Gregorio Valdez es el amigo influyente de los políticos

Gregorio  Valdez O´Connell  volvió a captar la atención pública después de que  en la declaración anticipada que rindió Juan Carlos Monzón, en el caso de  Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ), lo identificó como un intermediario junto con el argentino Mauricio José Garín y otro más de quien no  mencionó su nombre.

Archivado en:

Caso TCQGregorio Valdez
Gregorio Valdez, en una de las escasas fotografías disponibles. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Gregorio Valdez, en una de las escasas fotografías disponibles. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los argentinos, de acuerdo con Monzón, eran los encargados de gestionar las transferencias monetarias que fueron entregadas  a Jonathan Harry Chévez, a quien la Fiscalía acusa de comprar bienes para los exmandatarios y lavar grandes cantidades de dinero.

El financista

Valdez O´Connell  nació en una familia dedicada al negocio de la banca y del que provino  parte de su fortuna, a la muerte de su padre.

Se le conoce como un empresario  que incursionó en muchos negocios, entre estos el de la construcción y la  impresión de pasaportes.

Su nombre se vincula con los gobiernos de Álvaro Arzú y Óscar Berger como  financista, de acuerdo con diputados que lo conocieron en esa época.

Durante la campaña de Álvaro Colom, la que lo llevó a la Presidencia en el 2007, Gustavo Alejos llegó al partido.

Poco tiempo después fue Alejos quien presentó   a Valdez O´Connell  a la cúpula de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

Según un informe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), desde su cargo de secretario privado —durante el gobierno de la UNE—, Gustavo Alejos privilegió la repartición de negocios públicos y  el nombramiento de ministros, secretarios y directores.

El escándalo

Algunos de los entrevistados recordaron que, después del primer año de gobierno, hubo un distanciamiento entre Alejos y Valdez O´Connell.  

El 15 de julio fueron condenados 10 sindicados por el asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg Marzano. Valdez  O´Connell no pudo evitar ser alcanzado por el escándalo ocurrido el 10 de mayo del 2009.

La muerte de  Rosenberg Marzano causó gran conmoción,  pues en el  video  que grabó  acusó de su muerte al entonces presidente  Colom y a otros funcionarios.

“La razón por la cual estoy muerto al momento que ustedes vean este mensaje es única y exclusivamente porque hasta el último momento fui abogado del señor Khalil Musa y su hija Marjorie Musa, quienes fueron cobardemente asesinados por el señor presidente Álvaro Colom, en abril, con el consentimiento de su esposa Sandra Torres, Gustavo Alejos y el empresario Gregorio Valdez”.

Las declaraciones y escuchas en el caso La Línea, este año,  sacaron a flote el nombre de Luis Mendizábal, ahora prófugo.

Mendizábal fue director de la empresa Corporación Inmobiliaria La Luz, que elaboraba los pasaportes del país, y de la que  Rosenberg fue su asesor legal.

La Luz estaba relacionada con  Landosa Digital, en la que Luis Eduardo López, piloto de Rosenberg, apareció como socio y  quien impugnó en la Corte de Constitucionalidad la licitación de pasaportes que había sido otorgada a Easy Marketing, propiedad de Valdez.

El piloto de la DEA

“A Gregorio recuerdo haberlo visto en los hangares, pues él prestaba los helicópteros durante la campaña. Era muy amigo de Gustavo Alejos”, recuerda Mario Taracena, presidente del Congreso.

El libro Cocaine, Contras & Drug War, escrito por dos exagentes de la  Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés), menciona a Valdez  O´Connell. Celerino Castillo y David Harmon, sus autores, conocieron al mencionado personaje a finales de 1988.

“Me di cuenta de lo irremediablemente enredada que era la DEA, la CIA y otras entidades de América Central. Las líneas que deberían haber definido nuestros límites éticos se pasaron por encima y rasparon hasta que se fundieron en la nada”, escribieron Castillo y Harmon como preámbulo antes de narrar su encuentro con él.

Para agradecer esos contratos, el joven empresario organizaba fiestas con prostitutas y bailarinas a las que invitaba “a sus amigos de la CIA, DEA y la embajada”, cita el libro.

Los agentes se encontraron con el nombre de Valdez O´Connell con un caso ya abierto por la financiación de una operación de drogas.

Castillo y Harmon empezaron a vigilarlo, y días después se preparaba para ejecutar una carga de cocaína a Miami para unos clientes colombianos. “Cuando Larry y yo lo enfrentamos con nuestra evidencia, confesó inmediatamente y firmó una declaración sobre su participación con el cartel. Valdez dijo que era solo por emoción”, anotan.

“La CIA y la DEA continuaron dando sus negocios a Valdez, y él continuó celebrando fiestas salvajes que duraban  hasta la madrugada. Habían desaparecido las líneas”, puntualizan Castillo y Harmon en el referido libro.

Conyma

Valdez  O´Connell es el  representante de Construcciones y Materiales que, según  Guatecompras, obtuvo 24 concursos,  y de estos  21 fueron otorgados durante la administración de Álvaro Colom, por Q541 millones 188 mil 732.99.

El ministerio que más ha contratado sus servicios es Comunicaciones, y la Empresa Portuaria Nacional.

Conyma  recibió —con Colom—  la adjudicación por Q269 millones para construir la pista este-oeste del aeropuerto La Aurora.  El concurso  741930 fue restringido, es decir, uno de aquellos en los que solamente se puede ofertar si se es invitado.

Los otros negocios

Gregorio Valdez es un empresario próspero.  

Realizó sus estudios  de bachiller en Worcester Academy, BBA en la universidad

Northeastern Academy. Fue representante  de la empresa Aeroservicios (Avesa).

En sus declaraciones  por el caso Rosenberg, el empresario Gregorio Valdez reconoció haber aportado “informalmente” —es decir, sin registros— a la campaña de Colom.

Es representante legal  de Construcciones y Materiales Conyma, S. A.

Es presidente  de   la junta directiva de Teléfonos del Norte.

Es presidente  de la junta directiva de Inversiones Pavalco.

Su nombre  también aparece asociado a la empresa Universal de Traslados.

Su esposa, María del Rosario Asturias de Valdez,  se desempeñó como comisionada presidencial de Turismo en el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) durante el gobierno de Álvaro Colom.

Asturias de Valdez  fue, durante algún tiempo,  asesora de imagen cercana a Sandra Torres.