Estados Unidos finaliza el ACA o acuerdo de tercer país seguro con Guatemala

Guatemala reitera llamado para que la población no arriesgue la vida o su patrimonio para migrar de forma irregular a Estados Unidos.

Guatemala y Estados Unidos firmaron en julio de 2019 el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA). (Foto: Hemeroteca PL)
Guatemala y Estados Unidos firmaron en julio de 2019 el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA). (Foto: Hemeroteca PL)

Estados Unidos puso fin al Acuerdo de Cooperación en materia de Asilo (ACA), o conocido también como tercer país seguro, firmado en julio de 2019 con la administración de Donald Trump.

“El Gobierno de Guatemala recibe con beneplácito lo expresado por el presidente Joe Biden respecto al compromiso de su gobierno para con nuestro país y la región, orientado a mantener una estrecha colaboración y coordinación para afrontar juntos los desafíos relacionados con las causas de la migración irregular, sus altos riesgos para las personas, así como la generación de desarrollo integral que garantice prosperidad en nuestros países”, declaró el Ejecutivo al confirmar el cese de ACA.

Según el Instituto Guatemalteco de Migración, de noviembre de 2019 al 16 de marzo de 2020, llegaron a Guatemala 579 hondureños solicitantes de asilo y 360 salvadoreños, entre hombres, mujeres y niños.

“El Gobierno de Guatemala reafirma su compromiso de continuar trabajando de manera estrecha y conjunta en el marco regional y bilateral e impulsar esfuerzos orientados a garantizar la protección de las personas migrantes y sus derechos, en especial de niñas, niños y adolescentes”, añadió.

Lea más | La tragedia de Tamaulipas y las cada vez más crueles redes de tráfico de personas

En el mismo sentido, hizo un llamado a la población a “no exponer su salud, su patrimonio y su integridad migrando de manera irregular” pues hay riesgos y existen mensajes que intentan manipular y ocultar que se trata de un viaje peligroso.

“A consecuencia de la pandemia del COVID-19, hoy más que nunca, las fronteras de los países se encuentran protegidas, por lo que al migrar de manera irregular las personas son expuestas a detenciones y expulsiones inmediatas”, concluye la declaración de Guatemala.

Nueva política migratoria

El presidente Joe Biden firmó recientemente tres órdenes ejecutivas dirigidas a concretar reformas migratorias y revertir así las medidas antimigrantes de su antecesor, Donald Trump.

Entre otras que deberá revisar Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, estaba poner fin a los controvertidos acuerdos de asilo firmados por Trump y funcionarios en Guatemala, El Salvador y Honduras, a donde eran enviados los migrantes para impedir que lo solicitaran en el país del norte.

En contexto | EE. UU. agilizará trámites por solicitudes de asilo de personas varadas en la frontera sur

Según funcionarios de Washington, solo el de Guatemala entró en vigencia y se congeló en gran medida desde marzo de 2020, al inicio de la pandemia.

De unos mil solicitantes de asilo enviados desde noviembre del 2019 a Guatemala, ninguno ha recibido la protección -solo 34 fueron sometidos a trámite-, según un informe de la sección demócrata del Comité de Relaciones Exteriores del Senado citado por Los Angeles Times.

Además, Mayorkas tendrá a su cargo sacar adelante la ambiciosa reforma que Biden presentó al Congreso en su primer día al frente de la Casa Blanca, que ofrece un camino a la ciudadanía a cerca de 11 millones de indocumentados residentes en el país y es considerada la principal promesa de campaña del demócrata.

Le puede interesar: “Solo quería trabajar para pagar la operación de su hermanita”: la tragedia que lloran en Comitancillo

También deberá liderar la reunificación de más de medio millar de niños de Guatemala, El Salvador y Honduras, separados de sus padres por medio del programa Menores de Centroamérica (CAM, en inglés) y restablecer, entre otros, los beneficios de asilo y refugio.

Asimismo, deberá revisar el programa de Protocolos de Protección al Migrante (MPP, en inglés), suspendido por Biden el mismo 20 de enero pasado, por medio del cual los solicitantes de asilo en EE. UU. eran enviados a México mientras se resolvía su caso.