Sala Segunda de Mayor Riesgo anula el caso Fénix

Caso busca esclarecer el lavado de Q350 millones desfalcados del IGSS para un proyecto de vivienda popular.

Archivado en:

Caso FénixFeciIgss
Vista de una audiencia del caso Fenix en abril de 2019, en el que 52 personas individuales y jurídicas están vinculadas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Vista de una audiencia del caso Fenix en abril de 2019, en el que 52 personas individuales y jurídicas están vinculadas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Sala Segunda de Apelaciones de Mayor Riesgo, integrada por suplentes, anuló el caso Fénix, relacionado con lavado de Q350 millones en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), el cual estaba a cargo de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci).

En este caso había 52 personas implicadas, entre ellos Gustavo Herrera, un antiguo operador de cortes asilado en Nicaragua y que fue el cerebro detrás del desfalco al IGSS en 2003.

Lea más | Quién es Gustavo Herrera, el operador político a quien el MP pidió capturar por caso Fénix

Los jueces que firmaron la resolución son César Aníbal Najarro López -que también dio amparo provisional a Mynor Moto para que fuera juramentado magistrado de la Corte de Constitucionalidad-, Noé Moya García y Gloria Dalila Suchite Barrios.

El caso estaba a cargo de Erika Aifán, jueza de Mayor Riesgo D.

Esa misma sala de Apelaciones fue la que en diciembre anuló el proceso a favor de Armando Escribá, exdiputado procesado en una fase del caso Construcción y Corrupción sobre vínculos con constructoras que hicieron contratos millonarios con la Dirección General de Caminos en los gobiernos de la UNE y el PP. No obstante, la Cámara Penal de la Corte Suprema revirtió este fallo y lo dejó de nuevo a cargo de Aifán.

El caso

Según la Feci, una red usó empresas de sociedades anónimas y limitadas, así como una off shore para lavar dinero del desfalco de Q350 millones del fideicomiso Protección y Desarrollo Social, que se había formalizado entre el IGSS, el Grupo Empresarial Univserv, S.A. y Banco Uno S.A., que nació como un proyecto de vivienda popular para jubilados de la institución.

Helensburg Inc. y Escabel Management Group Ltd., financieras vinculadas a Herrera, habrían vendido por Q232.7 millones, cuando le habrían costado Q220 mil. Hasta julio de 2013, las autoridades habrían recuperado Q228.5 millones de los Q350 millones defraudados.