Guatemaltecos acusados de narcotráfico y testigos clave en soborno de “El Chapo” se entregan a EE. UU.

Los primos y guatemaltecos con supuestos vínculos con el narcotráfico son parte de la investigación en un soborno por US$1 millón por parte de “El Chapo” Guzmán supuestamente para la campaña electoral del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, en el 2013.

Joaquín "el Chapo" Guzmán cuando fue extraditado a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: AFP).
Joaquín "el Chapo" Guzmán cuando fue extraditado a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: AFP).

Otto René Salguero Morales y Ronald Enrique Salguero Portillo tienen algo más en común que la familia, están acusados de Narcotráfico y se entregaron a las autoridades de Estados Unidos, en un proceso de investigación que involucra un millonario soborno en Honduras.

Los guatemaltecos habrían trabajado para el exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzman y fueron acusados de conspirar con el congresista hondureño, Juan Antonio “Tony” Hernández, quien fue condenado por cargos de tráfico de drogas en Nueva York y es hermano del presidente hondureño Juan Orlando Hernández.

Según el sitio de noticias Univisión, los primos se habrían entregado porque consta en los documentos judiciales y ya están programados para ser procesados en la corte de Nueva York al final de la semana.

Uno de los testigos identificó a los guatemaltecos como parte de los presentes en una reunión organizada en el 2013 en El Paraíso, Honduras, en la que Guzmán entregó US$1 millón en efectivo, supuestamente para contribuir a la campaña electoral del presidente de Honduras Juan Orlando Hernández.

Los Salguero se unen a una lista cada vez más larga de exnarcotraficantes que algún día podrían ser llamados a declarar contra Hernández, cita Univisión.

Estas acusaciones conllevan una sentencia mínima obligatoria de 30 años en prisión y una sentencia máxima de cadena perpetua. El caso fue asignado al juez federal de distrito P. Kevin Castel.

Uno de los detenidos, Otto René Salguero,está vinculado a la masacre en la finca Los Cocos, Petén en mayo de 2011.

Según las informaciones de aquella época, 27 jornaleros fueron acribillados en una finca propiedad de Salguero. Incluso, los victimarios habrían dejado un mensaje para Salguero escrito con sangre sobre una de las paredes de la propiedad.

Las autoridades atribuyeron la masacre a una supuesta disputa de territorio y una venganza contra Salguero, un conocido ganadero del área.