El miedo y la angustia se apodera de la comunidad migrante ante la amenaza de redadas masivas

El inicio este domingo de redadas masivas de indocumentados en Estados Unidos se ha convertido en una amenaza para la comunidades de inmigrantes, que tienen miedo hasta de salir de sus casas. Temen ser deportados.

La amenaza de las redadas masivas en 10 ciudades de Estados Unidos en busca de migrantes indocumentados se prevén para este domingo, La medida ha causado temor e indignación entre la población. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La amenaza de las redadas masivas en 10 ciudades de Estados Unidos en busca de migrantes indocumentados se prevén para este domingo, La medida ha causado temor e indignación entre la población. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El miedo se ha apoderado de la comunidad de migrantes indocumentados en Miami, Florida, Estados Unidos. Es una sociedad fantasma, que únicamente sale de sus casas para ir a trabajar, y lo hace porque tiene que sobrevivir.  Han comenzado a inhibirse de participar en cualquier actividad fuera del trabajo para evitar caminar por las calles y los agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) los detenga y sean deportados.

Marlon González, de la Asociación Guatemalteca Americana en Miami, menciona que el ambiente de zozobra que actualmente los embarga comenzó cuando entró en vigor la ley SB-168, el 1 de julio, que obliga a las policías estatales y locales de Florida a colaborar con ICE en el proceso de deportación de indocumentados. Hasta ahora Miami ha sido una de las ciudades santuario, que protegen a los migrantes ante las deportaciones.

“Esta ley está diseñada para que le diga a la comunidad migrante indocumentada ‘no vengan al estado de la Florida’”, dice González, que a su temor se suma el anuncio del masivo operativo para deportar a inmigrantes en situación irregular dado por el presidente Donald Trump en junio pasado, lo que tensó aun más el ambiente.

El plan se pospuso unas semanas, pero según publicó el diario The New York Times y luego lo confirmó la Casa Blanca este jueves 7 de julio, se llevará a cabo este domingo y va dirigida a unas 2 mil personas en al menos 10 ciudades de Estados Unidos que se han constituido como comunidades santuario para los migrantes, aunque el riesgo también incluye posibles “deportaciones colaterales”, lo que significa que quienes estén en el lugar con los inmigrantes buscados también podrían ser aprehendidos por los agentes y expulsados a sus países.

Miami es una de las ciudades donde podrían ocurrir las captura masiva de indocumentados, al igual que en Chicago (Illinois), Baltimore (Maryland), Nueva York (Nueva York), Houston (Texas) y Los Ángeles (California).

No deje de leer: Presidenta de la Cámara Baja critica a Trump por infundir miedo a inmigrantes con redadas brutales

“En la comunidad guatemalteca se incrementó el miedo, la angustia, la desesperación de que irán a trabajar y no saben si los van a detener”, menciona González. “Ellos (las autoridades) dicen que será únicamente para los criminales y para los que tiene orden de deportación, y todos sabemos que es mentira, van a agarrar a quienes estén en paradas de buses o no tengan licencia de conducir, van a entrar en restaurantes”, agrega.

El temor ha llevado a padres de familia a buscar ayuda legal para firmar una “carta poder” para ceder la custodia de sus hijos a algún familiar legalmente establecido en Estados Unidos y así evitar la deportación de los niños, indica el representante de Asociación Guatemalteca Americana.

Ya sufren efectos

Walter Batres, de la Red Migrante Guatemalteca, califica estas redadas masivas como una “amenaza latente con persecución física y psicológica”, que afecta a toda la comunidad con o sin estatus migratorio.

Refiere que en Los Ángeles algunos connacionales no hacen otra actividad más que trabajar, y solo salen los domingos a comprar la comida para el resto de la semana y enviar dinero a sus familiares en Guatemala, evitan ir a sitios donde pueden estar muy expuestos.

El lunes pasado, una familia en Los Ángeles fue sorprendida en su casa con la visita de 15 oficiales de migración que se negaron a enseñarles los documentos que avalaban su presencia en el lugar. Los migrantes no quisieron abrirles la puerta y eso evitó su detención.

Lea también: Trump afirma que abrirán centros de detención de migrantes a la prensa tras denuncias de abusos

El caso fue atendido por la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), que también recibió el reporte de un hombre que fue capturado por error en una venta de comida rápida. Él conducía el vehículo de un familiar que tenía una orden de deportación y lo detuvieron.

“Migración detiene a quien encuentre en su camino y eso es otra de las maneras injustas, inhumanas y crueles que está administración ha adoptado”, dice el director de comunicación de CHIRLA, Jorge Macio Cabrera, para quien “el reino de terror de la administración Trump continua en contra de la comunidad migrante” y el anuncio de las redadas masivas es un ejemplo de su intención de intimidar a los indocumentados.

“Los operativos siempre se han llevado a cabo, eso no es nuevo, lo nuevo es que se esté anunciando de antemano, y eso crea inestabilidad, caos, y una psicosis de persecución en la comunidad”, agrega Cabrera.

Chicago es otra de los lugares donde se espera que los agentes de ICE persigan a los ilegales, sin embargo, el guatemalteco Crisanto Morales que reside desde tiempo en esa ciudad indica que hasta ahora persiste un ambiente de tranquilidad. Aunque los indocumentados no dejan de estar a la expectativa ante el anuncio de las redadas, la postura de la alcaldesa Lori Lightfoot de protegerlos les ha dado tranquilidad, asegura.

No deje de leer: Qué es un “tercer país seguro” y por qué Trump quiere convertir a México en uno

Los migrantes tienen derecho a…

Ante el peligro que representan las redadas masivas para los migrantes indocumentados, Cabrera menciona que es importante que las personas conozcan sus derechos y sepan cómo proceder.

“Solo una orden firmada por un juez le permite a los oficiales (de ICE) entrar a las casas”, explica Cabrera. Estas, según dice, son órdenes administrativas con ningún peso legal para forzar a alguien abrir la puerta de su domicilio, aún cuando el documento contenga el nombre de alguien que allí resida.

“Tiene el derecho de rehusarse a abrir la puerta, tienen derecho a mantenerse callado, a no dar ningún tipo de información. Lo que hay que dar es el nombre verdadero y la fecha de nacimiento, no mentir. Si los detienen en la calle, no hay que insultar a los oficiales ni correr y tampoco firmar nada que no entiendan y pedir un abogado”, agrega.

Cabrera menciona que las personas que sean detenidas no tienen otra salida que la deportación. “No importa cuán enraizada este la persona en esta sociedad, a esta administración no le importa, lo que quiere es aumentar los números de deportaciones para asegurarse una reelección”.

Lea también: Guatemala, ¿el tercer país seguro? Esto es lo que pretenden EE. UU. y Centroamérica

Según la publicación de The New York Times, en estos operativos las autoridades podrían detener a inmigrantes que estén en el área aun cuando ellos no fueran los buscados.

“En la medida en que sea posible, los miembros de familias arrestados juntos serán llevados a centros de detención para familias en Texas y Pensilvania. Pero, debido al espacio limitado, algunos podrían terminar en hoteles mientras se preparan sus documentos de viaje”, agrega.

Huérfanos del gobierno

En momentos como este, la comunidad migrante no ha encontrado mayor respaldo en de las actuales autoridades de gobierno guatemaltecas.

Según Batrés, durante los dos primeros años de gobierno del presidente Jimmy Morales hubo un acercamiento con la comunidad migrante en Estados Unidos, que era considerada una prioridad, sin embargo se estancó. Se planificó abrir 10 consulados, pero aún faltan seis, y los que urgen son en Columbus, Ohio, y en Omaha, Nebraska.

“No ha planteado nada en concreto, pese a que es el presidente que más se ha beneficiado del voto migrante a través de sus familiares”, dice González.

Redadas “sin corazón”

La posibilidad de deportaciones masivas fue nuevamente criticada por la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, quien en junio pasado había abogado por suspender las redadas “sin corazón”.

“Estas acciones brutales van a aterrorizar a niños y a muchas familias (…) Las familias deben permanecer unidas; todos en nuestro país tienen derechos. Oramos para que el presidente cambie de opinión”, afirmó Pelosi el pasado jueves 11 de julio en una rueda de prensa.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) reveló el miércoles que en junio fueron detenidos 94 mil 897 migrantes en la frontera con México frente a las 132 mil 887 personas arrestados en mayo, cifra que para un portavoz de esa agencia dan un “cierto alivio” pero no suponen el cese de la “crisis humanitaria” en la zona.

De acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Migración (INM), de enero a mayo pasado, 24 mil 784 guatemaltecos fueron deportados de aquel país, tres mil 309 más que en los mismos meses del 2018. La cifra va en aumento y se calcula que este será un año récord en deportaciones

Contenido relacionado

>Excancilleres presentan amparo contra Jimmy Morales por asilo a migrantes

>EE. UU. detuvo en junio a casi 95 mil migrantes en la frontera con México

>EE. UU. solicita 1 mil soldados adicionales para manejar crisis migratoria en Texas