La economía de EE. UU. necesita a los inmigrantes para seguir creciendo: Alan Rivera Prieto

El escritor y periodista peruano, Alan Rivera Prieto, aborda la migración desde una perspectiva económica, desde la cual puntualiza que los inmigrantes son imprescindibles para economías como la de EE. UU. que se reactiva a pasos acelerados después del primer año de la pandemia y a medida que se acelera la vacunación.

Publicado el
Inmigrantes laboran en una finca de tomate en Florida, EE. UU. Los trabajos agrícolas demanda una gran cantidad de mano de obra, la mayoría de la cual es compuesta por inmigrantes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Inmigrantes laboran en una finca de tomate en Florida, EE. UU. Los trabajos agrícolas demanda una gran cantidad de mano de obra, la mayoría de la cual es compuesta por inmigrantes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Rivera Prieto, de origen peruano, pero que durante muchos años ha vivido en EE. UU., publicó en el 2017 el libro “Ilegales”, mentiras y verdades en un país de inmigrantes el cual concluye que la inmigración es un fenómeno principalmente económico, por lo cual no se detendrá por más esfuerzos que se hagan para asegurar las fronteras.

Esta tesis cobra especial importancia en estos días cuando la migración desde Guatemala crece de forma imparable. Miles de connacionales son atraídos por un país que cada vez baja más su tasa de desempleo.

La Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. divulgó a inicios de julio que este cerró en 5.9%, 4.3 puntos porcentuales menos que en julio del 2020, lo que denota una recuperación económica que va acompañada de la creación de miles de empleos.

El periodista conversó con Prensa Libre sobre su libro y por qué considera que tanto republicanos como demócratas han sido los responsables de las crisis migratorias que han estallado a lo largo de los años, al no querer resolver un problema cuya respuesta está en la ley de la oferta y la demanda.

¿Cómo llega a la conclusión de que la migración es un fenómeno principalmente económico?

Bueno, no es un fenómeno 100 por ciento económico, pero sí mayoritariamente, nace por un asunto de economía, incluso desde la antigüedad, la razón de migrar era económica, las personas necesitaban ir a otro lugar para vivir en paz y vivir mejor. No puede haber otra razón, salvo casos excepcionales, como gente que huye por cuestiones políticas, que es un porcentaje muy menor. La razón de la migración es la economía y la mejor forma de establecer un sistema migratorio tiene que partir de ella, tienen que caminar juntos.

¿Hay un desfase entre las leyes del mercado y las de inmigración?

En lugar de ver la migración como un asunto económico lo ven como un asunto de seguridad nacional, y no es así, porque lo que atrae al inmigrante a un país como EE. UU. es la economía que florece, no es otra cosa, porque si no la gente se iría a otra parte. ¿Por qué hay tantos venezolanos en Colombia y Perú? Porque son países que crecen. Si no, se hubieran ido a Bolivia o a Haití, que es facilísimo irse ahí. Pero no te vas ahí porque la economía ahí no crece. La ley de la oferta y demanda es la que gobierna el mercado laboral.

Ellos —el Gobierno de EE. UU.— pretenden que la gente deje de entrar porque pones un muro y eso es absurdo, dicen que se ha reducido la inmigración porque se han reducido las capturas. Mentira han agarrado menos que es otra cosa, pero siguen viniendo porque el sistema no está hecho para recibir a los inmigrantes que necesita la economía de EE. UU. para seguir creciendo. Por ejemplo, en el mercado, si en Guatemala dicen que vas a prohibir el café inmediatamente va a haber un mercado negro porque la gente va a seguir tomando café. Es igualito con la migración.

Lea también: Por qué el primer trimestre de 2021 ha sido el mejor en cuatro años para Guatemala

¿Sugiere que el sistema migratorio estadounidense debe permitir el flujo de migrantes para ir a trabajar?

Es que cuando bloqueas un flujo migratorio arruinas el crecimiento de un mercado. Por ejemplo, cuando impiden que venga gente por México afectan a los agricultores porque ellos necesitan trabajadores temporales que cosechen fresas en California o cebollas en Georgia, y si no tienen gente ¿de dónde van a sacar personal? Si restringes el ingreso solo porque no quieres que venga nadie estás castrando el crecimiento de alguna área de la economía que tenía que crecer.

Los restaurantes son de los sectores que demandan de más trabajadores migrantes en EE. UU. Un restaurante en Los Ángeles.  (Foto Prensa Libre: EFE)

¿Una flexibilización de las leyes migratorias acaso no propiciaría una avalancha de migrantes hacia EE. UU.?

Hemos visto las caravanas de migrantes —pero— eso es una manipulación política total hay mucha infiltración de políticos que han lucrado con eso y a veces hasta de oenegés. El problema migratorio lo han generado demócratas y republicanos que no muestran soluciones, sino solo hacen política con eso, pero no resuelven el problema y por otro lado hay muchas oenegés que viven del problema migratorio, que tampoco resuelven nada ni plantean soluciones, es como tener un organismo enfermo y no curarlo nunca solo le das pastillas. No es coincidencia que en épocas electorales ocurra esto.

Pero, insisto, ¿es posible una invasión de migrantes en EE. UU. si se flexibilizan las leyes de inmigración?

No, no creo que eso suceda porque paralelamente a eso, parte del problema está allá —en el Triángulo Norte de Centroamérica—, entonces si yo ayudo a que mejoren las economías en zonas rurales de Guatemala, Honduras y El Salvador, entonces esa gente que se quiere venir ya no va a necesitar hacerlo porque va a tener trabajo. Entonces, en vez de gastar US$4 mil millones en seguridad fronteriza en el sur, parte de ese dinero tiene que invertirse en los países de Centroamérica para que crezcan económicamente. La gente de allá se viene porque se siente desesperada y si EE. UU. no quiere que vengan caravanas, pues bueno tiene que haber un apoyo tecnológico y económico entre países para generar crecimiento económico y social donde la gente se quiere ir.

Lea también: “Hay un coctel de factores que está propiciando un aumento de la migración”

En su libro da algunas cifras que muestran la relación entre economía e inmigración, háblenos de eso

Sí. La historia demuestra que cuando la economía de EE. UU. está en auge, sube la inmigración porque la economía crece pero la PEA (Población Económicamente Activa) no lo hace tan rápido, entonces la economía necesita gente que ocupe los puestos de trabajo que genera porque está en crecimiento y un país en constante crecimiento económico necesita crecimiento poblacional porque no se abastece y ese es el punto, mientras la economía crece y no lo hace la PEA se genera un vacío en el mercado laboral que va a ser llenado con la inmigración. En EE. UU. la población crece, pero no lo suficiente.

La construcción también emplea a muchos hispanos inmigrantes. Un edificio en Washington, D. C. (Foto Prensa Libre: EFE)

¿Qué pasa cuando la economía crece aceleradamente y se bloquea la mano de obra?

Distorsionas un mercado, como explicaba antes, si EE. UU. decidiera que no se vendiera aguacates distorsionas un mercado y cuando distorsionas un mercado como el laboral lo que haces es que entorpeces el crecimiento de ese sector y mientras podría crecer 100 por ciento solo lo hará a 70 o menos, y si generas prohibiciones a que venga gente simplemente porque no te gustan los latinos, lo que creas es un mercado negro. Entonces, en el mercado laboral, si deja de entrar personal de construcción o vivienda, por ejemplo, los que se quedan en vez de cobrar 100 van a cobrar 200 y subirá el precio de la vivienda y al final quien pagará los platos rotos es el consumidor final.

Parece tan simple entenderlo. ¿Qué ha pasado en EE. UU. les cuesta entenderlo o no quieren hacerlo?

Por favor, es evidente, si quisieran solucionar el problema lo harían pero yo creo que hay muchos intereses. Por ejemplo hay gente que le conviene tener inmigrantes indocumentados porque les pagan menos. Recuerdo cuando Ronald Reagan planteó la reforma migratoria de 1986 el proyecto de ley consideraba castigos duros para el empresario que contratara indocumentados, pero el lobby de la Cámara de Comercio logró sacar esa parte y solo quedaron sanciones para los inmigrantes indocumentados, pero no para el que los contratara, de manera que no quedó ningún control a las empresas. Entonces ¿Qué es más fácil, controlar a mil empresas o a 100 mil empleados? ¿Y cuál ha sido el resultado de esto? Que se creó un mercado negro de migrantes no autorizados.

Lea también:  Solo mostrar la lista Engel no es suficiente para combatir la corrupción

También ha tenido costos humanos porque miles han muerto en su intento de llegar a EE. UU.

Claro, porque muchos de los que entran por la frontera son agricultores, es gente que viene a trabajar a los campos y a hacer mano de obra pesada. Cierto, también vienen familias enteras, pero si tuvieras un sistema bien hecho esa gente podría tener la oportunidad de ser evaluada y no trataría de meterse por debajo o encima del muro o en un camión contenedor pagando sobornos para entrar ¿Cuántos camiones han detectado ya dentro de EE. UU. en Indiana o El Paso? Muchos.

Los países han detenido la migración por la fuerza, pero esta seguirá porque la motiva razones económicas, dice Rivera Prieto. Un choque entre soldados y policías guatemaltecos y migrantes hondureños en Zacapa. (Foto Prensa Libre: AFP)

¿Entonces la falta de modernización de la ley también causa corrupción en EE. UU. y fomenta el crimen organizado?

Es que esos camiones no pasaron debajo del muro ni volaron. Entonces ¿Por dónde pasaron esos camiones con 100 personas dentro? ¡Por la frontera! Y pagaron sobornos, porque la gente paga hasta US$15 mil por llegar y, claro, después de pagar eso ya no van a querer regresarse, vienen y se quedan trabajando en lo que sea. Lo que ha generado ese control excesivo y obsesivo es que los inmigrantes pasen por otras vías, ya no los agarran, pero debe haber una super corrupción. Imagina si hay 100 personas en un contenedor y cada uno paga US$10 mil, hay US$1 millón por cada camión, y si le das medio millón ahí —a los encargados de vigilar las fronteras—, todo el mundo feliz, y eso pasa también en los puertos de EE. UU. porque si no, no habrían indocumentados de otras naciones.

¿Cuál es la gran conclusión del libro?

La gran conclusión es que lo que genera EE. UU. con una visión policial de la inmigración es una distorsión del mercado laboral, de la economía del país y una castración en las posibilidades de crecimiento de algunos sectores económicos que requieren de trabajadores inmigrantes.