Ejecutivo niega que se quiera convertir a Guatemala en tercer país seguro para migrantes

El país no se puede comprometer con acciones que no puede cumplir, afirmó este 15 de julio el viceministro de Gobernación, Luis Arévalo, con lo que aseguró que no existe una negociación para que Guatemala se convierta en un tercer país seguro.

El viceministro de Gobernación Luis Arévalo en conferencia de prensa. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
El viceministro de Gobernación Luis Arévalo en conferencia de prensa. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El viceministro de Gobernación, Luis Arévalo, no negó que haya una negociación entre Estados Unidos y Guatemala en el tema migratorio, pero afirmó que no se trata de la figura de tercer país seguro.

El funcionario tampoco dio detalles de los temas que se abordan en el acuerdo e insistió en que se trata de una negociación que no se ha concretado.

“No puedo adelantar las propuestas del Gobierno, pero Guatemala no puede comprometerse a acciones que no pueda cumplir y Estados Unidos va a tener que entender que, al igual que nosotros, ellos tienen que evaluar las condiciones en que el convenio tiene que suscribirse”, dijo el viceministro.

El convenio tiene varios meses en discusión, indicó Arévalo, quien agregó que hay varias posturas que EE. UU. ha planteado, y otras de parte de Guatemala, las cuales deben analizarse antes de que cualquier documento sea aprobado.

Sobre las críticas a la posibilidad de que se declare a Guatemala como tercer país seguro, el funcionario aseguró: “Nosotros no estamos comprometiendo al país, son consensos bilaterales que no puedo adelantar. Estamos buscando beneficios para nuestro país”.

Lea también: EE. UU. ordena bloquear solicitudes de asilo a inmigrantes centroamericanos

El presidente Jimmy Morales debía reunirse este lunes con su homólogo estadounidense Donald Trump, pero el viaje se reprogramó debido a que la Corte de Constitucionalidad (CC) tenía pendiente resolver solicitudes de amparo para evitar que se concretara la firma del acuerdo.

El Ejecutivo, a través de un comunicado, indicó el 14 de julio que no se firmaría ningún convenio para declarar a Guatemala como un país que de asilo a los migrantes que sean rechazados por EE. UU., pero dijo que la reunión se postergaría debido a las solicitudes de amparo pendientes en la CC.

La Corte resolvió el domingo que para firmar el convenio es necesario que el Ejecutivo cuente con la aprobación del Congreso.

Horas después de que el viceministro diera declaraciones a la prensa se conoció sobre la reunión en Washington, donde participaron los ministros Enrique Degenhart, de Gobernación; Sandra Jovel, de Relaciones Exteriores, y Gabriel Aguilera, de Trabajo, junto a Kevin McAleenan, secretario interino de Seguridad Nacional de EE. UU, y Stephen Miller y Mauricio Claver-Carone, asesores de Trump.

Lea también: Excancilleres sostuvieron reunión con delegados de la Embajada de EE. UU. en Guatemala ante posible convenio migratorio

Es una amenaza posible

El excanciller Gabriel Orellana aseguró que el amparo interpuesto en la CC es por la amenaza de que entre las negociaciones que se hacen con EE. UU. el Gobierno pueda contraer obligaciones que constituyan a Guatemala como un tercer país seguro.

Orellana explicó que el Ejecutivo podría “recurrir a un subterfugio al firmar un acuerdo en forma simplificada”, que tendría los efectos de un tratado internacional, pero que no debe pasar por el control del Congreso o la CC, y por ello también se presentó el amparo.

Por su parte, el exministro de Relaciones Exteriores y exvicepresidente del país, Eduardo Stein, indicó que el retraso en la reunión en Washington no fue decisión de Morales, sino que en “Washington no querían exponer al mandatario -Trump- a un bochorno al firmar cualquier acuerdo con Morales que luego fuera objetado por el ente constitucional o el Congreso”.

Lea también: “Guatemala no tiene las condiciones para ser tercer país seguro”, afirma Amnistía internacional

Stein recordó que el presidente Trump “está más interesado en la contención de migrantes irregulares como tema para su reelección, que en una solución real para los países del Triángulo Norte”.

El exfuncionario reiteró que Guatemala no tiene las condiciones para ser un tercer país seguro para migrantes, a menos que se utilicen métodos represivos, lo cual sería un “disparo al corazón” del sistema de Integración Centroamericana.

“El asunto es lo suficientemente complicado como para que se discuta de una forma más amplia y más oxigenada, pero, como en otros temas -el gobierno- han querido hacer las cosas a espaldas de la población que los eligió”, explicó Stein.

Contenido relacionado

Acuerdo para que Guatemala sea tercer país seguro es ilegal, afirma Eliot Engel

Norma Torres dice que inminente acuerdo de tercer país seguro es un “trato sucio”

Guatemala recibiría a todos los futuros solicitantes de asilo en Estados Unidos