Desciende la cifra de migrantes detenidos en la frontera con México (y a qué lo atribuye Estados Unidos)

En septiembre pasado las autoridades fronterizas registraron la cifra mensual más alta en este mes desde el año 2012.

A pesar de que hay un descenso en la detención de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, septiembre último fue el mes con más arrestos desde 2012. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
A pesar de que hay un descenso en la detención de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, septiembre último fue el mes con más arrestos desde 2012. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La captura de inmigrantes indocumentados en la frontera sur de Estados Unidos disminuyó un 53 por ciento durante el período fiscal 2020 comparado con el año anterior, según el director interino de la agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), Mark Morgan.

En el período fiscal que concluyó el 30 de septiembre las autoridades migratorias detuvieron por entrar sin documentos al país o devolvieron a México por ser inadmisibles a 458 mil 88 personas, frente a las 977 mil 509 del año fiscal 2019, informó la agencia.

Sin embargo, el informe muestra que en septiembre pasado las autoridades fronterizas capturaron o consideraron inadmisibles a 57 mil 674 personas, la cifra mensual más alta en este mes desde el año 2012.

Los 977 mil 509 detenidos o rechazados en los puestos fronterizos en el año fiscal 2019 supuso una cifra récord, que casi duplicó a la de la media de los años anteriores, por lo que la cifra de este pasado año fiscal está más en la línea de los de 2018 (521.090) y 2017 (415.517).

El funcionario señaló que en el comienzo del período fiscal, en octubre de 2019, la agencia “continuaba lidiando con los efectos de una oleada de inmigración ilegal sin precedentes”, ocurrida en 2019.

“El Congreso hizo nada, no aprobó una sola ley para encarar esa crisis. El Gobierno del presidente Donald Trump nos proporcionó los medios para lidiar con ella, y uno importante fue el fin de la política de ‘detención y liberación'”. Mark Morgan, director de la CBP.

Bajo esa política aplicada por gobiernos anteriores, los inmigrantes indocumentados detenidos por las autoridades eran registrados y dejados en libertad hasta la fecha de una audiencia para decidir sobre su deportación.

El gobierno de Trump puso fin a la práctica en 2018 y, como consecuencia, decenas de miles de inmigrantes indocumentados fueron recluidos en centros de detención donde la espera de una audiencia se prolongó más por el impacto de la pandemia del covid-19.

Hacia febrero, y antes del impacto del covid-19, la migración indocumentada había descendido un 65% comparada con los niveles de un año antes “y pasó a ser de una mayoría de familias centroamericanas a un contingente mayormente de hombres mexicanos”.

Los hombres mexicanos que migraron solos contabilizaron el 56% de los migrantes indocumentados capturados en el año fiscal 2020, lo cual es un cambio significativo desde el período anterior cuando el 64 % de los migrantes detenidos eran individuos de países en el llamado Triángulo Norte de América Central (Guatemala, Honduras y El Salvador).

“La colaboración entre Estados Unidos, México y los países centroamericanos jamás ha sido más firme, y ha contribuido enormemente para lidiar tanto con la migración ilegal como con la pandemia”. Mark Morgan, director de CBP.

“Las detenciones de grupos familiares pasaron de 530 mil a unos 18 mil” agregó. “Ha habido una reducción del 87 % en el flujo de migrantes que llegan por razones económicas”.

En conjunto los adultos que viajaban solos contabilizaron el 77 % de todas las capturas por cruces ilegales de la frontera comparado con el 38 % en el año anterior.

Durante el recién concluido año fiscal, CBP incautó casi 830.000 libras de drogas, y comparado con el año pasado disminuyeron las confiscaciones de cocaína, en un 43 %, y heroína, en un 7 %, aunque aumentaron en los casos de metanfetamina (25 %), fentanilo (71 %) y marihuana (5 %), indicó la agencia.