Crisis migratoria: enviado especial de EE. UU. a Haití renuncia y señala al Gobierno de Biden de “tratos inhumanos”

Daniel Foote señaló a la administración estadounidense de llevar una política “profundamente errónea” en el manejo de la crisis migratoria.

Miles de migrantes intentan llegar a Estados Unidos para mejorar sus condiciones de vida y huir de la violencia de sus países de origen. (Foto Prensa Libre: AFP)
Miles de migrantes intentan llegar a Estados Unidos para mejorar sus condiciones de vida y huir de la violencia de sus países de origen. (Foto Prensa Libre: AFP)

El enviado especial de Estados Unidos a Haití, Daniel Foote, presentó su dimisión ante el Departamento de Estado en protesta por el “trato inhumano a los migrantes” de ese país por parte de la administración estadounidense.

En su carta de dimisión, que publicaron este jueves varios medios estadounidenses y que avanzó PBS, Foote señaló que no puede seguir vinculado a la decisión “inhumana y contraproducente de deportar a miles de refugiados haitianos”.

Y consideró “profundamente errónea” la política que está llevando a cabo el Gobierno de Joe Biden ante esta nueva crisis migratoria.

El Departamento de Estado de EE.UU. criticó duramente la labor de Foote, después de que este dimitiera.

En un comunicado, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, evitó pronunciarse directamente sobre las críticas de Foote acerca del trato de Estados Unidos a los migrantes, los problemas que supone deportarlos a un país en crisis como Haití y la interferencia política de Washington en los asuntos internos de esa nación.

En cambio, Price se centró en las quejas de Foote de que sus recomendaciones para cambiar la política estadounidense hacia Haití fueron “ignoradas”, algo que el portavoz del Departamento de Estado tachó de “simplemente falso”.

“Algunas de esas propuestas se consideraron dañinas para nuestro compromiso con la promoción de la democracia en Haití, y fueron rechazadas”, afirmó Price, quien insistió en que esas sugerencias se examinaron en un proceso “riguroso y transparente”.

“El papel del gabinete del presidente y de sus asesores es proporcionar al presidente (Joe Biden) los mejores consejos posibles. No se ignora ninguna idea, pero no todas las ideas son buenas ideas”, sentenció.

Price consideró “desafortunado que, en lugar de participar en un proceso de elaboración de políticas destinado a encontrar soluciones, el enviado especial Foote haya renunciado y descrito de forma equivocada las circunstancias de su dimisión”.

“(Foote) fracasó a la hora de beneficiarse de las múltiples oportunidades que tuvo durante su tiempo en el puesto para expresar preocupaciones sobre migración, y en lugar de eso, escogió dimitir”, agregó.

El portavoz no quiso pronunciarse sobre “el contenido de la carta de renuncia” de Foote, publicada por los medios este jueves y que contiene duras críticas a la gestión de la crisis en la frontera por parte del Gobierno de Biden.

Foote subrayó que no podía seguir vinculado a la decisión “inhumana y contraproducente de deportar a miles de refugiados haitianos” que han llegado en los últimos días a la frontera sur de EE.UU., y consideró “profundamente errónea” la política del Gobierno de Biden con respecto a Haití.

El diplomático, que llevaba en su cargo desde julio, recalcó que el pueblo de Haití, “sumido en la pobreza y rehén del terror” por parte de las bandas que controlan el país, necesita asistencia urgente.

Añadió que Haití también necesita “la oportunidad de diseñar su propio camino” sin convertirse en “marioneta” de potencias internacionales, y denunció el apoyo público que Estados Unidos está expresando a Ariel Henry como primer ministro haitiano interino del país.

La renuncia de Foote llega días después de que se publicaran imágenes muy criticadas del trato de agentes de la patrulla fronteriza en la frontera sur, a donde han llegado miles de migrantes en los últimos días, buena parte de ellos haitianos, que se concentran en un puente en la zona de Del Río (Texas).

La polémica ha salpicado al Gobierno de Biden y aunque el Departamento de Seguridad Nacional ha anunciado una investigación, ya se han producido algunas fricciones dentro de la administración, a las que se suma la dimisión de Foote.