Trasladan a Guayo Cano por temor a fuga

Autoridades del Sistema Penitenciario (SP) informaron que el presunto narcotraficante Eduardo Villatoro Cano, alias Guayo Cano, fue trasladado de la cárcel militar Matamoros hacia la prisión de máxima seguridad Fraijanes 2.

El Ministerio Público señala a Guayo Cano de ordenar la masacre de ocho policías en Salcajá en 2013. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El Ministerio Público señala a Guayo Cano de ordenar la masacre de ocho policías en Salcajá en 2013. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El viernes recién pasado autoridades del Ministerio de Gobernación (Mingob) realizaron una requisa en la cárcel Matamoros, donde supuestamente encontraron un mapa que confirmaba las intenciones de Villatoro Cano de fugarse de esa prisión militar.

Aunque Guayo Cano negó ser el autor del supuesto mapa de la fuga, su traslado se llevó a cabo el viernes por la noche. Rudy Esquivel, portavoz del SP, indicó que Guayo Cano fue llevado a la cárcel de máxima seguridad Fraijanes 2.

El viceministro de Gobernación, Elmer Sosa, dijo  que el traslado a Fraijanes se hizo por razones de seguridad. “Los indicios hallados en Matamoros indican que existe un plan de fuga. Por eso, el director del SP ordenó el traslado”, expresó Sosa.

Planeaba fugarse

Luego de una sorpresiva requisa efectuada este viernes en la cárcel del cuartel militar Matamoros, la Policía Nacional Civil (PNC) indicó que se localizó un presunto mapa con el que Villatoro Cano aparentemente pretendía fugarse.

El boletín oficial señala que las fuerzas de seguridad recibieron información de inteligencia sobre que el presunto capo planeaba su fuga con apoyo de un grupo delictivo.

El descubrimiento habría sido posible después de que las autoridades de la cárcel sospecharon por el afán de Cano en solicitar algunos privilegios.

Luego de una jornada de requisas en ese centro carcelario dentro del cuartel militar, trascendió el traslado de Villatoro Cano a otro centro carcelario, acción que fue acompañada por un fuerte contingente policial. Autoridades del Sistema Penitenciario no han brindado información sobre la orden de traslado, ni cuál será la nueva ubicación del reo.

Semanas de investigación

La Policía Nacional Civil explicó que tuvo acceso a información que confirmaba que en las últimas dos semanas, Cano había mostrado un comportamiento “irregular”, se volvió más reservado y despertó sospechas en las autoridades, al extremo que se comenzó una vigilancia más cercana.

Detalla la policía que el pasado jueves se instaló un operativo perimetral con la finalidad de hacer este viernes las requisas, al tiempo que se profundizó en las visitas y más recientes comunicaciones de Cano con personas externas.

La policía coincide con los servicios de inteligencia, que Cano pretendía una fuga violenta y aunque se ignora los detalles, utilizaría granadas de fragmentación en áreas previamente identificadas como vulnerables para facilitar su salida.

La investigación por el momento se basa en el personal custodio del Sistema Penitenciario, que podría estar en componendas con el reo y serían estos quienes le facilitarían la fuga.

Niega plan de fuga

Villatoro Cano logró comunicación telefónica en exclusiva con Guatevisión y ofreció su versión de los hechos, resaltando que el plan de fuga divulgado por las autoridades “es una mentira” y niega ser el autor del supuesto mapa que detallaba su plan de fuga.

“Yo estaba parado en la puerta, hicieron la requisa, no hallaron nada, ya ahora sale que me hallaron un mapa, aunque es un cuadrito todo feo, no sé que clase de mapa es… yo pienso que hay alguien que me quiere matar y me quieren sacar con alguna casaca… que me hagan una prueba de letra para saber si yo escribí algo”, dijo Villatoro Cano.

 

Implicado en matanza

Eduardo Villatoro Cano, alias “Guayo Cano”, fue capturado el 4 de octubre de 2013 en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México, a unos 160 kilómetros aproximadamente   de la frontera con Guatemala, luego de que se interceptara en un operativo de las autoridades mexicanas.

Cano fue señalado de ser el presunto líder de una banda de narcotraficantes guatemaltecos acusados de masacrar a ocho policías el 13 de junio de ese año en un ataque perpetrado contra la subestación de la Policía Nacional Civil (PNC) en Salcajá, Quetzaltenango y que dejó ocho policías muertos y al jefe de la estación desaparecido, identificado como César García Cortez.

En junio de 2013 fueron hallados en el río Valparaíso, Huehuetenango, restos humanos que pertenecían al agente García Cortez quien según las investigaciones fue torturado, decapitado y descuartizado por los hombres de Villatoro Cano.

El 16 de marzo de 2015, el Juzgado B de Mayor Riesgo, resolvió enviar a juicio a Villatoro Cano y otras 14 personas, miembros de su estructura, para determinar su culpabilidad en la masacre de los agentes policiales.

Según el Ministerio Público, el presunto narcotraficante, originario de Huehuetenango, es el autor intelectual del crimen contra los agentes policiales, a quienes responsabilizó del robo de dinero a su organización.

Sanguinario

Investigadores señalaron en 2014 en una investigación realizada por el Faro de El Salvador que Villatoro Cano empezó su vida criminal en 2007 cuando empezó a trabajar en un grupo vinculado al tráfico de personas que viajan rumbo a Estados Unidos. Fue en 2008 cuando luego de perpetrar varias muertes, logra consolidarse y formar una estructura.

Según el citado reportaje, “Guayo Cano” tuvo ayuda y entrenamiento de brazos armados del Cartel del Golfo y de los Zetas a quienes ayudó a ingresar a operar a territorio guatemalteco gracias a “alianzas” para cobrar sanguinarias venganzas contra otros grupos del narcotráfico que disputaban territorio con los grupos mexicanos.