Javier Duarte rechaza ser extraditado a México

El Tribunal Quinto de Sentencia resolvió que México debe solicitar formalmente la extradición del exgobernador mexicano, Javier Duarte, quien rechazó ser extraditado inmediatamente a su país. El exfuncionario seguirá detenido en la cárcel del cuartel Matamoros. 

El exgobernador de Veracruz dijo que ingresó en Guatemala hace seis meses. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
El exgobernador de Veracruz dijo que ingresó en Guatemala hace seis meses. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

“No puedo allanarme hasta que llegue la solicitud formal de extradición y que sea evaluada por mi defensa. Esto no quiere decir que no lo vaya a hacer”, dijo Duarte al Tribunal.

Un fiscal de la Unidad Especializada de Asuntos Internacionales del Ministerio Público informó a Duarte el motivo de su detención y los cargos que le imputa la Procuraduría General de la República.

Ahora que Duarte rechazó entregarse voluntariamente a las autoridades mexicanas, “el trámite de extradicción llevará de cuatro a seis meses”, dijo el juez César García al detenido.

En los próximos días el Tribunal Quinto de Sentencia enviará un oficio a la embajada de México en Guatemala para pedir la extradicción por la vía diplomática de Javier Duarte. A partir la notitificación, la PGR tiene 60 días hábiles para entregar a la justicia guatemalteca las pruebas contra el exgobernador de Veracruz.

El tratado de extradicción entre México y Guatemala, firmado en 1997, explica que “dará lugar a la extradición las conductas dolosas o culposas que sean punibles conforme a las leyes de ambas partes”.

En la audiencia, el mexicano dijo al juez llamarse Javier Duarte de Ochoa, tener 43 años y ser exfuncionario público y ostentar un doctorado en Economía.

También dijo al juez que llevaba seis meses escondido en Guatemala.

Segundo del PRI

El veracruzano es el segundo exgobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto, que ha sido capturado en menos de una semana.

El caso de Duarte ha sido uno de los más sensibles para la opinión pública por el alto nivel de violencia que se vivió en Veracruz durante su gobierno, con miles de muertos, desaparecidos y decenas de fosas clandestinas, además de por la impunidad y la corrupción que reinó en la región.