada uno de sus cumpleaños un pastel hecho por su mamá. Fotografía: Prensa Libre (Elmer Vargas).
1/1

Ada aún tiene un “pedacito” de Luz María con ella, se trata de su pequeña nieta, una niña que sin saberlo le está dando a su abuela todas las fuerzas necesarias para salir adelante.

“Tengo que continuar porque tengo una nieta que cuidar, tengo una niña que sacar adelante así como hice con su madre y tengo que seguir adelante para ella”, comenta.

Ella espera que su nieta siga los pasos de Luz y se convierta en toda una profesional. “Mi meta es poder hacer una mujer, otra gran mujer de bien para la sociedad porque mi hija era una mujer de bien, estudiada, preparada. Espero en Dios lograr que mi nieta se gradúe como su madre de la universidad, que salga una profesional y que sirva al mundo”.

Lea también: Femicidios en Guatemala: 396 mujeres fueron asesinadas en ocho meses del 2021  

Clamor por justicia

En medio de la conmoración por el cumpleaños de Luz María, los asistentes pidieron  justicia. Ada espera que el Organismo Judicial (OJ) tome el proceso por el crimen de su hija con la seriedad que se merece.

Queremos una justicia pronta para ya no estar con el pendiente abierto, porque tenemos abierta esta llaga, este recuerdo de todo lo que pasó mi hija…fue quemada aun estando viva, no es justo que se tenga ese recuerdo tan terrible y que no se pueda cerrar rápido”, recordó.

En su travesía por los juzgados, Ada se ha percatado que no es la única madre a quien la violencia le arrebató a su hija, asegura que como ella hay muchas madres que esperan lo mismo: justicia por la muerte de sus hijas.

“Que traten la manera de agilizar estos casos de femicidio porque yo no soy la única madre que está pasando por esto, vemos muchas mamás en la lucha y queremos justicia para nuestras hijas”, culminó.