Ejecutivo y Congreso consolidan primeros pactos

Analistas advierten que podría existir un interés por frenar la lucha contra la corrupción, una situación que reuniría el interés de fuerzas dentro del Ejecutivo, el Legislativo y los gobiernos locales.

FCN-Nación, con el apoyo de los partidos Todos, UCN, MR y AC, llevaron a la presidencia del Congreso a Álvaro Arzú Escobar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
FCN-Nación, con el apoyo de los partidos Todos, UCN, MR y AC, llevaron a la presidencia del Congreso a Álvaro Arzú Escobar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El exministro de Finanzas Públicas Alberto Fuentes Knight considera que la actual  reconfiguración política está manifestando serias diferencias en el sector privado. 


“Una parte percibe que hay una creciente crisis económica y política sin que se vislumbren respuestas adecuadas por parte del Gobierno y del Congreso, y que con las últimas acciones generará más tensiones y problemas”, señaló.

Por el contrario, señala el exministro, un sector “teme el avance con la aplicación de la justicia, especialmente en relación con los temas de contrataciones y de defraudación tributaria, que hace que existan convergencias de intereses con Arzú y con aquellos políticos y empresarios que temen juicios en materia de financiamiento político ilícito”. 

En tanto, para Rubén Hidalgo, director del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), el 2018 parece iniciar “con la intención de empujar agendas de sumo interés particular y tener garantizados los apoyos  y las asistencias necesarias para esos objetivos”.

El politólogo opina que  la duda gira en torno a si estas agendas harán “prevalecer la política tradicional guatemalteca por sobre la demanda de rendición de cuentas y democratización de los partidos”.

Al respecto, Fuentes Knight expuso: “El financiamiento público y la aplicación de la justicia se están volviendo los grandes temas articuladores de la alianza por la impunidad”.

Javier Zepeda, director de la Cámara de la Industria (CIG), cree que la presidencia de Álvaro Arzú Escobar debe impulsar “la recuperación económica, darle más competitividad al país y crear más trabajo”.

Respecto de los señalamientos sobre la elección de la Junta Directiva, Zepeda comentó: “Creemos en las palabras que él ha dicho, de que se deben despersonalizar estos temas y que las instituciones caminen a largo plazo”.


Sin embargo,   resaltó que “la agenda de continuar con el combate de la corrupción y   la impunidad es importantísimo. Eso va a generar confianza y  es parte de lo que el Congreso tiene que recuperar; esa agenda se tiene que mantener”.

Cambios en el Ejecutivo

Los cambios en el Organismo Ejecutivo han sido vistos en entornos políticos como parte de un intercambio de favores para sumar apoyo para la Presidencia.

Al respecto, el nuevo ministro de Economía, Acisclo Valladares Urruela, indicó: “No hemos participado. Yo no he participado en ningún tipo de negociación. Mi tema es técnico. Ustedes saben que yo tengo  una carrera ahí”.

El ministro de Gobernación, Francisco Rivas Lara, cuya posible sustitución también se ha rumorado, dijo que sigue “firme en las convicciones y de acuerdo con los propósitos encomendados”.

“Espero que el presidente haga su evaluación y nos traslade su decisión. No es un tema que se haya abordado en gabinete, se presentaron las renuncias a fin de año y las evaluaciones las hace él —el presidente— de forma unilateral”, explicó el funcionario.

Por aparte, el ministro de Desarrollo Social, René Obregón, afirmó que  el Ministerio de Desarrollo había tenido muchos problemas de gestión bajo la dirección de Ennio Galicia. “Eso generó cierta inconformidad con los viceministros y coadyuvó al cambio, además de la baja ejecución”, agregó.

Uno de los señalamientos contra Obregón es que su nombramiento respondió a una petición del bloque Movimiento Reformador (MR), partido que integra la nueva junta directiva del Congreso.

“Desde el año pasado, es cierto, hemos tenido relación con el diputado Hernández Azmitia — de MR—, es uno de los fundadores del Ministerio y creo que fue fundamental la asesoría y experiencia que tuvo en el ministerio”, explicó Obregón, quien negó que su nombramiento fuera por un pedido particular.

Cruzan señalamientos

Carlos Barreda, subjefe de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), indicó que los cambios negociados no fueron solo de ministros, sino también de viceministros y directores.

“El Mides se repartió entre varios partidos políticos, se especula que las bancadas Movimiento Reformador  y Todos habrían pedido este ministerio”, señaló el diputado.

Agregó que también posibles  cambios en Educación y Agricultura responderían a estos intereses. “Realizan cambios en programas y actividades que tienen impacto electoral y responden a las negociaciones de la Junta Directiva”, añadió.

Nineth Montenegro, jefa de la bancad Encuentro por Guatema, dijo al respecto: “En términos generales nos enfrentamos a un punto de inflexión en donde parece que el Gobierno toma grandes riesgos y desafiando a aquellos que luchan contra la corrupción”

Al ser consultado sobre los señalamientos, Luis Hernández Azmitia, jefe de la bancada MR, indicó que no le merecía “ningún  comentario al respecto”.

“Más allá de inventarse de que fueron favores políticos, les pediría que se sumen al esfuerzo por construir”, comentó Hernández Azmitia.

Se intentó obtener la versión sobre estos señalamientos de Juan Ramón Lau, jefe del bloque Todos, y de Felipe Alejos, primer vicepresidente del Congreso, también de Todos, pero no atendieron las llamadas  a su celular. Antes de la elección, Alejos negó haber cabildeado en favor de Arzú.

Niegan acusaciones

Integrantes de la junta directiva del Congreso negaron los señalamientos de que los cambios de ministros en el Organismo Ejecutivo obedezcan a un pacto.

Estuardo Galdámez, primer secretario del Congreso, afirmó;   “Esto es mentira, no tiene ninguna relación con la Junta Directiva”.

Jaime Lucero, cuarto secretario del Legislativo, también fue consultado sobre los señalamientos y respondió que son falsos.