Pandilleros asaltan a distribuidores de comida para obtener recursos

Las investigaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) señalan que integrantes de pandillas buscan asaltar los repartidores de comida para obtener ingresos económicos, ante la imposibilidad de extorsionar a comercios.

Durante el fin de semana la Policía Nacional Civil capturo a dos mujeres con armas de fuego que, supuestamente, participaban de un plan para atacar a repartidores de comida. (Foto Prensa Libre: PNC)
Durante el fin de semana la Policía Nacional Civil capturo a dos mujeres con armas de fuego que, supuestamente, participaban de un plan para atacar a repartidores de comida. (Foto Prensa Libre: PNC)

A los integrantes de clicas no les importa asaltar o robar a los distribuidores de comida a domicilio, ya que, la pandemia trajo consigo la suspensión de muchos de sus ingresos económicos como las extorsiones contra comercios, personas individuales y transportistas.

David Boteo, jefe de la División Nacional Contra el Desarrollo Criminal de las Pandillas (Dipanda), explicó que, desde abril pasado, los investigadores han ejecutado cuatro detenciones de supuestos pandilleros que están relacionados con el robo a repartidores de comida y a camiones distribuidores de productos de canasta básica.

Según las investigaciones que tiene en desarrollo la PNC, ahora que algunas clicas de la Mara Salvatrucha y el Barrio 18 suspendieron los cobros de extorsión a sus víctimas, buscan alternativas para obtener ingresos económicos mientras siguen vigentes las medidas de contención para evitar la propagación de la covid-19.

“Lo que se preveía al inicio del estado de Sitio para acá, cuando fueron implementadas las medidas por el covid-19, era que se incrementarían los robos tanto en comercios como a camiones repartidores y los distribuidores de comida”, afirmó.

Boteo señaló que entre los casos que tienen documentados está el asalto a un repartidor de comida rápida que, supuestos pandilleros bajo el señuelo del pedido a domicilio hicieron que llegara a un lugar para asaltarlo, pero se opuso y fue baleado.

El motorista falleció por causa de las heridas de bala. Sin embargo, la PNC reportó la detención de Cristopher Isaac Hernández el pasado 29 de abril, en Los Almendros, Palín en Escuintla señalado de ser el supuesto responsable de la muerte del repartidor

Alternativas

Además, el jefe policial indicó que la alerta de estos hechos está latente porque algunas clicas tienen los cobros de las extorsiones pausados. “Es como un surgimiento de delitos como robos o asaltos y muertes en contra de las personas”, agregó.

Boteo además advirtió que el equipo de investigadores descubrió que supuestos miembros de la pandilla ya habían realizado asaltos contra repartidores, antes de la detención de Hernández.

Resaltó también que Roberto Carlos Pirir Villagrán, supuesto líder de clica del Barrio 18 y conocido como “Skinny”, fue capturado el sábado pasado cuando supuestamente caminaba por Santa Rosita, zona 16, con un arma en la mano para asaltar a un repartidor que llegaría a dejar comida.

Ese mismo día también fueron detenidas dos adolescentes de 16 años, supuestas integrantes del Barrio 18 en la aldea San José El Manzano, Santa Catarina Pinula, con una escopeta, una pistola, un chaleco blindado, cinco tolvas, 117 municiones de diferentes calibres.

Según Boteo ellas también habían coordinado el pedido de comida y estaban esperando al repartidor para que otros miembros de la pandilla lo asaltaran.

“La modalidad es que llaman al vendedor y esperan al repartidor en el camino. Le dan una dirección incorrecta, pero está en cercanías al lugar donde ellos están pernoctando”, señaló.

Práctica común

Ronaldo Leiva, exministro de la Defensa y consultor del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), explicó que asaltar a los motoristas es una actividad ilícita común que realizan los pandilleros para obtener recursos económicos.

“Ellos hacen de todo como pandilla, pero ahora se ve más claro el tema de que están asaltando no solo a los que reparten comida a domicilio, sino que también se están haciendo pasar por repartidores a domicilio para entrar a las viviendas, saber que objetos de valor hay y después asaltarlas”, agregó.

Además, recomendó que los motoristas deben variar sus rutas para hacer las entregas que deban realizar y tomar toda clase de medidas de precaución.

Tomar medidas de seguridad

Fiorella Perini, presidenta de la Asociación de Franquicias de Guatemala, confirmó que algunos restauranteros han alertado de estos hechos y además detalló que en días anteriores registraron que personas desconocidas les robaron la bolsa térmica de comida a dos repartidores en Villa Hermosa y Ciudad Peronia, mientras que en zona 14, uno de los distribuidores intentó ser asaltado.

Por esta situación, Perini indicó que los consumidores deben tomar medidas de seguridad necesarias al momento de recibir sus productos, ya que, aunque las empresas han tomado las acciones correspondientes para resguardar a sus repartidores del covid-19 también lo han hecho con medidas de seguridad.

Además, resaltó que el peligro no solo está en las zonas rojas, sino en todos los lugares porque sabe que han registrado asaltos a personas, robos de vehículos, entre otros en lugares como zona 14, 15 y otros.

Perini señaló que los encargados de los restaurantes y comercios deben advertir a los repartidores sobre la situación y de cómo actuar durante un asalto.

Alerta

La embajada de Estados Unidos en Guatemala el pasado 2 de junio alertó a los ciudadanos estadounidenses, sobre comportamientos sospechosos relacionados con entregas de comida a domicilio en la ciudad.

Según informó la sede diplomática, entre los reportes que tenían era la llegada de repartidores de comida con órdenes falsas, otros con órdenes correctas, pero mientras hacían la entrega tomaban fotografías a las residencias.

“En por lo menos uno de estos casos, el repartidor estaba asociado con una pandilla obteniendo información para sus compañeros durante el curso de su trabajo”, señala la alerta.

Por lo que recomendó a los ciudadanos no brindar su número de teléfono a los repartidores, encontrarse con ellos en las entradas de los edificios, residenciales o donde estén presentes los guardias de seguridad, no confirmar órdenes que no está esperando y si ve algo sospechoso que notifique al personal de seguridad.