Sacerdote Mauro Verzeletti, protector de los migrantes, se va de Guatemala tras 23 años de servicio

El sacerdote Mauro Verzeletti, defensor de los migrantes y crítico de los sistemas “represivos” del mundo contra “el derecho humano a migrar”, deja Guatemala tras 23 años de trayectoria.

Publicado el
El sacerdote Mauro Verzeletti trabajó en Guatemala durante 23 años en la protección de los migrantes. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
El sacerdote Mauro Verzeletti trabajó en Guatemala durante 23 años en la protección de los migrantes. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

El sacerdote brasileño Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante de Guatemala, anunció este viernes 17 de diciembre que deja el país tras 23 años de lucha en favor de los migrantes centroamericanos que buscan llegar a EE. UU. de forma irregular.

Verzeletti dijo que regresará a su natal Brasil a estudiar ciencia política, porque eso le ayudará en temas de negociación con los países involucrados en el tema migratorio. Refirió que no tiene claro si regresará, pero que lo haría con mucho gusto.

El anuncio del sacerdote de la orden de San Carlos Scalabrinianos se dio al finalizar una eucaristía por los 56 migrantes centroamericanos fallecidos en un accidente en Chiapas, México, cuando se transportaban escondidos dentro de en un camión, en su periplo por alcanzar el sueño americano en Estados Unidos.

“Hoy estamos todos consternados por estas tragedias humanas. Hoy, yo partiré para una nueva misión. Voy a estudiar ciencias políticas, pero pido a todos ustedes, hermanos y hermanas, que no dejen que este regalo (sagrado) se muera. No tengan miedo de denunciar, no tengan miedo de las amenazas”, afirmó.

Enfatizó que durante los 23 años que dirigió la Casa del Migrante enfrentó “muchas amenazas con dolor, con sufrimiento”. Pero las “enfrenté por amor a la vocación, al servicio de los migrantes. Porque ellos son mi causa y yo entregué mi vida por ellos”, agregó.

Las amenazas, agregó, “me ayudaron a crecer, me hicieron más humano, porque estoy en la defensa de los derechos humanos, de los más débiles de la sociedad. Les pido (a los asistentes de la eucaristía) que sean fuertes promotores de esta causa”.

Pidió a su equipo y a los fieles seguir “en esta lucha”.

“No tengamos miedo porque el miedo nos acobarda, nos aleja de la verdad, nos hace indiferentes. El miedo nos quita la libertad. No tengamos miedo, seamos profetas de la esperanza, del amor, de la alegría; seamos profetas del evangelio de la vida y de la esperanza”.

Verzeletti agregó que tanto la Casa del Migrante como los proyectos tendrán continuidad “dando esa respuesta humanitaria, integral, desde el momento que ellos se encuentran de paso por Guatemala, cuando retornan o cuando son violados de sus derechos o cuando están buscando la protección internacional”.

Consultado sobre un posible retorno a Guatemala tras concluir sus estudios, dijo desconocer cuál será la decisión de la congregación de misioneros scalabrinianos, pero indicó que en caso de que así se lo pidan lo hará “con mucho gusto, para siempre proponer algo nuevo para la población migrante”.

Este sábado, previo a su despedida al finalizar el año, Verzeletti presentará un libro titulado “Memorias de amor en el drama histórico de las migraciones”.

Personaje del año

El misionero fue declarado en 2018 “personaje del año” de Prensa Libre, por su labor humanitaria en favor de los migrantes, con mayor intensidad desde que en octubre de ese año iniciara el fenómeno de las caravanas de centroamericanos, principalmente hondureños, hacia Estados Unidos.