La violencia de género reduce el acceso a la justicia y obliga a la mujer a migrar

La violencia doméstica contra la mujer y los privilegios que mantienen los hombres en el sistema, son obstáculos para el acceso a la justicia y obligan, incluso, a la migración. Por tal razón, en el Ministerio Público se imparten talleres para concientizar el tema.

Con los ojos vendados y vestidas de negro, varias guatemaltecas se unieron al movimiento mundial y manifestaron su rechazo a la violencia machista. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Con los ojos vendados y vestidas de negro, varias guatemaltecas se unieron al movimiento mundial y manifestaron su rechazo a la violencia machista. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Secretaría de la Mujer del Ministerio Público (MP) y la embajada de los Estados Unidos impartieron un taller sobre la violencia y desigualdad contra las mujeres a los colaboradores del ente investigador, en el marco de la campaña internacional de “16 días de activismo en contra la violencia de género”.

 

La violencia doméstica contra la mujer y los privilegios que mantienen los hombres en el sistema patriarcal, influyen en el acceso a la justicia, explicó Oswaldo Montoya, fundador del Primer Grupo de Hombres Contra la Violencia de Género en Centroamérica.

Montoya fue el conferencista invitado que abordó el tema, ha trabajado en diversos proyectos para tratar el acoso y promover la rendición de cuentas de los hombres que trabajan en equidad de género en diversos países de Latinoamérica.

La charla fue impartida con el objetivo de compartir conocimientos y experiencias sobre como la “masculinidad” también sería uno de los motivos que tienen las mujeres, niños y adolescentes para migrar del país, según explicó Montoya.

Montoya indicó que muchas veces, cuando las víctimas de violencia sexual denuncian ante las autoridades su violación, son interpeladas por los policías y fiscales al momento de tomarles la denuncia.

Añadió que los hombres y mujeres deberían reflexionar sobre los privilegios que tienen, porque es una práctica normalizada que muchas veces no debería existir, como las tareas de limpieza en casa o el cuidado de los niños.

“Hablar de las masculinidades es una necesidad urgente para que los hombres también nos sintamos interpelados, nos sintamos invitados para revisar como hemos llevado nuestra vida y como nos relacionamos con otros hombres y con otras mujeres. Y de qué manera podemos contribuir para lograr el cambio que necesitamos en nuestras familias y comunidades, para que reduzcamos la violencia contra mujeres, discriminación y racismo sistemática e histórica”, reflexionó.

Los representantes de las fiscalías de Femicidio, Política Criminal, Secretaria de Asuntos Internacionales, Fiscalía Municipal de Mixco y Escuintla, Niñez y Adolescencia, Secretaría de la Mujer, Dirección de Análisis Criminal (DAC) del Ministerio Público (MP), entre otras unidades recibieron el taller.

Oswaldo Montoya, fundador del Primer Grupo de Hombres Contra la Violencia de Género en Centroamérica dicta un taller en el MP. (Foto Prensa Libre: @MPGuatemala)

Relación con migración

El conferencista señaló que existe relación entre la violencia de género y la migración ilegal, porque las mujeres deciden huir de sus hogares y “buscar otros horizontes” para evitar vivir “un infierno”.

“Existe maltrato y violencia, pero también una combinación de mucha pobreza y de falta de oportunidades económicas. Hay niñas jóvenes que han estado sometidas a maltrato y violaciones, y nadie les cree. La única solución que ven es salir o huir de su país. Entonces yo creo que otro de los impulsores de la migración, es la relación de poder violenta y de abuso que existe en los hogares”, indicó Montoya”.

El conferencista también brindará charlas sobre violencia de género en el Organismo Judicial, la Academia de la Policía Nacional Civil (PNC), grupos municipales de mujeres y la Confederación Deportiva de Guatemala, entre otros. Los talleres se llevarán a cabo en la ciudad capital y Sololá desde el 2 diciembre hasta el próximo viernes 6 de diciembre.

Conciencia

Oswaldo Montoya conversó con Prensa Libre y explicó que el objetivo de la charla es concientizar a hombres, mujeres, integrantes de sectores sociales y profesionales que tienen la obligación de implementar políticas públicas para que existan cambios en la sociedad.

¿Qué objetivos pretenden alcanzar con las conferencias que imparten?

Es un espacio de concientización que estamos creando, para que los asistentes sigan investigando, conversen con sus colegas e impulsen iniciativas para poner en práctica la nueva visión de igualdad.

¿Qué mensaje les hacen a los hombres considerando la cultura machista que predomina en nuestras sociedades?

Creo que el mensaje para nosotros los hombres es de darnos la oportunidad de revisar cómo hemos aprendido a ser hombres. Además, es darnos la oportunidad de dejar ir lo que no nos sirve. Una de las cosas que no nos sirven son los ideales machistas, nos perjudican y dañan a nuestras familias. Las ideas machistas no las escogimos nosotros, nos las inculcó la sociedad y la seguimos reproduciendo. Debemos pedir ayuda y preguntarles a las mujeres que tipo de relación aspiran establecer con nosotros en la familia, en la comunidad, en los trabajos y estar dispuestos al cambio para superar el machismo.

¿Cómo reaccionan los hombres a los mensajes que comparten?

Los hombres reaccionan con mucha atención y creo necesitamos escuchar esta información y dialogar, porque no existen muchos espacios cotidianos donde tengan la oportunidad de revisar estos mandatos tradiciones de la masculinidad. Los hombres están haciendo muchas preguntas y compartiendo sus propias experiencias. Hay mucha receptividad hasta el momento.

¿Los hombres que son víctimas de violencia o discriminados también reciben apoyo?

Unos si reciben apoyo y otros no reciben. Es muy desigual para que los hombres se rehabiliten y nos reeduquemos, más cuando se establece un patrón de violencia. No existe en todos los países este apoyo y si existen son muy limitados. Estamos tratando de encontrar la manera que esto sea responsabilidad de los gobiernos y no esperar hasta cuando sé de el problema. Queremos empezar con la niñez, gran parte de las incidencias de políticas son que la enseñanza vaya a las escuelas, a las comunidades y a la educación de padres para que eduquen a sus hijos sin valores machistas.

Le puede interesar:

Machismo, autoritarismo y falta de educación: factores que influyen en los embarazos de menores en Chiquimula

El machismo persiste en el Diccionario de la Real Academia Española

Imparten taller contra el machismo en Chimaltenango

*Nota del editor: En una primera versión publicada el 3 de diciembre se consignó al fundador del Primer Grupo de Hombres Contra la Violencia de Género en Centroamérica como Oswaldo Samayoa, cuando lo correcto es Oswaldo Montoya, por lo que hizo la corrección el 4 de diciembre de 2019.

0