Reos de El Infiernito liberan a los 10 guardias retenidos durante traslado de cabecillas de la mara 18

Operativo se desarrolló sin uso de la fuerza y los guardias están a salvo.

Guardias salen de la cárcel del Infiernito, luego de pasar casi 12 horas de retención. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)
Guardias salen de la cárcel del Infiernito, luego de pasar casi 12 horas de retención. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

Los diez guardias del Sistema Penitenciario (SP) que fueron retenidos desde tempranas horas del 31 de agosto fueron liberados pasada la medianoche por reos de la cárcel del Infiernito, Escuintla, que se opusieron así al traslado allí a los cabecillas de la mara 18.

Primero, durante la noche del 31, fue liberado un guardia con presión arterial alta, según el presidente Alejandro Giammattei, y posteriormente fue liberado el grupo restante.

A eso de las 12.30 de la madrugada agentes de la Policía Nacional Civil entraron al penal a hacer una requisa.

Algunos reos presentaron crisis nerviosa, pero no fueron agredidos durante la retención.

El viceministro de Seguridad, Gendry Rivera, dijo que los reos accedieron a liberar a los rehenes a sabiendas de que no ganaban nada con retenerlos ya que el Ministerio de Gobernación no iba a flexibilizar su posición.

Agentes antidisturbios de la PNC se preparan para ingresar al Infiernito a hacer una requisa. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

Autoridades efectuaron temprano el traslado de al menos 40 a reos desde el Preventivo de la zona 18 hacia otras prisiones el país. Todos son líderes de la mara 18 que en ese penal coordinaban secuestros, extorsiones, asesinatos, entre otros delitos.

Según información oficial, los traslados provocaron el descontento de los privados de libertad que mantienen retenidos a los guardias del SP.

El ministro de Gobernación, Oliverio García Rodas, informó a mediodía que unos dos mil agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) se sumaron al operativo para recuperar a los rehenes.

Añadió que en las cárceles hay  hacinamiento y hay un problema de manejo en las prisiones por los propios reos, por lo que se trata de poner orden.

Autoridades de Gobernación informan acerca del traslado de reos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

“No es posible que los reos son los que tengan el control de la cárceles en Guatemala”, manifestó.

El funcionario agregó: “Yo expresamente he dicho que bajo mi responsabilidad si hay necesidad de hacer uso de la fuerza que se haga uso de la fuerza. No estamos mandando ni a disparar ni a matar a nadie, pero aquí se debe hacer el uso de la fuerza porque no podemos permitir este tipo de acciones”.

La PNC permanece en la periferia de la cárcel El Infiernito, asegura que el control aún lo tiene el SP, y que en caso esto cambie ellos actuarían, pero que de momento se está a la espera de directrices, ya que los reos piden negociar el traslado de los denominados jefes.

Según información de Gobernación, el viceministro de Seguridad, Gendri Reyes, aseguró que la desarticulación de la Rueda del Barrio 18 tiene como finalidad que estos no tengan contacto con ninguna persona, y que “en algunos centros de detención cuentan con dos filtros de seguridad, como es Matamoros, donde hay espacio de aislamiento”.

Mientras que el ministro agregó que “no estamos para negociar con nadie, no estamos para aceptar disculpas de ineficiencias y las cosas se hacen correctamente o la persona que no cumpla con sus obligaciones no solo será despedido, sino consignado a los tribunales de justicia”.

Añadió que no harán ningún acuerdo, ni negociarán con nadie al referirse a la retenciones.

Alejo Campos, director regional de Crime Stoppers, comentó que las pandillas forman parte del crimen organizado y desde esa perspectiva deben ser combatidas.

“Las pistas ciudadanas son claves”, dijo Campos, que puso a disposición la página web www.tupista.gt y el 110 para dar cualquier información que puede ayudar a ampliar investigaciones.