Triángulo Criminal: capturan a tres militares por posibles vínculos con el Cartel Jalisco Nueva Generación

Autoridades realizan 33 allanamientos en seis departamentos de Guatemala para desarticular una red criminal dedicada al tráfico de drogas, entre la que hay militares que son señalados de aportar información privilegiada a la organización delictiva.

Publicado el

La Fiscalía de Delitos de Narcoactividad del Ministerio Público (MP), realiza un operativo denominado “Triángulo Criminal” en coordinación con diversas unidades de la Policía Nacional Civil (PNC); Ministerio de Gobernación y Ministerio de la Defensa Nacional, con el objeto de desarticular una red criminal que se dedica al tráfico internacional de droga en coordinación con el Cartel Jalisco Nueva Generación.

El informe del MP revela que las diligencias son desarrolladas en Guatemala, Petén, Retalhuleu, Escuintla, Sacatepéquez y Alta Verapaz.

El operativo “Triángulo Criminal”, según el MP, se deriva de una investigación realizada desde el 2018 y que se ha dividido en diversas fases.

Para las diligencias de este martes 14 de diciembre, la Fiscalía de Delitos de Narcoactividad requirió ante juez competente 21 órdenes de aprehensión por los delitos de asociaciones delictivas, comercio, tráfico y almacenamiento ilícito, conspiración para el asesinato, entre otros.

Militares vinculados

El Ejército de Guatemala emitió un comunicado en el que reveló los nombres de los militares vinculados al caso, a los cuales puso a disposición de las autoridades.

  • Carlos Enrique Durán Cáceres, mayor de Aviación
  • Ángel Eliberto Vargas Urizar, capitán segundo de Material de Guerra
  • Walter Vinicio Contreras Munguía, teniente de Infantería

Agrega que estas personas tienen cargos por supuesto involucramiento con grupos dedicados a actividades ilícitas, por lo que deberán resolver su situación jurídica de manera individual.

El MP informó que los tres elementos del Ejército de Guatemala habrían colaborado con dicha organización criminal dedicada al narcotráfico.

Según el MP, los militare se encargaban de asegurar la comisión de los hechos delictivos concertados.

Agrega que estos miembros del Ejército aprovechaban la información privilegiada a la que tenían acceso para orientar las acciones de la organización criminal o retrasar los movimientos para la interdicción de las aeronaves ilegales.

Uno de los militares operaba desde el Comando Aéreo de la Fuerza Aérea, otro desde una de las bases de Petén,  en donde se da la mayor cantidad de trazas ilícitas aéreas, y el tercero desde una de las bases de Retalhuleu y otras áreas del sur del país.

“Uno de los hechos atribuidos a esta organización a imputar por la Fiscalía son los 200 paquetes -de cocaína- que se incautaron en un vehículo y la aprehensión de Jorge Alberto Martínez Velázquez en Coatepeque, Quetzaltenango, el pasado 5 de noviembre de 2021”, señala el MP.

Otros detenidos

  • Juan Pablo Alvarado Wholers, alias “JP”
  • Rubén Darío Pereira Morales
  • Fredy Jairo García García
  • Sergio Saúl Velásquez Almira
  • Helfin Aroldo Escobar Reyes, alias “Botudo”
  • Brenda Beatriz Barrillas Barrios, alias “La Jefa” y/o “Beba”
  • Waldo Manrique Barrios Cabrera, alias “Chubalo”
  • José Sabino Reyes Roldán alias “Chepe”
  • Otto Pablo Noack Cajbón
  • Miguel Ángel López García.

Decomiso

  • 1 fusil
  • 2 escopetas
  • 1carabina
  • 1 pistola
  • 2 libras de marihuana
  • 30 envoltorios de marihuana
  • 2 vehículos tipo picop
  • 2 camiones livianos con compartimientos ocultos denominados caletas
  • 51 municiones calibre ignorado

Forma de operar

“Según la investigación realizada por la Fiscalía de Delitos de Narcoactividad se ha logrado establecer que esta estructura Criminal realiza las planificaciones y coordinaciones para la recepción de aeronaves cargadas de droga denominada cocaína, procedentes de otros países principalmente de Suramérica, en colaboración y coordinación con elementos del Cartel Mexicano denominado como Jalisco Nueva Generación”, refiere la Fiscalía.

Además, informó que “la estructura criminal es liderada por varios coordinadores, operando en Petén, Alta Verapaz, Guatemala, Sacatepéquez, Escuintla y Retalhuleu”.

“El modo de operar de dicha estructura es localizando pistas de aterrizaje clandestinas, para rentarlas y utilizarlas para el aterrizaje de aeronaves cargadas con droga, y coordinan la búsqueda de personas para la descarga y traslado de la droga, asimismo coordinan personas con el objeto de bloquearle el paso a las fuerzas de seguridad pública, para que no lleguen al lugar en donde se comete el ilícito o lugar del aterrizaje de aeronaves y planifican atentados en contra de personas que los delatan con las autoridades”, asegura el MP.