EE. UU. explora alternativas para contener la migración desde Guatemala para no saturar su frontera sur

Comisión bipartidista de senadores estadounidenses vino a Guatemala la semana pasada y habría solicitado apoyo al presidente guatemalteco Alejandro Giammttei.

Miles de migrantes de países al sur de Guatemala pasan por el país cada año rumbo a EE. UU. a donde llegan a pedir asilo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Miles de migrantes de países al sur de Guatemala pasan por el país cada año rumbo a EE. UU. a donde llegan a pedir asilo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El grupo de seis senadores estadounidenses que se reunieron la semana pasada con el presidente Alejandro Giammattei busca soluciones para que, desde Guatemala se pueda contener la migración irregular hacia EE. UU., confirmó este lunes Timothy Michael Kaine, senador que estuvo de visita en el país.

En una conferencia de prensa virtual el senador demócrata representante del estado de Virginia reconoció que él, su colega Robert Portman y otros senadores “vamos a explorar si hay un proceso en donde la gente pueda aplicar por asilo en lugares” seguros “donde no sufran violencia”, en lo que esperan una respuesta de EE. UU. a su petición.

Aunque la Embajada de EE. UU. y la Cancillería guatemalteca han negado en el pasado que haya planes para que Guatemala vuelva a recibir a hondureños y salvadoreños que buscan asilo en el norte, el mensaje de los senadores da lugar a pensar de nuevo en algún programa tipo el ACA (Acuerdo de Cooperación de Asilo) implementado durante el gobierno de Donald Trump.

El pasado viernes, Portman compareció en una conferencia de prensa al finalizar la reunión con Giammattei y dijo a los medios que en la conversación “muy honesta” que sostuvieron con el mandatario guatemalteco abordaron lo relativo a la política de asilo estadounidense “y cómo Guatemala puede trabajar mejor con nosotros”.

“Mi perspectiva”, añadió el senador republicano, “es darles a las personas la oportunidad de pedir asilo en su propio país o en un tercer país seguro… yo creo que Guatemala sería un país adecuado” para que personas puedan solicitar refugio y si califican puedan entrar a EE. UU., agregó.

Portman enfatizó en que la gran cantidad de menores de edad que están llegando a EE. UU., “hay que reconocerlo”, se debe a la política de asilo en su país la cual es aprovechada por los coyotes que van a las comunidades y dicen a las personas que se llevan a sus niños y les aseguran que se quedarán a vivir allá. Al final se radican por un tiempo, quizás para siempre, considera Portman.

Lea también: Así afecta a Guatemala la crisis política en Nicaragua

“Nuestra política lo permite bajo las leyes de asilo actuales, no es esa la intención, pero está pasando —y— yo no quiero fortalecer y empoderar a esos coyotes que explotan niños, mujeres y familias”, precisó el senador republicano en la conferencia de prensa del pasado viernes.

Al respecto, Kaine consideró que la opinión de Portman es “fuerte”.

El senador republicano, dijo Kaine, cree que el sistema de asilo estadounidense está roto, ya que muchas personas que llegan a la frontera a solicitar refugio esperan hasta seis años en lo que se resuelven sus solicitudes, por lo cual Portman también pide que los casos se agilicen.

Hondureños en San Pedro Sula, a punto de comenzar su travesía hacia EE. UU. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Qué habrá a cambio

Cuando se implementó el acuerdo ACA la administración Trump ofreció a cambio visas de trabajo para migrantes guatemaltecos y la implementación del programa América Crece que haría multimillonarias inversiones para evitar la migración irregular.

Con Biden, la promesa de los US$4 mil millones ya está, y de la misma forma, según Kaine, se podrían otorgar más visas de trabajo.

“También es posible conectar esta reforma de asilo a un nuevo tipo de visas para obreros”, enfatizó. Ya que si la mayoría de las personas migra por motivaciones económicas “posiblemente necesitemos considerar más de estas visas”.

Lea también: Estos son los cuatro casos que ponen en aprietos al ministro de Energía y Minas

Aunque aún no hay nada decidido, Kaine afirmó que es “un asunto importante” ya que esta semana el Senado podría considerar algunas reformas de inmigración.

Lamentable

Organizaciones de la sociedad civil tanto en Guatemala como en EE. UU. rechazaron en 2019 la implementación de ACA en Guatemala al afirmar que el país no tiene las condiciones mínimas para recibir a migrantes de otros países. El acuerdo, incluso, fue impugnado en los tribunales estadounidenses.

Mediante el ACA poco más de 700 hondureños y salvadoreños fueron devueltos al país después de que habían llegado a la frontera sur de EE. UU. pidiendo asilo. Al estar de vuelta en Guatemala la gran mayoría optó por regresarse a su país.

Las recientes caravanas han sido reprimidas por al fuerza en Guatemala. EE. UU. ha saludado esas acciones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Úrsula Roldán, directora del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales de la Universidad Rafael Landívar, dijo que implementar una política similar a la que se impulsó durante el gobierno de Trump sería “lamentable” y “un retroceso” porque aquella práctica iba en contra del Estatuto de Refugiados, que reconoce EE. UU.,  y porque el compromiso de Biden es precisamente restituir el sistema de asilo y refugio.

Lea también: “Estados Unidos cree tener un mejor socio en Guatemala que con El Salvador y Honduras”

“EE. UU. ha dicho que conocen muy bien la situación de Guatemala y saben perfectamente que no somos un país seguro”, expuso Roldán.

La necesidad de insistir en acciones de este tipo, apunta la analista, puede obedecer a la presión política que tiene el tema migratorio en EE. UU. donde no todas las personas aprueban medidas que favorezcan a los migrantes y solicitantes de protección.

Lea también: La clase media se redujo en Guatemala por la pandemia y cómo se reflejó en los hogares

Y ya que atacar las causas estructurales de la migración, como ha sido el discurso principal de Biden, puede lleva mucho tiempo brota de nuevo la idea de controlar las crisis migratorias que se generan en la frontera sur, pero desde los países de tránsito, como es el caso de Guatemala.

Sin embargo, Roldán opina que este tipo de acciones no son la solución, porque en medio de los éxodos hay miles de personas que sufre persecución y violencia. En ese sentido, dijo que el aumento de visas de trabajo acompañado de un amplio programa de identificación de las causas de la migración puede ser una alternativa.

Istmo lucha por salir de la pobreza
Migrantes hondureños abandonan su país para llegar a Estados Unidos, a causa de la violencia y la falta de empleo, flagelos que se han generalizado por la pandemia del covid-19 y fenómenos meteorológicos. Foto Prensa Libre: Heremeroteca PL

“El problema no está en las fronteras, está en los países de origen y su gobernanza”, subraya la analista.

La Pastoral de Movilidad Humana de Guatemala da cuenta de que miles de menores de edad salen a diario de los países del Triángulo Norte de Centroamérica y la mayoría que pasa por los albergues a su cargo denuncian que son víctimas de amenazas o violencia.

“El perfil de los niños y jóvenes que pasan por los refugios es que cuentan una historia de violencia por la delincuencia o en el hogar, o porque han sido testigos de que mataron al papá, a la mamá o el hermano y se quedan solos, o sufren abusos”, dijo Juan Luis Carbajal, secretario ejecutivo de la Pastoral.

Al cierre de esta nota, la Cancillería no había respondido una solicitud de comentarios que le hizo Prensa Libre.