Tres pediatras quedan ligados por el caso del niño al que le fue amputada una pierna

Tres médicos comparecieron este miércoles ante Eduardo Cojulún, juez Undécimo Penal, por un caso de supuesta negligencia médica con un bebé de 11 meses en el Hospital Regional de Zacapa por la cual hubo una infección y hubo que amputarle la pierna derecha.

Los implicados asisten a la audiencia judicial en el Juzgado Undécimo. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Los implicados asisten a la audiencia judicial en el Juzgado Undécimo. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Los señalados son los facultativos Joshua Alberto Romero Figueroa, Luis Daniel Barrios Morales y Erick Enrique Rodríguez Morales.

El Ministerio Público (MP) los señaló porque, debido la mala colocación de un catéter, el niño sufrió una infección que ya no pudo ser tratada en ese centro y ameritó su traslado al Hospital San Juan de Dios, de la capital, donde médicos tuvieron que amputar la pierna para evitar que la infección afectara más el cuerpo del pequeño.

En ese sentido, la representante del MP atribuyó a los tres pediatras los delitos de incumplimiento de deberes y lesiones gravísimas, aunque el juez consideró que no hubo intención de dañar al bebé y por eso cambió el delito de lesiones gravísimas por lesiones culposas.

Lea también: Niña muere al caer de la cama en el hospital de Chiquimula

“No se tenía la pericia, además, ese catéter fue colocado al bebé incorrectamente”, resolvió el juez Eduardo Cojulún al hacer referencia a los indicios presentados por la Fiscalía de Delitos Administrativos.

Los pediatras tienen prohibido salir del país, acercarse al Hospital Regional de Zacapa, conversar con los padres del bebé, la obligación de ir a marcar su huella dactilar cada 15 días en la sede fiscal de Zacapa y les fijó la caución económica de Q25 mil.

Además fijó cuatro meses al MP para realizar la investigación y la próxima audiencia de etapa intermedia será en julio de 2019.

En la audiencia había un representante de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH). También familiares de los médicos que aguardaron las más de seis horas que duró la audiencia en el tercer nivel de la Torre de Tribunales.

Los hechos

El caso al 19 de agosto del 2018 en el Hospital Regional de Zacapa.

Recordamos: Angelina Saloj: la historia de la joven sololateca que murió por supuesta negligencia médica

El bebé, el segundo hijo de Estuardo Valenzuela y Tatiana Saavedra, ingresó al hospital por un cuadro de neumonía. El reporte con el que cuenta el ente acusador es que llegó a las 9:12 horas y fue atendido hasta las 15:10.

“El Hospital de Zacapa concluyó que hay responsabilidad por no haber atendido los protocolos y el actuar tardío”, explicó la fiscal.

Los médicos debieron practicar la toma de rayos X, explicó la fiscal, que es el procedimiento adecuado. Como indicios existe el reporte de tres médicos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) y los documentos de atención, así como las fotografías del bebé en donde se pudo observar la pierna hinchada.

Por su parte, la defensa de los médicos se refirió a que hubo intentos fallidos para insertar el catéter en la pierna del bebé derivado a la deshidratación.

Declara la mamá del bebé

Tatiana Marisela Saavedra declaró ante el juez Cojulún. Al recordar lo que le pasó a su hijo se quebró.

“Llevé a mi hijo por neumonía. Las enfermeras no lo canalizaron. Estuvo desde las 9 de la mañana hasta la tarde sin ser atendido”, declaró.

“A mi hijo lo tuvieron convulsionando. Mi hijo no dejaba de convulsionar. Estaba sin medicamentos, tenía que deshidratarse”, dijo.

 

 

Muestras de apoyo

Romero Figueroa, de 33 años, fue capturado el miércoles 13 de febrero en el hospital de Chiquimula, donde estaba trabajando.

Colegas de ese centro asistencial y amigos de Romero caminaron el domingo último en Chiquimula en una muestra de solidaridad con él.

Los médicos expresaron que hacen lo posible por dar salud y rescatar vidas de pacientes con los pocos recursos que da el Estado y Romero ha tenido una trayectoria de cinco años en el hospital sin quejas hacia su trabajo.

Amigos y compañeros de trabajo de Romero manifestaron el domingo último. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En la caminata había familias cuyos pequeños son o fueron pacientes de Romero.

“Llevé a mi hija al Hospital Modular porque tenía fiebre y dolor de cabeza. Recuerdo que el pediatra Romero me atendió y gracias a él mi niña sanó. Son pocos los médicos que aman su profesión”, dijo Negly Barrientos Casasola, madre de familia.

Previendo que Romero pueda eventualmente quedar ligado a proceso, sus colegas pidieron que pueda gozar de una medida sustitutiva para que pueda seguir trabajando.

En redes sociales ha habido expresiones de solidaridad y apoyo a favor del implicado.

Contenido relacionado

> “No nos sentimos seguros”: Jueces piden remover al director de seguridad del OJ

> La policía que tenía la llave será juzgada por el incendio en Hogar Seguro

> Los Q126 millones que debe pagar Chico Dólar en multas e indemnizaciones

3

Jorge Flores Hace 5 meses

complicaciones en medicina siempre hay riesgos como este siempre esta ahi en la implantación de estos caterers. La carencia de equipo y suministros estos médicos hacen milagros. solo en Guatemala el que trata de salvar vidas a la carcel y todos los mareros y extorsionadores en la calle haciendo de las sillas. Por eso estamos como estamos. A la carcel todos esos corruptos vendan sus propiedad y compren insumos para los hospitales y las escuelas.

Eduardo CC C.. Hace 5 meses

Cuándo leo hoy la noticia con más claridad y más completa, nos damos cuenta que los médicos en estos hospitales públicos, hacen lo que pueden, son muchos los pacientes y no tienen recursos para darles atención. Los criminales son los políticos que se han robado los recursos y han dejado al pueblo a la deriva. Honestamente me cuesta acusar a los médicos. No creo que sean insensibles al dolor humano. Simplemente no tienen recursos.

Mahabharata Sanskrit Hace 5 meses

A estos medicos de tercera deberian de fusilarlos.