Presunto sicario es capturado antes de disparar contra un piloto de autobús

Un hombre fue capturado este jueves en la calzada San Juan y 13 avenida, zona 4 de Mixco, cuando se presume que atacaría a balazos a un piloto de un autobús. 

Publicado el
Francisco Gregorio Locón Tepeu, de 23 años, fue aprehendido cuando intentaba atacar a balazos a un piloto de autobús en la calzada San Juan. (Foto Prensa Libre: PNC)
Francisco Gregorio Locón Tepeu, de 23 años, fue aprehendido cuando intentaba atacar a balazos a un piloto de autobús en la calzada San Juan. (Foto Prensa Libre: PNC)

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que agentes asignados a brindar seguridad en un autobús de las rutas Quetzal se percataron de que un motorista apuntaba con un arma de fuego contra el piloto del automotor.

Los agentes policiales intervinieron y controlaron al sujeto, a quien le ocasionaron una herida en el cuello, por lo que fue trasladado al Hospital Roosevelt.  

El sujeto fue identificado como Francisco Gregorio Locón Tepeu, de 23 años, a quien se le decomisó la motocicleta en la que viajaba y el arma de fuego que pretendía usar contra el conductor del automotor.

Según investigadores de la PNC, el sujeto es presunto sicario y extorsionista del Barrio 18.

Extorsiones afectan a estudiantes

El 2018 empezó con las imágenes de decenas de escuelas en Mixco, Villa Nueva y Guatemala resguardadas por agentes de la PNC, ante las amenazas de pandillas. 

Francisco Rivas, ministro de Gobernación, han solicitado seguridad a la PNC, debido a que las amenazas preocupan a unas cien comunidades educativas.

Según Rivas, las solicitudes son “por razones de inseguridad en los lugares donde se encuentran las escuelas”. 

Nery Ramos, director de la PNC, declaró recientemente que los establecimientos que serán protegidos forman parte del programa Escuelas Seguras, aunque algunos ya recibían seguridad desde del año pasado.

Ramos explicó que las escuelas que son parte de este programa de la PNC han sido identificadas como vulnerables porque han sido acosadas por pandilleros “que llegaban a perturbar la tranquilidad de los niños y niñas”.