Llamadas en línea por violencia contra la mujer se disparan en medio de la pandemia

La violencia contra la mujer sigue siendo el delito más denunciado ante el sistema de justicia y durante marzo pasado las denuncias bajaron, pero para los próximos meses siguieron en aumento lo cual preocupa a las autoridades.

Aumentaron las llamadas en línea exclusiva para violencia contra la mujer durante la pandemia. Foto Prensa Libre: EFE
Aumentaron las llamadas en línea exclusiva para violencia contra la mujer durante la pandemia. Foto Prensa Libre: EFE

La cuarentena y el toque de queda obligatorios para evitar la propagación del coronavirus no han detenido la violencia contra la mujer. Durante la emergencia nacional por la covid-19, la línea 1572 destinada para recibir solo llamadas y denuncias relacionadas con la violencia contra la mujer ha recibido más de 50 mil llamadas, aunque muchas de las cuales son consultas de todo tipo.

En Guatemala, miles de personas deben permanecer confinadas en sus hogares; no obstante, la situación no es igual para todas, ya que para muchas su casa no es un lugar seguro. Lucrecia Vásquez, secretaria de la Mujer del Ministerio Público (MP), explicó que la cantidad de llamadas es preocupante, pero no todas se limitan a mujeres que piden ayudan por  violencia o abuso sexual, también algunas llaman para denunciar el robo de recibos de electricidad o incluso hasta para saber como pueden ser multados sus esposos porque no quieren usar mascarilla.

El registro de las llamadas es tomado desde marzo, luego de que fueran implementadas las medidas de contención de la covid-19 a la fecha, aunque Vásquez no preció cuantas llamadas son cuantificadas por otras consultas.

“Creemos muy muy importante que se posicione la 1572 como violencia contra la mujer exclusivamente para poder seguir desde nuestros espacios abonando recursos, viendo estrategias en la persecución penal, porque con los juzgados que trabajan emergencias se van quedando los casos un poco varados y llegará un momento en el que habrá demasiada carga en investigaciones”, advirtió.

Vásquez explicó también que, durante marzo, luego que fueron anunciadas las primeras medidas de contención contra la covid-19, disminuyó el 75 por ciento de las denuncias de estos delitos.

No obstante, los dos meses siguientes aumentaron de forma significativa comparado con marzo, indicó Vásquez. Desde el 1 de mayo hasta el pasado 25, el MP recibió 3 mil 504 denuncias, seis denuncias en promedio cada hora. Según los registros 1 mil 639 por violencia psicológica, 1 mil 200 por violencia física, 641 por violencia, 17 por violencia sexual y 7 por violencia económica.

Vimos que en marzo de 54 denuncias que había en promedio, suben a 90 y 100 en abril, pero ahora en mayo tenemos un promedio de 157 denuncias diarias, porque hay días de más de 200 denuncias, muchas entre semana porque derivado de los fines de semana con cierre total (…) Volvimos un poco más a lo que teníamos antes de la pandemia, teníamos en promedios 154, no es mucho”, señaló.

Mientras que, del 1 al 23 de marzo pasado hubo 1 mil 541 denuncias por violencia psicológica, 1 mil 168 por violencia física, 584 por violencia, 26 por violación y 11 por violencia económica, que sumaron en total 3 mil 330.

Guatemaltecos reciben alimentos perecederos en medio de la crisis de COVID-19. Foto Prensa Libre: EFE

En febrero el MP reportó 4 mil 200 denuncias por violencia, que incluye cualquiera de sus modalidades: física, psicológica, económica, y por violación y en enero la tendencia se mantuvo con 5 mil 779 denuncias. A eso se suma, las más de 50 mil llamadas que han recibido en la línea 1572, la cual solo está gratuita para una de las dos compañías telefónicas del país.

Servicios esenciales

Paula Barrios, coordinadora general de la organización Mujeres Transformando al Mundo (MTM), expuso que los servicios de atención a la violencia contra las mujeres deben considerarse esenciales, y además reconoció que desde el MP hay un gran interés por mejorar los mecanismos de denuncias.

Sin embargo, para Barrios se carece de una visión más integral para llegar a las mujeres que residen en el interior del país, porque las acciones del MP y la Policía Nacional Civil (PNC) están en su mayoría concentradas en el departamento de Guatemala.

La organización acompaña el caso de una adolescente que fue abusada por un familiar durante la tarde de un viernes, a unas horas que entrará en vigencia el toque de queda continúo durante el fin de semana, en Panzós, Alta Verapaz. En este caso la familia de la menor debió esperar a que pasará el confinamiento, porque ignoraban que podían salir de su casa cuando es una emergencia y hasta el lunes se presentaron al centro de salud cercano para recibir atención y en los días posteriores presentar su denuncia ante el MP. Barrios resaltó que este en un caso donde se evidencia que no hay mayor atención en el interior del país para las mujeres víctimas de violencia.

Respecto a esto, Vásquez expuso que tanto las fuerzas de seguridad como el MP y otras instituciones procuran una justicia accesible para las víctimas, aunque reconoció que la pandemia afecta algunas de sus funcionalidades como seguir con los debates en los Tribunales.

Barrios resaltó también que una debilidad en el 1572 es que no haya intérpretes para contestar las llamadas en idiomas mayas. Por esta situación, Vásquez especificóque tienen personal que se comunica con las denunciantes con idiomas mayas y el personal trabaja por turnos para abarcar todos los días de la semana.

Barrios también señaló que se debe fortalecer la respuesta de las instituciones con las mujeres que son violentadas, porque le parece que se arriesgan al seguir el protocolo de esperar el sonido de una autopatrulla de la PNC para salir de casa después que denuncian, ya que, cuando regresan a su vivienda están en mayor vulnerabilidad al convivir de nuevo con su victimario si no es capturado.Además, criticó que no hay centros de refugio o casas temporales para mujeres víctimas de violencia y que estén seguras.

Posibles suicidios

La secretaría de la Mujer, durante la pandemia, ha registrado más de 30 posibles suicidios de mujeres, entre los cuales son diez menores de edad. Las muertes de las mujeres están bajo investigación y las fiscalías a cargo están analizando todas las líneas de investigaciones para establecer los motivos de su muerte, indicó Vásquez.

Además, añadió que el confinamiento, genera estrés en muchas personas por situaciones como el desempleo, el encierro, el miedo al contagio de la covid-19, lo cual podría afectar su estado emocional. Además, no le restó importancia a la violencia que también es un tema que analizan en sus investigaciones.

“La mayoría, que es otra característica y se diferencia de otros escenarios, es que hay lazos y cuerdas y aparecen suspendidas. Por eso es por lo que digo que son sospechas, porque se debe constatar si realmente fue ella o fue un disfraz del agresor”, explicó.

Agregó que en otros casos hay veneno cerca de sus cuerpos, pero en su mayoría las muertes son por asfixia por suspensión. “Se integró un equipo para avanzar con este tema y tener claridad en saber que pasó para prevenir la situación”, afirmó.