Coronavirus: Pavón es la principal fuente de llamadas de extorsión en la pandemia

Las extorsiones desde las prisiones se han normalizado y la pandemia no es el obstáculo para que se detengan. Las autoridades coinciden que, desde Pavón están saliendo la mayoría de las llamadas de extorsión a todo el país, pero se concentran en la ciudad.

El Sistema Penitenciario presentó a defensores públicos y abogados particulares 844 expedientes para que privados de libertad puedan optar a libertad anticipada como protocolo por la emergencia sanitaria. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El Sistema Penitenciario presentó a defensores públicos y abogados particulares 844 expedientes para que privados de libertad puedan optar a libertad anticipada como protocolo por la emergencia sanitaria. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Las extorsiones desde las cárceles son un problema de seguridad pública y ni la pandemia ha podido detenerlas. Las autoridades coinciden en que desde Pavón, Fraijanes, sale la mayoría de llamadas extorsivas a todo el país, aunque el interés se centra en la capital.

La Granja Modelo de Rehabilitación Penal Pavón se convirtió en el epicentro de llamadas de extorsión, confirmaron a Prensa Libre las autoridades, las cuales ya han identificado que nueve de cada 10 llamadas extorsivas salen de ahí y las hace un grupo denominado “imitadores”, reos que no pertenecen a ninguna pandilla y simulan ser parte de ellas, para infundir miedo a sus víctimas.

El control de la cárcel de Pavón es difícil, sobre todo por el hacinamiento que afecta a esa prisión. Según cifras oficiales, cuatro mil 550 privados de libertad ocupan un espacio cuya capacidad es para 960.

David Boteo, jefe de la División Nacional Contra el Desarrollo Criminal de las Pandillas (Dipanda), de la Policía Nacional Civil (PNC), explicó que cada día reciben unas 20 denuncias sobre llamadas de extorsión, y al rastrearlas confirman que el 87 por ciento provienen de teléfonos detectados dentro de Pavón, aunque todavía ignoran cómo llegaron esos aparatos a esa prisión.

Desde el 16 de marzo, período en que el país ha estado en estado de Calamidad, la Fiscalía Contra el Delito de Extorsión, del Ministerio Público (MP), recibió 703 denuncias sobre extorsión, tanto en la sede central como en las departamentales. Las cifras son menores al promedio antes de la pandemia; sin embargo, confirman la continuidad de este delito.

El fiscal adjunto de Delitos Contra Extorsiones, Raúl Figueroa, coincide con Boteo y confirmó que cerca del 90 por ciento de las denuncias por extorsión son cometidas por los “imitadores” desde esa cárcel ubicada en Fraijanes.

Tanto Boteo como Escobar resaltaron que en tiempos del nuevo coronavirus es importante planificar una revisión en la cárcel, por el riesgo de que los reos se contagien cuando ingrese personal no penitenciario, en este caso agentes de la PNC.

No obstante, Figueroa indicó que, durante la emergencia en el país por el coronavirus, la PNC y la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) han coordinado requisas en lugares estratégicos y muy puntuales.

Plan en marcha

Según información del Sistema Penitenciario (SP), los reos no han recibido visitas desde hace más de dos meses, como medida para evitar contagios de covid-19 entre la población reclusa.

Luis Rodolfo Escobar, director del SP, indicó que implementarán un plan para aislar a los reos que estén efectuando llamadas desde esa prisión.

Carlos Morales, vocero del SP, añadió que habilitarán un sector en el cual aislarán a estos grupos, para detectar quién de los privados de libertad tiene teléfono celular.

Extorsiones desde Cantel

En noviembre de 2019, Prensa Libre publicó una investigación sobre cómo de la cárcel Cantel, en Quetzaltenango, salía el 47 por ciento de llamadas de extorsión en el país.

Los extorsionistas tenían como objetivo principal a pobladores del occidente, suroccidente y del departamento de Guatemala.

Sin embargo, este centro carcelario dejó de ser una amenaza, según Boteo porque los reos extorsionistas fueron aislados y las denuncias sobre este tipo de delitos disminuyeron en el suroccidente del país. Ahora Pavón es el reto.

“En Cantel ya se hizo un aislamiento de reos extorsionistas. En esa área del suroccidente ha bajado la extorsión. Ahorita se nos ha complicado aquí en Pavón, porque no se ha implementado la misma estrategia”, explicó Boteo.

Figueroa es más escéptico y cree que aún salen llamadas extorsivas de Cantel, aunque en menor cantidad que las provenientes de Pavón.

Víctimas

Carmen Rosa de León, directora del Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible (Iepades), considera que con la entrega de los programas sociales impulsados por el Gobierno las extorsiones podrían aumentar, porque en la mayoría de barrios “pobres” las familias recibirán dinero.

Además, condenó que sea desde las prisiones que sigan saliendo llamadas extorsivas, porque esto solo puede suceder con el consentimiento de personal del SP.

“Increíble que cambio tras cambio de director siga siendo un problema las llamadas de extorsión para el resto de la población”, enfatizó De León.