Casa del Migrante de El Ceibo: “Nunca se había visto algo como esto”

Unos 400 migrantes al día están siendo deportados a Guatemala y son devueltos a un puesto fronterizo que está muy alejado de las áreas urbanas.

Publicado el
Migrantes deportados reciben atención en la Casa del Migrante Belén, único lugar (no gubernamental) en El Ceibo, Petén, donde reciben alguna asistencia. (Foto: Casa del Migrante Belén)
Migrantes deportados reciben atención en la Casa del Migrante Belén, único lugar (no gubernamental) en El Ceibo, Petén, donde reciben alguna asistencia. (Foto: Casa del Migrante Belén)

La situación que se está viviendo en El Ceibo, Petén, no tiene precedentes, asegura Andrés Tizol, encargado de la Casa del Migrante Belén, el único albergue situado en esa remota localidad fronteriza con México.

Desde hace unas semanas, migrantes guatemaltecos y de otras nacionalidades están siendo deportados a ese lugar, después de haber sido enviados a México desde el sur de EE. UU. a donde los indocumentados habían llegado.

En conversación con Prensa Libre, Tizol cuenta los testimonios de las personas que han llegado, sin un centavo, desorientadas y con un cúmulo de sueños rotos.

¿Cuánta gente está siendo deportada a El Ceibo?

Las personas están siendo enviadas desde EE. UU. hasta el aeropuerto de Villahermosa —Tabasco, México—, son aproximadamente nueve buses y unas 400 personas al día las que están mandando a El Ceibo.

¿Cómo llegan estas personas, en qué condiciones?

Cuando llegan no se les ha proporcionado ninguna información, según los testimonios que hemos encontrado con las personas. Dicen que al llegar a EE. UU. solo les piden datos de sus familiares que viven allá, luego les dicen que los van a llevar a otro albergue y no que los van a deportar a México, de ahí los suben a aviones. Cuando las personas bajan se dan cuenta que están en México porque miran a agentes de la Guardia Nacional Mexicana, y la gente se pone a llorar porque nunca les dijeron que iban a ser expulsados de EE. UU.

Lea también: Partidos políticos no pueden superar más de tres procesos electorales

¿Qué capacidad tiene el albergue que tiene a su cargo, han podido atender a todas las personas?

Pues los que están viniendo para acá son mujeres y niños, los más vulnerables. La capacidad de nuestro albergue es de unas 30 personas, máximo. Pero con esto que está pasando, a veces tenemos a más de 100 personas, solo mujeres y niños, porque si ellos se quedan afuera pueden sufrir algún vejamen.

La Casa del Migrante Belén de El Ceibo tiene capacidad para atender a 30 personas, pero estos días se ha visto desbordada. (Foto: Casa del Migrante Belén)

¿Y qué hace el resto de las personas que han sido deportados solos?

Esta gente se queda alrededor del albergue, porque tenemos iluminación y tenemos cámaras observado desde adentro lo que sucede. Ahora con las carencias que tenemos, hay otras casas que nos han ofrecido toldos, por ejemplo, con lo que nos aliviamos y tratamos de ayudar a esta pobre gente, porque aquí no hay Conamigua (Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala), han venido a ver, nada más, pero no a apoyar, no han reaccionado. Estas personas no están recibiendo ninguna asistencia del Estado.

¿Después de que ayudan a estas personas, cómo hacen para llegar a sus lugares de origen?

Hay mucha gente que se va caminando porque no tiene recursos, tal vez en el camino encuentran a algún camión ganadero que se compadece de ellos y los transporta a La Libertad, Flores, o tal vez hasta Izabal, así es como la gente se ha podido ir.

Lea también: Cómo afectaría a Guatemala el terremoto político que ocurre en Honduras

Cuando llegan a Petén —los deportados— algunos dicen ‘yo me voy de una vez ahorita a mi casa’, y les tenemos que explicar que están en Petén. Hay gente que viene de San Marcos, Quiché, Retalhuleu y cuando llegan no saben ni donde están, llegan desubicados y no tienen idea de cómo es Petén, que es muy extenso.

¿El poblado más cercano a qué distancia está?

La Libertad —134 kilómetros— y Flores —174 kilómetros— están como a cuatro horas de aquí, pero en transporte público se hace uno hasta cinco horas.

Colaboradores del refugio se distribuyen las tareas para atender a los migrantes. (Foto: Casa del Migrante Belén)

¿Siguen llegando las personas sin registrar su ingreso al país y de varias nacionalidades?

Sí. Hasta el momento no está interviniendo ni —el Instituto Nacional de— Migración ni el Ministerio de Salud, no están haciendo ningún procedimiento. Aquí estamos atendiendo, no solo a guatemaltecos, también a salvadoreños, hondureños, nicaragüenses y venezolanos. Es que lo que sucede es que están siendo expulsados y no se les está tomando una entrevista para ver cómo está su situación o por qué salieron de su país.

Mucha gente quería pedir protección en EE. UU., pero no les hicieron ninguna entrevista, y México tampoco. La gente con necesidad de protección está siendo expulsada y los obligan a volver a su país de origen para que los maten.

Lea también: Deserción escolar impacta mayormente en la secundaria ¿por qué nos debe importar?

¿Entiendo que estas personas llegan sin ningún recurso?

Exacto. Incluso les están robando sus pertenencias, no les dan sus documentos y les quitan las maletas que llevaban, donde algunos dicen que tenían dinero y no les dan nada.

Una vez cruzan la frontera de regreso la frontera con México, los migrantes quedan a mereced de su suerte. (Foto: Casa del Migrante Belén)

¿Con cerca de 15 años de estar a cargo del refugio había visto una situación similar?

No nunca se había visto algo así. Por primera vez que veo esto, que a estas pobres personas no los están atendiendo. De verdad, ahora sí los están dejando solos y lo que hacemos nosotros como iglesia es tratar de aliviar un poco el sufrimiento de nuestros hermanos porque da tristeza el ver que los niños vienen con enfermedades respiratorias, porque dicen que los ponen en carceletas con aire acondicionado las 24 horas, es como una tortura.

Y El Ceibo es una comunidad donde no hay presencia de un Ministerio de Salud que nos ayude, entonces hemos tratado la manera de ver con la Cruz Roja si nos apoya porque es duro y no hemos tenido ninguna ayuda.

Lea también: Qué es el bono demográfico y por qué es la última oportunidad para alcanzar el desarrollo del país

¿Qué llamado les hace a las autoridades para ayudar a estas personas?

Que realmente tomen conciencia y que digan ‘vamos a ayudar a la gente’ porque están —el Gobierno— como si no estuviera pasando nada y no les dan la atención a estas personas que deberían de recibir un trato digno de parte de los gobiernos para que, por lo menos las personas se les traslade dignamente y se les dé una asistencia adecuada como debe ser, porque son seres humanos como nosotros, con la diferencia de que por sus condiciones de pobreza han tenido que migrar.

Una niña es trata de entretenerse durante las horas que permanece en el albergue. (Foto: Casa del Migrante Belén)