Jorge Moreno de León: Solo firmaba lo que tenía el aval de la familia Leal

Jorge Moreno de León, uno de los 19 vinculados con el caso Tráfico de Influencias, dijo ayer -lunes- que es inocente y afirmó que la familia Leal “era la que tomaba todas las decisiones” de la empresa.

Publicado el
Panoramica de la sala de audiencia donde se desarrolla el caso Traficantes de Influencias. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Panoramica de la sala de audiencia donde se desarrolla el caso Traficantes de Influencias. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Moreno, que era representante legal de Productos y Servicios Azucareros, una de las empresas a las que Mario Leal habría gestionado la devolución del crédito fiscal a través de una red de sobornos, dijo al juez Décimo de Instancia Penal, Wálter Villatoro, que él “solo firmaba lo que tenía el aval de la familia Leal”.    


Inngmar Walterio Iten  también decidió ofrecer su primera declaración a  Villatoro, a quien agradeció que   llevara el proceso penal.

Iten dijo al Juzgado que ha sido víctima  de  amenazas de muerte, por lo que guardar prisión preventiva en la cárcel Mariscal Zavala es la mejor opción.  

El sindicado se declaró  inocente  y señaló a Gevenet Flavio Robles López, colaborador eficaz en el proceso, como el responsable de haber facilitado la devolución del crédito fiscal  a su empresa.  

Según Iten, guardaba una estrecha relación con  Robles López, a quien “quería como un hermano”.

Refirió que esa relación con Robles López, además de su capacidad, hicieron que    lo nombrara representante legal de la empresa Maya Quetzal  en 2007.

María Lorena Silva, esposa de Giovanni Marroquín, también señalada en el caso,  indicó que tiene un hijo con autismo  y que ella solo administraba el dinero de la casa.

Afirmó que Marroquín le daba los cheques, que depositaba en su cuenta personal, y de allí tomaba unos Q22 mil al mes, pero nunca supo de dónde  provenían los fondos y nunca sospechó de su origen ilícito.manu