Marvin Montiel, el Taquero, da su versión sobre el asesinato de Byron Lima

Marvin Montiel Marín, alias el Taquero, negó ser el autor intelectual de la muerte del capitán Byron Lima en la Granja Pavón en julio de 2016 y dio su versión del suceso ante la jueza de Mayor Riesgo A, Claudette Domínguez.

Publicado el
Marvin Montiel Marín, el Taquero, expone a la jueza Claudette Domínguez su versión sobre la muerte de Byron Lima. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Marvin Montiel Marín, el Taquero, expone a la jueza Claudette Domínguez su versión sobre la muerte de Byron Lima. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Montiel Marín fue último de los 17 sindicados en declarar sobre el asesinato de Byron Lima y 15 personas más el 19 de julio de 2016 durante un motín que efectuaron en esa cárcel, ubicada en Fraijanes.


En su declaración, Montiel Marín, quien purga una condena de más de 800 años de cárcel por la muerte de 16 turistas extranjeros en noviembre de 2008, utilizó una pizarra para explicar a la jueza cómo se distribuye el espacio físico en Pavón, donde cohabitaba él y el “Manix”, como le decía a Lima, con quien insistió que tenía una amistad.

Esto dijo Montiel Marín a la jueza:

Esto dijo Montiel Marín a la jueza:

“El Ministerio Público, sabiendo que en los medios se publicó que el señor Caballín -reo- gritó en el portón de la entrada que el Taquero fue –quien había ordenado la muerte de Lima– desde ese momento me extrañó que los señores del Ministerio Público no me hicieron la prueba de pólvora. Nunca me entrevistaron, no me llamaron”.

Marvin Montiel observa apuntes durante su declaración ante la jueza. (Foto: Paulo Raquec)

El convicto pidió una pizarra donde dibujó un croquis de la cárcel y explicó a la jueza el lugar de las celdas de él y Lima estaban ubicadas en el área de la bodega de Pavón. También señaló el lugar donde, según él, murió el militar.

Montiel desacreditó lo dicho por los testigos protegidos. Mencionó algunos nombres, dijo que uno de ellos es exintegrante de la mara Salvatrucha. “Se dé que tipo de personas son”, explicó el reo.

“El licor ingresaba dos veces por semana a la Granja Penal. Como iban a realizar una requisa, Byron enterró el licor cerca de donde yo me encontraba. Los mismos guardias pasaban el licor por las mallas y los empleados de Byron las recogían”.

También  expuso a la juez que Lima no tenía problemas por el control de las cárceles y los espacios que él asignaba al resto de la población reclusa, lo que le había generado enemistades con pandilleros.

Sobre el día de la matanza, Montiel dijo: “Escuché como cuando explota un cilindro de gas propano y veo como la gente empieza a correr”.

Archivado en:

Byron Limajusticia