Álvaro Arzú Escobar propone reformular la relación con la ONU

El presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, en su discurso de toma de posesión como presidente del Congreso 2019, indicó que Guatemala debería reformular sus relaciones con la Organización de Naciones Unidas (ONU), de la misma forma en que otros países lo hacen, y señaló que la Cicig “es historia”.

Álvaro Arzú Escobar se dirige a diputados, representantes de los tres organismos de Estado  e invitados. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Álvaro Arzú Escobar se dirige a diputados, representantes de los tres organismos de Estado e invitados. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

También llamó a los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) a mantener un actuar transparente y probo para garantizar las elecciones generales que se celebrarán este año, y enfatizó la supuesta intervención extranjera que en el país.

Arzú Escobar refirió que en las últimas semanas los guatemaltecos han vivido jornadas llenas de tensión y desconcierto.

“Quizás esperan que me refiera a la injerencia extranjera que sufrimos, la intervención directa de las instituciones y la pérdida de rumbo que tiene la lucha contra la corrupción”, afirmó el legislador.

Agregó: “Hoy puedo decir que la injerencia está terminando”, señaló que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) “es historia”, y destacó que como en el pasado colonial esa imposición externa fue introducida por actores locales que quieren una cuota de poder a la cual no pueden acceder en elecciones libres.

Lea más: Reino Unido está “extremadamente decepcionado” por el cese de Cicig

“Debemos luchar por nuestra soberanía, debemos tomar las riendas de nuestra justicia y erradicar la corrupción”, expresó el congresista.

Arzú Escobar dijo que se debe recordar que las instituciones de un país son el reflejo de una sociedad y en necesario que “nunca más seamos un experimento” y “nunca más permitamos que otros decidan por nosotros”.

Destacó que Guatemala es un país libre, soberano e independiente y nadie puede decir que Guatemala es un país que no colabora con sus labores internacionales.

Agregó que el país ha cumplido puntualmente sus obligaciones financieras internacionales siendo ejemplo mundial y que otros aportes importantes fueron cumplir con la solución del diferendo territorial con Belice.

“Propongo replantear los términos con los cuales —Guatemala— está adscrita a la ONU, otros países lo hacen ¿Por qué nosotros no?”, declaró Arzú Escobar.

Arzú Escobar dijo que los habitantes no deben olvidar que mantener un Estado democrático corresponde a todos y eso se logra al participar en unas elecciones libres y transparentes.

Por si no lo vio: Mayoría de aspirantes a la Presidencia evade hablar sobre la crisis Cicig

“El garante de esa libertad y transparencia es únicamente del TSE, nadie puede negar que en las últimas décadas este alto tribunal ha garantizado la transparencia de los procesos. Sus magistrados afrontan un gran reto y deben mantener su actuar transparente y probo que ha dado la confianza”, aseveró el legislador.

También señaló que no se debe permitir que los jueces sean coaccionados. “Esto tiene que terminar, Guatemala, expreso mi respeto a aquellos magistrados que trabajan en las leyes del país”, afirmó.

“La República se compone de tres poderes independientes, y la subordinación entre los mismos está prohibida. En nuestro régimen republicano no puede haber un cuarto poder que se inmiscuya y busque subyugar las funciones y responsabilidades de los poderes del Estado porque en ese momento la soberanía del pueblo es substituida por la dictadura de los jueces”, señaló Arzú Escobar.

Análisis

Jorge Wong, experto en temas internacionales, indicó que hacer un análisis sobre cómo ha estado la relación de país con el organismo internacional para ver qué puntos se puede mejorar está bien.

Agregó que desde esa perspectiva sería oportuno para mejorar y tener una buena comunicación con las Naciones Unidos, pero consideró que Arzú Escobar está hablando en sentido totalmente contrario.

“Él plantea que se haga una revisión para cortar o eliminar o minimizar las relaciones entre Guatemala y Naciones Unidas. Sería una cuestión que en este momento ni el Congreso ni el Ejecutivo estaría en una disponibilidad de poder plantear semejantes cambios”, señaló Wong.

Agregó que desde que se inició la relación con Naciones Unidas esta ha sido bastante colaborativa e importante para el crecimiento del país.

“La coyuntura actual no es oportuna, pues estaría enviado un mensaje demasiado desviado a la comunidad internacional”, consideró el experto.

Acotó que hace lo que el presidente del Congreso sugirió sería “como empezar a poner la primera piedra para denunciar el tratado de Naciones Unidas o talvez minimizar y cerrar el canal de comunicación con Naciones Unidos para como ellos dicen tener más soberanía”.

Lea además: Siete mil policías se dedicaron a resguardar el Congreso y el Palacio Nacional

“Creo que las palabras están dichas en un contexto de demasiada pasión, al final las autoridades están para respetar los designios de la sociedad civil”, aseveró Wong.

Rubén Hidalgo, politólogo del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), concordó con el internacionalista y señaló que la declaración del presidente del Congreso se da en un contexto muy tenso.

“Hay que leerla —la declaración— a partir del contexto tan tenso que actualmente se tiene entre el Ejecutivo, algunos miembros del Congreso y el papel que tiene Cicig como un programa de Naciones Unidas creado para Guatemala”, explicó el experto.

Hidalgo consideró que Guatemala por sus niveles de desarrollo socioeconómicos y sus limitaciones en programas para garantizar el desarrollo integral de sus ciudadanos en realidad necesita del traslado de experiencias.

Indicó que aportes en conocimientos tecnológicos, científicos, educativos,  culturales que el sistema de Naciones Unidas puede hacer al país son invaluables.

“Parece que no tenemos ni los niveles económicos para prescindir de una cooperación que nos genera muchos réditos a la población”, aseveró el politólogo.

Propone agenda confrontativa

Arzú Escobar también se refirió al trabajo del Legislativo este año y destacó que se tendrán que tomar decisiones políticas como la elección del Contralor, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, magistrados de cortes de apelaciones y representantes del Congreso ante el Registro Nacional de las Personas y Junta Monetaria.

Lea también: Aeronáutica se retracta y permitirá operaciones de agencia del MP en el aeropuerto

Aseveró que se deben trabajar en leyes que promuevan la certeza jurídica y exhortó a sus colegas para que redoblemos los esfuerzos para aprobar iniciativas económicas.

“Otras decisiones son necesarias y oportunas para el país, como por ejemplo la Ley de Reconciliación Nacional, lo primero que un Estado debe de garantizar es la paz”, afirmó el diputado.

Álvaro Arzú Escobar, presidente del Congreso; Jimmy Morales, presidente de la República, y Nester Velásquez, presidente de la Corte Suprema de Justicia, en la sesión solemne. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Indicó que sin esa base y armonía no puede haber prosperidad económica y no se puede permitir que el resentimiento y el ánimo de venganza la esclavice a la población.

El presidente del Congreso hablaba de la iniciativa 5377, reformas a la Ley de Reconciliación Nacional, que busca generar una amnistía para los crines de lesa humanidad cometidos durante el Conflicto Armando Interno y busca dejar en libertar a todos los que cumplan una sentencia y que cancelen todos los casos vigentes.

Dicha iniciativa generó rechazo de múltiples sectores e incluso el  grupo de Trabajo de la Organización de las Naciones Unidas sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias y el relator Especial sobre la Promoción de la Verdad, la Justicia y las Garantías de No repetición pidieron al Congreso no aprobar la ley por considerarla regresiva.

Afirmó que otra iniciativa que debería ser prioridad es la que busca reformas a la Ley de Oenegés. Argumentó que es para fiscalizar el dinero que viene del extranjero y que no se inmiscuyan en ámbitos que no le correspondan.

Recomendamos leer: Cómo la CC ha protegido a magistrados bajo asedio

“Para todo guatemalteco es más que evidente que la falta de regulación ha convertido a estos entes en los interventores, su trabajo debe ser en beneficio de Guatemala y no quienes los patrocinan. En el mundo están reguladas, Guatemala no debe ser la excepción”, afirmó Arzú Escobar.

Uno de los cambios es que las oenegés podrán disolverse “cuando se compruebe que sus actividades son contrarias a la ley y al orden público” lo cual para expertos es un poder discrecional el que se le otorga a al Gobierno.

La junta directiva de 2019 asumió en la sesión solemne. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Asume junta directiva

Durante la sesión solemne también se realizó el acto de toma de posesión de la Junta Directiva del Congreso para el periodo 2019-2020.

En este caso se renovó más de la mitad de los integrantes de la directiva pues se reeligieron Álvaro Arzú Escobar, como presidente, Felipe Alejos, como primer vicepresidente, Estuardo Galdámez, como primer secretario y Juan Ramón Lau, tercer secretario.

Los nuevos integrantes de la Directiva del Congreso son Flor de María Chajón, como segunda vicepresidenta, Armando Escribá, como tercer vicepresidente, Manuel Giordano, como segundo secretario, Julio Lainfiesta, cuarto secretario y Aníbal Rojas, quinto secretario.

A los miembros de la Junta Directiva fueron juramentados, se les hizo la imposición de pines por parte de los diputados salientes y por último firmaron el libro de oro del Congreso.

Contenido relacionado

> Iván Velásquez responde así a la ONU sobre las alegaciones del Gobierno de Guatemala

> Sistema Penitenciario no da atención médica a Otto Pérez Molina

> Pugna por Cicig crea desgaste internacional